anton belinskiy está recaudando dinero para los orfanatos ucranianos al vestir a sus niños

En una época de confusión, el diseñador Anton Belinskiy y la fotógrafa Julie Poly recuerdan que ser creativos en la Ucrania actual es un lujo, por lo tanto buscan la manera de hacer una diferencia.

por Anastasiia Fedorova
|
14 Enero 2016, 5:10pm

El diseñador de moda con sede en Kiev, Anton Belinskiy, está a la vanguardia de la nueva ola de talento creativo de Ucrania. La colección del diseñador nominado al LVMH Prize está a la venta en Londres, Nueva York y Tokio, tiene que trabajar duro para financiar su oficio. Está frecuentemente luchando con una pregunta aún más complicada: ¿qué tan ético es hacer moda en un país en medio de la crisis? Es más, ¿tiene sentido?

Para los jóvenes de Kiev, Belinskiy no es solo un diseñador de moda publicitada, es una especie de voz de la generación. Las piezas de su colección otoño/invierno 2015 en las ventanas de Harvey Nichols en Londres proclamaron orgullosamente lo que parece ser el lema de los jóvenes de Ucrania: "Poor But Cool". "Todos queremos parecer conscientes de los problemas sociales, pero una camiseta que hago todavía cuesta por lo menos cien dólares", me dijo una vez. "Idealmente me gustaría que mi ropa sea muy barata para que todos los jóvenes en Ucrania a quienes les guste puedan comprarla".

En un nuevo proyecto, Belinskiy y la fotógrafa Julie Poly atraen la atención a la vida de los niños en orfanatos ucranianos. Invisibles a la sociedad y privados de fondos estatales, los huérfanos por toda Ucrania dependen de la ayuda de numerosos voluntarios para sobrevivir. Para recaudar dinero, la pareja fotografió a chicos de un orfanato situado no muy lejos de Odessa, en el sur de Ucrania, con ropa de Belinskiy. Todos los ingresos de las ventas de impresión son para los huérfanos.

¿Cómo se te ocurrió la idea para este proyecto?
Anton Belinskiy: Para mi colección actual trabajé en un primer momento con mi amiga Anastasiia Chorna en Odessa. La idea inicial eran fotografías de cine de varias personas: criminales callejeros, señoras de limpieza, transeúntes, quien fuera; con la etiqueta inspirada en Joseph Beuys: Everyone is an Artist. Tengo un amigo que ayuda a orfanatos en Odessa, y lo contacté y le sugerí que hiciéramos un proyecto con los chicos. Fuimos muy cautelosos en hacerlo y queríamos hacerlo de la manera correcta. Queríamos que fuera un proyecto social, y que el dinero de las ventas de impresión fuera para los chicos y proveerles de la ayuda que tanto necesitan.

¿Cómo fue trabajar con los chicos?
Anton Belinskiy: Fue muy difícil, ya que todos los chicos tienen vidas muy diferentes, muchos de ellos muy complicadas. Es difícil de describir. Los tatuajes DIY con la palabra "mamá", el anhelo de sus padres... Las emociones totalmente diferentes a las de los niños normales. Muchos de ellos le tienen mucho miedo a la gente, en un primer momento fueron muy cuidadosos con nosotros, pero luego, por supuesto, se involucraron mucho. En algún momento se convirtió en una competencia, querían lucirse.
Julie Poli: Fue una sesión muy difícil para mí, psicológica y fotográficamente. Tengo cierta forma de trabajar que conozco y con la que me siento cómoda, y esto era totalmente diferente. Cuando íbamos camino allá, estábamos muy contentos y emocionados, pensando que íbamos a reorganizar todo. Al volver, estábamos en silencio y drenados, ni siquiera podíamos hablar. No pude dejar de pensar en ello durante semanas.

Las fotografías se ven increíblemente naturales y sinceras, ¿cómo te las arreglas para capturar esta energía de la infancia?
Julie Poly: Queríamos que fuera muy natural, vibrante, sin poses artificiales. Queríamos que los niños actuaran de la manera que lo hacen en su vida normal, solo que con la ropa de Anton. No les dimos indicaciones.

¿Les gustó la ropa?
Anton Belinskiy: A algunos les gustó, algunos estaban perplejos, algunos decían que querían este vestido cuando fueran mayores; todos tenían posturas muy diferentes al respecto. Todos escogieron sus atuendos y fue divertido. Algunas chicas realmente proyectaron sus sueños diciendo: "Me gustaría un vestido rojo", "Quiero flores". Trataron de leer e interpretar las prendas a su manera.

Cuéntanos sobre el orfanato...
Julie Poly: Fue genial conocer a gente como Artyom, que colabora en el orfanato. Tuvimos contacto brevemente durante este proyecto, pero hay gente que viene casi todos los días, colecta donaciones, alimentos, ropa. Le están dando a los chicos no solo cosas materiales, sino la atención que necesitan. Para ellos es una parte de la vida.

¿Cómo es hacer moda en Kiev en este momento?
Anton Belinskiy: Hay mucha inspiración en Kiev, pero estar involucrado en cualquier actividad creativa aquí en este momento no es fácil. Y hacer moda no es la cosa más grandiosa en este momento en el mundo en general. Todas las marcas juveniles están sufriendo. La moda está muriendo una muerte lenta, ¿no?

Entonces, ¿qué hace que las personas creativas siguen persiguiendo lo que hacen?
Anton Belinskiy: ¿De qué otra manera podríamos vivir? Yo personalmente no puedo hacer nada más. Me encanta, eso es lo que hago.

Un agradecimiento especial a Artyom Polanskiy por su trabajo caritativo y ayuda en la organización de la sesión fotográfica.

Para obtener información sobre las ventas de impresión y otras maneras de ayudar a los orfanatos de Ucrania envía un correo a belinskiydesign@gmail.com

Credits


Texto Anastasiia Fedorova
Fotografía Julie Poly

Tagged:
Ucrania
Beneficencia
Anastasiia Fedorova
anton belinskiy
julie poly
entrevistas de moda