¿por qué se pelean los fans de 'call me by your name' y de 'con amor, simon'?

Tras ver la batalla que se ha desencadenado en las redes sociales, nos preguntamos: ¿tiene algún sentido o es absurda? Que comiencen los juegos del hambre gay.

por Douglas Greenwood
|
06 Abril 2018, 7:22am

¿No es genial este repentino auge de lo queer en la gran pantalla? Tras décadas viendo cómo han quedado desplazadas a un segundo plano, las vidas de los jóvenes LGBTQ+ están por fin invadiendo el mainstream. Call Me By Your Name gana premios (y conquista corazones) allá donde va, mientras que la última propuesta queer del cine americano, Con amor, Simon, se presenta como el taquillazo de amor gay que los adolescentes llevan años pidiendo a gritos.

Ambas están hechas para unir a las personas, romper barreras y hacer del mundo un lugar más inclusivo. Sin embargo, los mensajes que están circulando por Internet sugieren que hay algo hostil cociéndose por ahí: la guerra de fans ha empezado, y los adeptos de cada película se están enzarzando en una batalla repleta de golpes bajos en Reddit y Twitter.

Aunque es bastante común que la gente tenga un lugar en su corazón reservado a alguna superestrella —todos tenemos ídolos y, a menudo, tenemos que defender su talento cuando los demás "no lo ven"—, es un poco raro esta especie de clamor nicho por parte de dos comunidades que han surgido de repente para defender sus películas favoritas. Lo que une a ambos grupos es el impacto que las cintas han tenido en las comunidades queer más jóvenes que siguen lidiando con su identidad. Entonces, ¿por qué están estas películas generando el mismo tipo de pique clásico de fans de Madonna contra fans de Gaga?

Todo tiene que ver con el tipo de perspectiva desde la que está hecha cada película. Call Me By Your Name es una modesta y lánguida historia sobre un joven que trata de darle explicación a su identidad sexual teniendo un lío de verano con un hombre más mayor, mientras que Con amor, Simon nos acerca a la realidad de un adolescente gay americano que quiere salir del armario (y al conflicto y confusión que eso conlleva). Teniendo en cuenta que ambas son piezas clave del cine gay adolescente, se espera que la juventud queer se identifique al menos con una. Pues, al parecer, los chavales se han metido de lleno en la piel de Elio y Simon, y ahora sus historias se han convertido en algo sagrado.

Está claro que la forma en la que estos fans razonan sus argumentos —a menudo a través de 'tuits' mezquinos en lugar de críticas constructivas— es totalmente fascinante. Por tanto, para tratar de entender a ambas partes de la forma más coherente posible, hemos decidido preguntarles a ellos directamente:

"Los jóvenes LGBT tienden a fijarse en los medios convencionales a la hora de tratar de encontrar comodidad y consuelo en términos de representación", asegura Lilly (de Oregón, Estados Unidos), fan de Con amor, Simon, a través de un mensaje privado de Twitter. "Cuando la vi, me reconfortó ver a un adolescente gay aceptándose a sí mismo. Me vi a mí misma en muchas de las situaciones del personaje principal porque ¡también me han pasado a mí! No daba la sensación de tener que eliminar algún aspecto de mi experiencia para sentirme identificada con ello, como he tenido que hacer con Call Me By Your Name.

Por otro lado, Phoenix, de Ohio, rinde culto a la obra maestra de Luca Guadagnino. "La gente siempre irá en masa a lo que se entiende fácilmente", asegura mientras chateamos con ella en la página de Call Me By Your Name en Reddit cuando le preguntamos por qué muchos optan por la simplicidad de Con amor, Simon. "Deberíamos celebrar que el cine gay se haya adentrado en el circuito comercial, pero también deberíamos apreciar el trabajo de realizadores que cuentan historias queer a su manera [como hace Guadagnino]".

Estos "tira y afloja" puede que sean una tontería para alguien que nunca haya estado especialmente vinculado a la cultura gay o la cultura de Internet, pero son un indicativo de que los fans reivindican el arte queer en un intento de que su película predilecta sea vista por la audiencia hetero de la forma más auténtica posible. Sin embargo, este acto de libertad y efervescencia online no es nada nuevo: la comunidad queer lleva haciendo esto con estrellas del pop desde hace años.

Sea en el caso que sea, como la eterna disputa de Gaga contra Madonna, aquella vez que un chico de 13 años le dijo a un fan de Selena que Zara Larsson era una mujer de color nigeriana o los fans de Valentina peleándose con todo el casting de RuPaul’s Drag Race, existe una extraña sensación de hostilidad que puede llegar a ser tan potente que roza la mentira —como si se estuviese defendiendo a un amigo en lugar de a un famoso—.

¿Por qué es este tipo de confrontación está casi exclusivamente vinculada a la comunidad queer? ¿Por qué sienten la necesidad de ser quienes defiendan con uñas y dientes a sus artistas favoritos, sean Gaga o Simon? Puede que esto derive de pasarte toda la vida expuesto a un tipo de arte creado para una audiencia masiva y heteronormativa. Ahora que han encontrado algo que les llega, parece que sienten el desesperado deseo de luchar para que triunfe.

El debate acerca de si Call Me By Your Name es "mejor" que Con amor, Simon, o vice versa, no concluirá de forma silenciosa; no hay nada, a excepción del poder del fanatismo —algo realmente intangible—, que consiga solucionar este problema del todo. Así que, ¿por qué no empleamos menos tiempo diseccionando y criticando el arte queer y comparándolo en su contexto y pasamos más horas celebrando que exista, en primer lugar ?

Si los ostracistas miembros de la comunidad LGBTQ+ tienen más de una película que admirar o más de un artista con el que sentirse identificado, entonces todo el mundo tendrá la oportunidad de sentirse representado en la gran pantalla. Dentro de todo este caos histérico de fanatismo queer, es lo mejor que tenemos.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
LGBTQ
cine queer
Call Me By Your Name
stans
cmbyn
love simon