yo hombre / yo mujer

Actor, cineasta, escritor, profesor y hombre, James Franco, platica con la actriz, cineasta, escritora, profesora y mujer, James Franco.

por James Franco
|
29 Septiembre 2015, 3:35pm

Hombre James: Hola. Eres la Mujer James.
Mujer James: Sí.

HJ: Solo existes en teoría.
MJ: Cierto. Pero esa es una de las cosas grandiosas de los objetos creativos. Tienes la oportunidad de hacer lo que quieras, ser lo que quieras. Chico, chica, extranjero, asesino, amante, madre, hermano, perro, conejo, león, pedazo de mierda.

HJ: Cierto, el arte es una actuación, al igual que la vida es una actuación.
MJ: Ya vas a empezar con toda esa mierda de actor, diciendo que la vida es performativa en lugar de algo concreto.

HJ: Bueno, creo que lo es. Por lo menos quienes somos nosotros es algo performativo.
MJ: Bueno, por supuesto que piensas eso, eres un hombre de raza blanca que vive en Estados Unidos, criado en una de las ciudades más ricas del condado, Palo Alto. Fuiste a la preparatoria con la hija de Steve Jobs, y tu profesora de periodismo es la suegra de Sergey, co-fundador de Google.

HJ: Sí, y ¿cuál es el punto, señorita James?
MJ: Que eres un maldito privilegiado. Puedes ver la vida como una actuación porque todo está a tu disposición. Tu mayor preocupación en la preparatoria era saber cuán popular eras, y si le gustabas a la chica que te gustaba. 

HJ: Bueno, no le gustaba, por cierto.
MJ: Eso está jodido, saliste con una chica durante dos años. ¿Estás diciendo que Jasmine no era la que te gustaba?

HJ: No, no, sí me gustaba. Pero había otra chica que estaba fuera de mi alcance, con la que estaba obsesionado, pero ella estaba saliendo, en secreto, con un maestro.
MJ: Bueno, ése es otro ejemplo de un hombre aprovechándose de una mujer.

HJ: No te preocupes, pagó por ello: estuvo en la cárcel.
MJ: Muy bien, él se metió en problemas. Pero, ¿qué hay de todas las relaciones que no son ilegales según la ley, pero se basan obviamente en una disparidad de poder?

HJ: Que son…
MJ: Me refiero al acostarse con alguien en un casting, motherfucker.

HJ: ¿Sí?
MJ: Sí. Sabes que te aprovechas de tu posición como actor famoso para conocer mujeres.

HJ: ¡Woah, woah, woah! Por favor, no es como si anduviera por ahí presumiendo mi fama frente a todos para conocer mujeres.
MJ: No tienes que hacerlo. La fama y el mundo hambriento de fama en el que vivimos hace todo el trabajo por ti. Estoy segura de que las mujeres están haciendo fila en tu cuenta de Instagram para conocerte.

HJ: ¿Y? ¿Por qué soy culpable de eso? Ya ni siquiera reviso mis mensajes privados.
MJ: Sí, sabemos por qué... porque las chicas jóvenes entran ahí e intentan conocerte.

HJ: Sí. No hay restricciones de edad para ponerse en contacto conmigo. Pero yo no les contesto.
MJ: Ya no.

HJ: Escucha, yo nunca he hablado con nadie que fuera legalmente menor de edad.
MJ: Bueno, de todos modos ése ni siquiera es mi punto. Me refiero a un desequilibrio de poder. Los hombres en tu posición se rodean de mujeres que se les ofrecen con la esperanza de alcanzar un lugar profesional o socialmente.

HJ: Está bien, pero no te dejes engañar, hay muchísimas mujeres poderosas que se aprovechan de su poder para divertirse con hombres en posiciones inferiores.
MJ: Estoy segura de que es una fracción del número de hombres que lo hacen, simplemente porque el número de mujeres en posiciones de poder es una fracción de la cantidad de hombres en esas posiciones.

HJ: Bueno, bueno, admito que me resulta más fácil estar con mujeres que no son actrices de alto perfil, simplemente porque las actrices de alto perfil, como cualquier persona con poder, tienen que ser adoradas. Lo exigen, y me parece que ese tipo de pleitesía es insostenible a largo plazo.
MJ: Sí, porque tú quieres ser adorado.

HJ: Bueno, no importa. Tal vez soy de alto mantenimiento.
MJ: Y creo que mucho de eso tiene que ver con sentir que se te debe algo porque eres hombre.

HJ: Bueno, todo lo que tengo me ha costado. Nadie puede discutir eso. También me arriesgué al dejar la UCLA para ir a la escuela de actuación a los 18 años cuando todos los que me rodeaban me dijeron que no lo hiciera.
MJ: Todavía tenías a tus padres a quien recurrir si algo salía mal.

HJ: Tal vez sí, tal vez no.
MJ: Ah, los problemas de calidad de un chico blanco de Palo Alto, el corazón de la riqueza y la tecnología de Silicon Valley.

HJ: Bueno, eso no es justo. En realidad hay un problema enorme de suicidio en las escuelas de Palo Alto, por lo que, obviamente, no todo está bien en el paraíso. Las altas expectativas y la presión por ser exitoso en un mundo altamente competitivo son demasiado para una gran cantidad de jóvenes muy prometedores. Ha habido algo así como diez suicidios juveniles en Palo Alto, en los últimos diez años. Por lo general, se ponen frente al tren que pasa por la preparatoria.
MJ: Bueno, lo siento por aquellos estudiantes y sus familias. Pero yo diría que los estudiantes en Palo Alto la tienen más fácil que los estudiantes en otros lugares. Esas escuelas clasifican dentro de las cien mejores escuelas públicas cada año.

HJ: Bueno, y ¿cuál es tu punto? ¿Que los niños privilegiados no deben deprimirse?
MJ: No, todo el mundo tiene problemas. Pero durante mucho tiempo el privilegio ha estado alimentando al privilegio. A mí me interesa darle una oportunidad a otras personas. A las chicas, por ejemplo. 

HJ: Otro dato es que los niños se están quedando rezagados en comparación con las niñas en la educación. Estamos perdiendo niños mucho más que niñas en nuestras aulas.
MJ: Muy bien, ¡olvídate de la educación y de Palo Alto por un minuto! Simplemente estoy diciendo que los niños siguen siendo privilegiados sobre las niñas en todos los ámbitos. 

HJ: Sí, los hombres obtienen salarios más altos, los hombres consiguen más puestos de trabajo, los hombres controlan las cosas. En términos generales.
MJ: Y ciertamente en nuestro negocio, el entretenimiento, las mujeres están muy poco representadas.

HJ: Sí, estoy de acuerdo.
MJ: Cierto. Por lo que tu filosofía de la vida como un performance, pero yo argumentaría que eso es más cierto de los chicos que de las chicas. Los niños logran actuar más que las niñas. 

HJ: La vida como performance es solo una manera de mirar las opciones de vida como opciones de personajes. Todas las mañanas, eliges qué usar, eliges cómo peinarte, eliges a tus amigos, más o menos eliges una profesión, y qué tanto le dedicarás. Ésas son todas las cosas que un actor decide sobre su personaje cuando está actuando, y son las cosas que decidimos en la vida. Creamos nuestro "personaje".
MJ: Sí, puedo ver el paralelo con mucha claridad. Pero no estás tomando en cuenta las presiones y circunstancias impuestas a los individuos a causa del lugar donde nacen y quiénes son sus padres. Su raza y su sexo. Su estado de salud y cuán disponible es la atención médica. Te criaste como una persona de clase media alta en Palo Alto, con padres liberales que fueron a Stanford y Harvard, había muy poco que no estuviera a tu disposición. Así que, sí, tú podías ser lo que quisieras ser, porque todas las herramientas estaban a tu alcance.

HJ: Estoy totalmente de acuerdo en que nací en una muy buena situación. Palo Alto no fue solo, materialistamente hablando, un lugar ideal para crecer, también tuve dos padres amorosos que permanecieron juntos hasta que mi padre falleció, y dos hermanos amorosos que espero sean mis amigos leales hasta nuestra muerte.
MJ: Bueno, ya te diste cuenta. Ése no es el caso de muchas personas en este país y alrededor del mundo. Muchas personas se crían y viven en circunstancias que ponen sus vidas fuera de su control inmediato, independientemente de lo que quieren

HJ: Sí, lo sé. Pero ese hecho no refuta la idea de que la vida es una actuación. En una película, un libro o una obra de teatro, un personaje no vive en un vacío. Está sujeto a las presiones del mundo exterior, así como nosotros en la vida. Estas presiones y circunstancias determinan el carácter. Tus padres determinan tu composición genética: tu color de piel, tu sexo, tu altura, tu peso. El lugar donde creciste afecta tu visión del mundo (ya sea positiva o negativamente), tu acento. Tu clase económica afecta el lugar a donde irás a la escuela, lo que comes, el lugar donde duermes.
MJ: Sin duda, Sherlock.

HJ: Está bien, pero espera, Watson. Lo que estoy diciendo es que cualquiera tiene estas presiones e influencias externas. Estos en un sentido son los parámetros ordenados que ciñen la vida de cada persona. Son el resultado de la tirada de dados cósmica: esta persona nace como Aragon the Ranger, esta persona nace como un preso en Corea del Norte, esta persona nace como Carlos the Dwarf. Algunas de estas cosas están fuera de nuestro control, pero eso no significa que no se puedan cambiar. Un personaje (al igual que una persona en la vida real) es la suma de sus acciones y sentimientos, su alma es la crisálida que nace de los giros, el serpenteo y los espasmos de estas cosas contra el mundo exterior, y su espíritu es la mariposa que surge sucesivamente. Nuestras acciones y emociones no se llevan a cabo en contra de nada, no surgen del polvo, estamos en constante fricción y flujo con nuestro entorno.
MJ: Sí, ambos fuimos creados con atributos dados, y con la libertad de actuar y reaccionar. Pero a Adán se le permitió darle nombre a todos los animales, y Eva fue hecha de la costilla de Adán, como una compañera para él. No es de extrañar que se comiera la manzana, ella se rebeló en contra de un mundo que le era adverso. No era más que un accesorio para hacer feliz a Adán.

HJ: Estoy totalmente de acuerdo. Su situación era horrible.
MJ: Un poco de conocimiento de la manzana fue probablemente un alivio bien recibido para quitarle las cadenas de servidumbre de segunda clase.

HJ: Sí, yo no querría vivir la vida en un jardín sin problemas, dichoso e ignorante. Querría salir al mundo y ser parte de algo. En cierto sentido, nací en el Jardín del Edén, o lo más cercano a él que se puede en este mundo; como dijiste, nací blanco, hombre, y en Palo Alto. Fue algo muy kush.
MJ: Y bien ¿por qué quieres hablar con la versión femenina de ti mismo? ¿Por qué no sigues la vida con tu parte masculina? Ya lo tienes resuelto. Tienes la oportunidad de hacer lo que quieras, y como un diletante, lo haces. Eres el invitado en una boda que no solo se come un postre, te comes todos los pasteles en la mesa, porque puedes. Y eso molesta a la gente.

HJ: Muy bien. Lo sé. Hago muchas cosas. Pero también doy de regreso. Doy clases en cuatro escuelas, ¿eso no cuenta? Le estoy dando oportunidades a directores, escritores y actores jóvenes para cumplir sus sueños.
MJ: ¿Y cuántos de estos estudiantes de la UCLA, USC, CalArts, y tu propio Studio 4 son mujeres? ¿Cuántos son no blancos?

HJ: Bueno, yo no me encargo de quienes ingresan, pero las clases son bastante diversas. Me da esperanza para el futuro de la cinematografía, si los datos demográficos de los estudiantes de cine dicen algo acerca de quién hará películas en la próxima generación.
MJ: Pero todavía estoy enojada. ¿Sabes por qué?

HJ: ¿Por qué?
MJ: Porque eres hombre.

HJ: ¿Eso es todo? Porque soy hombre?
MJ: Sí. Estoy harta de ver a blancos y hermosos hijos de puta pasearse por toda la pantalla. ¿A quién le importa? ¡Son el grupo más privilegiado de personas en el mundo! Por lo menos dale a otros la oportunidad de ventilar sus problemas en la pantalla.

HJ: Oye, estoy de tu parte. Me interesa darle a otros una oportunidad. También estoy harto de las películas de chicos blancos.
MJ: ¿En serio? Ajá. Lo único que diriges son adaptaciones de Faulkner y Steinbeck llenas de gente blanca.

HJ: Bueno, eso es porque intento serle fiel a los libros. Los libros representan personas de un determinado tiempo y lugar, e ir en contra de eso destruiría la historicidad de esos proyectos. En algunos casos, creo que está bien volver a escribir la historia, como en Inglourious Basterds porque matar a Hitler es satisfacer un deseo, o mejorar la historia, pero no creo que ese tipo de cosas sean adecuadas cuando estás adaptando a un gran novelista como Faulkner. O por lo menos no la primera vez. A lo mejor la siguiente versión de As I Lay Dying podría basarse en Getting Mother's Body de Suzan Lori-Park.
MJ: Pero ¿por qué elegir a Faulkner como fuente en primer lugar? ¿Por qué a Steinbeck? ¿Por qué no elegir un libro que no trate solo de hombre blancos?

HJ: Tienes razón. Pero tal vez pensé, de manera implícita, o no tan implícitamente, que los temas sobre mujeres y otras razas estaban fuera de mi jurisdicción como creador. Que si iba demasiado lejos de mi propia experiencia, y mi propia identidad establecida, sería criticado por tomar aún más de esos pays de boda de los demás.
MJ: Pasteles de boda, y sí, probablemente serías criticado. Pero, ¿eso cuándo te ha detenido?

HJ: La crítica nunca me ha detenido.
MJ: Bueno, entonces practica lo que predicas. Dale a las chicas una oportunidad. Dale a otros una oportunidad. Cuando le diste tu libro, Palo Alto, a Gia Coppola para adaptarlo y dirigirlo en forma de una película eso resultó bastante bien.

HJ: Sí, porque estaba siendo generoso. A la gente le gusta cuando eres generoso. Ella ni siquiera era cineasta en ese momento, pero le pedí que lo hiciera porque confiaba en ella como artista. Y porque quería el enfoque de una mujer sobre el material. El libro está muy centrado en lo masculino, pero Gia creó a un montón de personajes femeninos y los llevó a un primer plano en la película. Y el proyecto fue más rico por ello.
MJ: Bueno, déjame preguntarte esto, si pudieras ser una mujer, ¿te gustaría serlo?

HJ: He aquí un poema que escribí al respecto:

Hello Woman

Hello woman, I'd like to be you.
Not because I don't enjoy my man
Body, my man strength, my man looks,
My man mind, but because I love yours

Even more. I love your woman body
I love your woman mind,
Your woman face that is delicate,
And even has a little downy hair.

I love the shapely soft parts,
I love the vagina lips, no cock,
I love the butt swoop, and the clean
Butthole in the middle.

I love the woman bond,
So much more than the man.
I love the woman desires,
The love, the strength, the connection

More. More, more, more.
The man is angry, the man
Is destructive, the man wants more.
The woman is more, the woman is all.

If I ever got high, it would be to be
The woman. If I ever did porn,
I'd want to be the woman.
I don't want to be the man in woman

I just want to be woman.
But I will never be woman.
I am man, trapped in man.
I have no escape from this body,

This mind, this upbringing.
My only escape is a poem,
Feel the curves
They are the liquid shape

Of my woman body.

MJ: Ya veo. Bueno, obtienes lo mejor de ambos mundos con ese poema: logras alabar a la mujer, sin dejar de ser un hombre en tu cuerpo.

HJ: Cierto. Supongo que podría hacerme un cambio de sexo y convertirme en una mujer, físicamente. Pero de cierta forma ni siquiera es necesario.
MJ: ¿Por qué lo dices?

HJ: Porque vivimos en una época en la que la vida real y la vida virtual están en paridad. Estamos tan acostumbrados a ser creadores, y en crear versiones de nosotros mismos, sobre todo en línea, y a través de nuestra tecnología de la comunicación, que podría imaginarme a mí mismo como una mujer, y considerarme una mujer, aunque mi cuerpo se clasificaría como un cuerpo de varón por un médico.
MJ: ¿Estás diciendo que le damos mucha más credibilidad a la autodefinición hoy en día, en lugar de volver a caer en criterios antiguos que nos digan quiénes somos?

HJ: Sí.
MJ: ¿Y no te parece que tomar todos los aspectos positivos de ser mujer, y ninguno de los dolores, es hipócrita? O en cierto sentido, ¿no es eso volver a ser hombre? Tomar las cosas buenas de los demás, mientras que los mantienes sometidos.

HJ: Bueno, ¿qué puedo hacer? ¡Soy un hombre! ¿Cómo puedo ayudar además de abordar los problemas de la mujer, colaborar con mujeres en mis películas, enseñarle a las mujeres, ser dirigido por mujeres?
MJ: Podrías cortarte el pene. 

HJ: Cortarme el pene, hmmmm... Sí, supongo que podría. Pero, ¿no se vería eso simplemente como un truco publicitario?
MJ: Córtatelo y no le digas a nadie.

HJ: Entonces todos seguirían considerándome un hombre.
MJ: Bueno, ¿quién decide? ¿Tú o lo que piensan los demás?

HJ: Supongo que yo.
MJ: Muy bien, entonces córtate el pene y di que eres una mujer.

HJ: ¿Tal vez haya otra solución?
MJ: Muy bien, Hombre James, ¿quieres estar en mi equipo de chicas?

HJ: Sí quiero, Mujer James. ¿Qué significa eso, estar en un equipo de chicas?
MJ: Significa que en todo lo que hacemos, apoyamos a las mujeres. Apoyamos a las mujeres a toda costa. Y a las mujeres de todos los tipos, clases y razas. Los hombres han gobernado durante demasiado tiempo. Es hora de que las mujeres tomen control. Y el equipo se asegura de eso.

HJ: Está bien, es un trato. ¡Girl power!

@jamesfrancotv

Tagged:
LGBT+
james franco
trans
Sexo
Género
Feminismo
the lgbtqi-d issue