orejas maquilladas: la curiosa y bella tendencia impulsada por willow smith

Los lóbulos en color ocre que vimos en el pasado desfile de Proenza Schouler estaban inspirados en los colores de las fotografías de Jackie Nickerson, pero la obsesión de la moda con las orejas viene de mucho antes.

|
27 Septiembre 2016, 9:30am

Proenza Schouler primavera/verano'17

Todos sabemos que Diana Vreeland llevaba colorete en las orejas y, además, una vez sugirió en su emblemática columna Why Don't You de Harper's Bazaar que las coletas de pelo rizado que se esconden por detrás de las orejas de los niños "parecen macarrones". Ahora nos parece que maquillarse las orejas es una bonita idea sacada de personajes más relevantesde la moda pero, ¿es realmente algo nuevo?

En el desfile de Proenza Schouler de esta temporada, la maquilladora Diane Kendal pintó las orejas de las modelos de blanco y amarillo, creando el marco perfecto para los pendientes largos y lacados de la última colección de joyas de Jack McCollough y Lazaro Hernandez. En febrero, en Opening Ceremony, Yadim aplicó unas pinceladas de purpurina sobre los pómulos de las modelos para rodear sus orejas. Pat McGrath cubrió las orejas de sus modelos con plata líquida para el desfile primavera/verano'16 de Louis Vuitton; el español Davidelfin presentó a su particular horda de "monstruos" con las orejas azules en su desfile primavera/verano'15 y esa misma temporada, las modelos de Anthony Vaccarello salieron a la pasarela con los lóbulos cubiertos de purpurina negra por obra de Tom Pecheux para imitar los restos de maquillaje del día después de salir de fiesta.

"El equipo de diseño se inspiró en la fotógrafo Jackie Nickerson, cuyas fotos capturan colores muy limpios y débiles con fuertes elementos de estilo muy personal", explica Kendal acerca de su reciente propuesta para Proenza. "La pintura sobre las orejas evoca la elegancia y la paleta de colores propios de las fotos de Jackie".

Tom Pecheux también se inspiró en la fotografía para crear las orejas tintadas de Anthony Vaccarello: "Tengo una foto que el artista Douglas Gordon hizo a un dedo completamente tatuado de negro, como si estuviera empapado de tinta. Mientras hablaba de joyería y maquillaje con Anthony pensé: 'En lugar de pendientes, podríamos crear un tatuaje negro'. Algo que me pareció muy gráfico".

Las orejas pintadas tienen un toque sobrenatural. Son capaces de conjurar criaturas futuristas de ciencia ficción —como la versión plateada de McGrath (un look con el que Effie Trinket de Los juegos del hambre alucinaría)— aunque evocan algo más antiguo.

Davidelfin primavera/verano'15. Imagen vía @davidelfin_co

La historiadora especializada en cosmética Rachel Weingarten menciona a los Pictos, la tribu celta de los siglos VII y VIII cuyo nombre significa literalmente 'pintados' o 'tatuados', como un posible precedente histórico a la tendencia actual de las orejas maquilladas. "Se pintaban el rostro y cuerpo con tinta azul para defenderse de los romanos invasores", explica. Los Maorí también tienen una marcada tradición en los tatuajes (o moko), que incluye el tatuaje de las orejas, además de considerar que el rostro es la parte del cuerpo más sagrado, según dice Weingarten.

En Estados Unidos, la tribu extinta Yuma de Arizona llevaba elaborados tatuajes en el rostro además de pintura en la cara. "Algunos creían que se trataba de una forma de que se les identificara en el más allá", dice Weingarten. "Las tribus se pintaban parte de la oreja con arcilla, pintura o plantas antes de ir a la guerra".

Louis Vuitton primavera/verano'16

Otros dos ejemplos similares al maquillaje de oreja contemporáneo, aunque sin tanta magia, son la reciente proliferación sobre la pasarela de joyas que abarcan toda la oreja (como los dragones de Rodarte) y la noticia de que Kylie Jenner se aplica base sobre las orejas. Pero si quieres descubrir a la verdadera pionera moderna del maquillaje en las orejas solo tienes que ver esta foto de 2010.

Antes de Proenza, Vuitton y Delfin, una Willow Smith de 11 años ya llevó la oreja plateada en repetidas ocasiones. Algo que para nosotros tiene todo el sentido del mundo, ya que siempre hemos pensado que la hija de Will Smith podría ser o bien la reencarnación de un antiguo erudito o una criatura de otra galaxia. Willow es la persona perfecta para traernos este look hasta la Tierra. La oreja con el ribete plateado le queda de lujo, porque las orejas maquilladas y Willow representan lo mismo: ser diferente y estar orgulloso de ello. Si el concepto de belleza en 2016 trata de acabar con ideas desfasadas y restrictivas, ¿por qué no aplicar una pincelada de lápiz negro o unos polvos de purpurina plateada sobre nuestros cartílagos?

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson