¿por qué la moda se inspira tanto en la cultura 'nerd'?

Exploramos el motivo por el que, desde mediados de los 90, los diseñadores de moda se han dejado cautivar por las fantasías del mundo clandestino del 'cyber goth'.

por Alice Newell-Hanson
|
03 Junio 2016, 9:25am

La moda tiene una relación complicada con el "pirateo". Prueba A: el famoso grupo de 'hackers' Anonymous declara la guerra contra Louis Vuitton. Prueba B: El "Condé Nast Hacker", un blogger de moda demasiado entusiasta, descargó y publicó 1.100 imágenes nunca antes vistas de su archivo en 2009. Y Prueba C: un genio de la programación llenó la página de inicio del Vogue británico con velociraptors que llevaban sombreros de Marc Jacobs.

Pero si los 'hackers' disfrutan rompiendo la burbuja de misterio y no tomándose muy en serio a la industria de la moda, a la industria le encanta explorar la estética de los informáticos en busca de inspiración temporada tras temporada. La idea de misteriosos anarquista clandestinos sin nombre, de cuartos oscuros llenos de brillantes pantallas de ordenadores, conspiraciones antisistema y nerds rebeldes encapuchados, no hacen más que volver loca la creatividad de los diseñadores, sobre todo aquellos con tendencias góticas, como Alexander Wang, Rick Owens y Riccardo Tisci con Givenchy.

Alexander Wang otoño/invierno'15

Desde el lanzamiento del clásico de culto del 'cyber punk', Hackers, en 1995, la moda ha estado creando su propio concepto estético. Esta versión viste camisetas de cuero extragrandes, gabardinas con pliegues y botas Shit Kicker. Pero ¿de dónde salió realmente este ídolo tecno amante del PVC? No de los laboratorios del MIT, y tampoco de las salas de conferencia alfombradas y con alumbrado fluorescente de DefCon, también conocida como la fiesta de graduación de la comunidad hacker.

Un estudio de las fotografías del evento de DefCon revela que existen dos tendencias sobre cómo vestir para atacar Internet. La primera, de hecho, no implica ninguna reflexión, o tal vez la mínima. Cuando estás navegando por las entrañas de la página de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA) o descargando fotos de celebrities desnudas, ¿quién tiene tiempo para un look estudiado que diga algo más que "vestido así puedo pasarme hasta 24 horas cómodamente sentado"? 

Campaña 'Series 4' de Louis Vuitton

Los que adoptan esta visión optan por pantalones cortos de camuflaje y zapatillas de Fruit of the Loom con serigrafías de logos de compañías de software y de DefCons de años anteriores. Les gustan las botas de montaña o las sandalias de Adidas. El otro tipo de hackers también rechaza las reglas de sastrería, pero viene del otro extremo del espectro de la moda —desde un lugar cercano al hogar espiritual del steampunk-. Entre los accesorios populares se incluyen mohawks, telas escocesas y sombreros de copa de extrañas proporciones.

"La filosofía hacker se basa en ser un lobo solitario, un individuo libre de ideologías que puede hacer lo que se le antoje", le dijo un programador de Google a Forbes durante una DefCon reciente. Es ese espíritu de individualismo inconformista lo que parece inspirar a los diseñadores, eso y las fantasías estéticas de la cultura hacker que presentan los directores de cine. 

Aunque Carol Lim y Humberto Leon rindieron homenaje abiertamente a los cuellos altos y a las zapatillas del ídolo de los hackers en la vida real —Steve Jobs— en su primera colección masculina para Kenzo, los diseñadores tienden más a hacer referencias a los "frikis" ficticios del cine que a los chicos de los suburbios que llevan chaquetas con capucha.

Solo cuatro meses después de que se estrenara Matrix en 1999, John Galliano presentó una colección de alta costura de Dior que, como su equipo explicó a Hamish Bowles de Vogue, estaba "profundamente inspirada" en la película. Los abrigos negros conceptuales de tela de vinilo siguieron a los modelos con cinturones que parecían cartucheras, boinas y ojos pintados de negro ceniza que nos recordaban a las delgadas gafas negras de la sacerdotisa del 'hackeo', Trinity.

También hubo referencias a Trinity en la colección primavera/verano'12 de Riccardo Tisci para Givenchy, con sus trajes de cuero negro y gabardinas. Y continuando con la persistente obsesión de la moda actual con los noventa, las gafas de sol ovaladas y oscuras están muy de moda ahora en las calles de Chinatown en Nueva York y en las cuentas de Instagram de los artistas de Internet que viven en Bushwick.

En una referencia muy literal a otra película de ciencia ficción clásica, el diseñador canadiense de 21 años, Adrian Wu, utilizó máscaras de Guy Fawkes como accesorio para sus vestidos de burbuja en su colección otoño/invierno'12 durante la Semana de la Moda de Toronto. "El mensaje de Adrian Wu desconcierta al público", aseguraba el Toronto Star. Las máscaras fueron una referencia a Anonymous y "una reflexión sobre las comparaciones específicas entre la política norteamericana y la política europea", dijo Wu más tarde en un comunicado de prensa.

'Hackers'

Pero la película favorita de la moda sobre 'hackers' es claramente Hackers. Como tantas otras 'películas de moda' que la gente ama de forma medio irónica, el valor de esta obra está completamente en su estética. Si quieres una representación realista de cómo infiltrarse en un superordenador tendrás que buscar en otro sitio, aunque seguramente tampoco quieres verlo. Si quieres ver a dos adolescentes increíblemente atractivos (Angelina Jolie y Jonny Lee Miller) con todo el 'rollo' del mundo en una discoteca de 'nerds'llamada Cyberdelia y poblada de góticos en skate, estás en el lugar correcto.

Angelina Jolie, en particular, interpretando el papel de la 'hacker'prodigio del instituto, Kate Libby, sigue inspirando a diseñadores. Su look, creado por el célebre diseñador de vestuario Roger Burton (que también trabajó en Quadrophenia), ha dejado su huella en las colecciones de la casa francesa Vetements. Las enormes chaquetas de cuero diseñadas por Demna Gvasalia, nos recuerdan a la chaqueta de Kate, y su camiseta de neopreno de cuello alto color turquesa de Quiksilver encaja a la perfección con la silueta de Vetements y la tendencia de la marca por apropiarse de logos imposibles.

Vetements otoño/invierno'15. Fotografía Harley Weir.

En Louis Vuitton, las creaciones futuristas de cuero y los zapatos con suelas gruesas de Nicolas Ghesquière también evocan el ambiente de Cyberdelia. Incluso se vieron de fondo durante el desfile de primavera/verano 2016 vídeos que muestran tecnologías de Oculus Rift y la NASA. Y para promocionar la colección, colaboraron con el programador y diseñador de videojuegos japonés, Tetsuya Nomura, para una campaña publicitaria con la chica de ensueño de todos los amantes de los ordenadores: Lightning, de Final Fantasy.

Ghesquière, igual que muchos otros grandes diseñadores contemporáneos, está fascinado, no solo por la estética de la cultura de la informática, sino también por las posibilidades tecnológicas que ofrecen los ordenadores para el futuro de la moda. "La firma siempre ha desafiado los límites entre la realidad y los sueños. Real, virtual, encarnado, metafórico", decía un comunicado de prensa de la campaña protagonizada por Lightning. Y en el futuro (o incluso en nuestro presente) de vestidos que se iluminan, relojes que hablan y todo impreso en 3D, el hacker —perturbador, oscuro y al que todo le importa un bledo— es el guía espiritual por excelencia de la moda. 

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotograma de Hackers

Tagged:
Internet
Louis Vuitton
hackers
Cultură
Angelina Jolie
subculturas
vetements