las scream queens de la pantalla grande

Para celebrar Halloween, recordamos los filmes de horror del pasado y honramos a sus mejores sobrevivientes femeninas.

por Billie Brand
|
30 Octubre 2015, 8:47pm

Nunca es fácil ser el atractivo visual en una película de horror -especialmente si eres mujer. El género se ha ganado un poco de mala publicidad cuando se trata de feminismo. No es un secreto que ama castigar a las chicas promiscuas de maneras muy violentas, casi siempre matándolas. Desde que Marion fue acuchillada en la ducha en Psycho de Alfred Hitchcock, el horror no ha dejado de juzgar a las chicas sexualmente activas en el cine. No existe un ejemplo más obvio y brutal que lo que sucede en House of Wax, cuando la hermosa rubia Paris Hilton le baila a su novio para después hacerle sexo oral y ser atravesada por la cabeza en la siguiente escena. Pero existen las excepciones. Existen esas chicas que son tan brillantemente badass que logran escapar las convenciones del género sobre el género. Esta es una oda a las chicas que por ellas mismas logran mandar al carajo el cliché de las películas de horror de adolescentes.

Comencemos con un flashback a 1978, cuando una joven Jamie Lee Curtis se ganó el estatus de scream queen como Laurie en ese clásico slasher estadounidense de John Carpenter, Halloween. A pesar de ser perseguida por el psicótico Mike Myers, ella sobrevive, ganándose la medalla de Final Girl, una definición creada por Carol J. Clover. La Final Girl evita vicios como sexo y abuso de sustancias, ocasionalmente tiene un nombre que podría ser neutral (femenino/masculino) y que comparte una historia con el asesino (SPOILER: en Halloween, Laurie descubre que Mike es su hermano mayor). En este ejemplo, nuestra Final Girl Laurie se vuelve masculinizada al usar armas, lo cual le permite a la audiencia masculina relacionarse con ella al mismo tiempo que mantiene la atención de su mirada.

Halloween notablemente muestra dos de los estereotipos con los que se categorizan a las mujeres dentro del horror. Mientras que el filme puede ser aplaudido por rebelarse en contra de las normas del género al tener a una protagonista femenina, sigue retratando de manera negativa la sexualidad femenina. A diferencia de la virtuosa Laurie, sus contrapartes femeninas son vistas sosteniendo sexo y son eliminadas. A Laurie se le recompensa por su conducta virginal, y la masacre de las "zorras" cementa la idea de que la sexualidad femenina realmente puede ser fatal.

Podría decirse que la sobreviviente femenina más bella de todas es Sidney Prescott de la franquicia de Wes Craven, Scream. La película adolescente slasher revitalizó el género de horror en los noventa e ingeniosamente señaló todos los clichés. "No eres una virgen. Ahora tienes que morir. Esas son las reglas", dice Stu a Sidney en el filme de 1996 (el primero de todos). No solo luchó por todas las cuatro películas, venciendo a todos los asesinos en el camino, también corrompió la teoría de que cuando las chicas tienen sexo en pantalla resulta en una muerte inminente. Sí, ella es bonita y popular, pero evita ser sexualizada -no hubo un top o una falda corta a la vista. Hasta tuvo sexo con su novio (SPOILER: quien resultó ser el hombre detrás de la infame máscara) y después le dispara en la cabeza. Eso una seria pintada de dedo a la historia de los filmes de horror de eliminar a la "zorra".

Sidney regresaba más fuerte durante los otros tres filmes, y a pesar de ser continuamente buscada por numerosos asesinos enmascarados, ella va de ser un sueño adolescente a tener su propia línea de ayuda a mujeres con problemas. Wes Craven creó a la máxima pin-up girl del horror.

Luego está Hayley Start en Hard Candy. Ellen Page interpreter a la chica de 14 años de edad quien conoce al fotógrafo y depredador sexual Jeff en línea. Después de una serie de mensajes subidos de tono, ellos se encuentran para tomar café, mientras nuestra protagonista continuamente menciona su edad pre-adolescente en la conversación y aún así Jeff la invita a su departamento. Completamente contradiciendo el estereotipo del filme slasher, donde las chicas son explotadas, es nuestra no tan dulce protagonista la que explota al sujeto.

SPOILER: Ella se pone a torturar y castrar al depredador sexual, después de que confiesa el haber molestado y asesinado a otra chica adolescente. "¿Quién demonios eres?" pregunta Jeff a Hayley. "Soy toda ni que has observado, tocado, lastimado, cogido, matado."

Hayley defiende la hermandad, y después de que Jeff la acusa de coquetearle, ella le dice unas sabias palabras de una chica que aún no ha terminado de crecer: "Eso es lo que todos dicen Jeff… los pedófilos… 'Oh, ella era muy sexy. Ella lo estaba pidiendo.' 'Ella era una niña, pero actuaba como mujer.' Es muy fácil culpar a la niña, ¡¿verdad?! Solo porque una niña sabe cómo imitar a una mujer, NO significa que está lista para hacer las cosas que una mujer hace." Si Hayley no hubiera sido una chica tan ruda, hubiera terminado también sexualizada y victimizada.

Más recientemente, It Follows, del año pasado, tajantemente desafía la regla de que la "zorra" siempre muere. Maika Monroe interpreta a la ultra femenina Jay Height, quien tiene sexo al principio del filme, pero en esta instancia nuestra "zorra" sobrevive para contar su historia. En este filme de horror moderno, Jay es acechada por una infección sobrenatural que solo puede deshacerse de ella al transmitirla teniendo sexo -piensa que es como una STD del demonio. El filme es una luz en el camino entre las repetitivas franquicias de horror de años recientes. It Follows de David Robert Mitchell, es verdaderamente única y progresista, y sugiere que nuestra sociedad sexualmente frustrada finalmente se está volviendo más abierta a la sexualidad femenina, por cómo nuestra heroína lidia con su maldición. 

Aunque toda esta remembranza señala ejemplos que van en contra de la corriente, estos personajes obviamente no pueden llamarse diversos -un gran porcentaje de mujeres en la pantalla grande son heterosexuales y caucásicas. Pero reconozcamos a esas chicas de ensueño del género de horror en toda su gloria, por subvertir un género conocido por representar la victimización femenina. En la vida real, el sexo no significa la muerte, el ser chica no te convierte en una víctima.

Credits


Texto Billie Brand

Tagged:
Halloween
Cultură