los 10 mejores looks de björk, de más a menos ponibles

Un estudio del estilo vanguardista de este icono de la moda, desde sus looks de muñeca noventeros a sus increíbles tocados conceptuales.

por Alice Newell-Hanson; traducido por Mario Abad
|
oct. 5 2017, 7:18am

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Björk a veces se viste, o eso parece, como lo haría un alienígena del futuro si quisiera imitar a un habitante de la Tierra. Vamos, como el extraterrestre de "Human Behavior" , que está un poco confundido por la falta de lógica en los humanos. A veces, ha llevado máscaras para ir a comer con amigos ("es un evento divertido, por lo que es normal llevar máscaras, ¿verdad, queridos humanos?") o se ha presentado a la alfombra roja en chanclas.

Al igual que su música, su estilo es ecléctico y transcendente. Björk aporta una intensa creatividad a la moda. En los 90, como voz principal de la banda punk The Sugarcubes, un día llevó una camiseta de Ren y Stimpy con una falda de seda que le llegaba a los pies y unas deportivas Reebook InstaPump.

En su etapa en solitario, la línea que divide los looks estrambóticos que lleva sobre el escenario y sus otros conjuntos deportivos no está del todo clara. En una entrevista reciente que se le hizo sobre su nuevo álbum, su amigo Jefferson Hack confirmó que Björk lleva máscaras de alienígenas elaboradas por James Merry durante el día y por la noche. Una indumentaria con la que seguramente nadie triunfaría. Aquí tenemos diez de los mejores looks de Björk, ordenados del más al menos ponible (para un humano normal y corriente).

Fotografía de Gie Knaeps/Getty Images

1996 – camiseta de Ren y Stimpy
Este es uno de los looks más normales elegidos por Björk, aunque sigue siendo de otro mundo. Retrocedemos a 1996, cuando Björk había lanzado recientemente su segundo álbum, Post. En el vídeo "I Miss You", su sexto y último sencillo, Björk aparecía como un dibujo animado diseñado por el creador de Ren y Stimpy, John Kricfalusi. Y aquí la tenemos, promocionando Post con una camiseta de Ren y Stimpy que combina perfectamente con la falda dorada y las zapatillas. Es un look con el que podrías ir al banco o a la lavandería, pues no es demasiado exagerado para quien se está iniciando en la moda.

Fotografía de Ron Galella/WireImage

1997 – chaqueta de topos y tabis
Björk fue a un concierto de la gira PopMart de U2. Lo más llamativo del conjunto es el calzado, unas sandalias tradicionales japonesas y los tabis, ¿o solo son calcetines normales y sandalias? Björk es todo un misterio. No obstante, de tobillo hacia arriba es un look que cualquiera podría llevar por la calle sin que nadie le grabase con el móvil.

Fotografía de Kevin Cummins/Getty Images

1990 - coletas y mangas largas
En esta foto, de 1990, Björk tiene 25 años. Este look es de su época punk, justo antes de que se trasladase a Londres. "Cuando era una adolescente punk, me rebelaba porque mucha gente en Islandia cree que los extranjeros son la encarnación del mal y que no llevar sombreros de lana ni comer carne de oveja supone una traición a la herencia cultural", explicó ella una vez. El conjunto, que consiste en un jersey de cuello de cisne y un vestido de lino, parece extremadamente cómodo y no maligno, aunque el largo de las mangas podría dificultar bastante la mayoría de las actividades humanas.

Fotografía de Jeff Kravitz/FilmMagic

1991 – botas de montaña y moños
Los minimoños fueron un elemento muy representativo de la estética de Björk en los 90. En esa ocasión los combinó con un inmenso fular verde lima con bordados de flores que le cubría todo el cuerpo y unas botas de montaña que reflejan claramente la gran pasión de Björk por los deportes al aire libre. "Parte de lo que yo soy es gracias a David Attenborough. Él es mi máxima inspiración", dijo una vez.

Fotografía de Dave Hogan/Getty Images

2000 - vestido de tul rosa
Björk está en Cannes, en el año 2000. El look cumple con los requisitos que exige la alfombra roja: vestido, tacones y color rosa. Pero Björk es Björk y, por tanto, su vestido parece un voluminoso acordeón de tul con mangas de princesa. Las medias rosas y las pequeñas babuchas "kitten heles" contribuyen a un estilismo que solo un bebé o una heredera excéntrica llevarían a un evento.

Fotografía de Steve Granitz/WireImage

2001 – el vestido del cisne
El célebre vestido del cisne, creado del diseñador macedonio Marjan Pejoski, no es el conjunto más práctico de Björk, lo que dice mucho de su espíritu aventurero. La artista se presentó en los Premios Óscar de 2001 con esta pieza, que luego fue expuesta en su retrospectiva en el MoMa. En la ceremonia de los Óscar, Björk hizo como que ponía un huevo en la alfombra roja.

Fotografía de Santiago Felipe/Getty Images

2016 – combinación roja de volantes
El año pasado, Björk bendijo el Day for Night en Houston pinchando varios temas y con este look sinfónico. La pieza de lazos que lleva en la cara es obra de su colaborador James Merry, que creó los conjuntos artísticos imposibles de Björk para el álbum Vulnicura y para la gira. Los temas del álbum sobre la transformación y los extremos emocionales parecían estar reflejados en sus expresivos looks de 2016.

Fotografía de Mike Marsland/WireImage

2003 – cara cubierta con cristal y falda de plumas de marabú
Este look se parece al anterior pero, como podrá corroborar cualquiera que haya llevado pintura corporal alguna vez, es un claro ejemplo de atuendo "poco práctico". Además, moverse por un espacio tan concurrido como el Royal Albert Hall como hizo Björk en esa ocasión, con la cara cubierta con cristales que se pueden desprender en cualquier momento, no es apto para novatos.

Fotografía de Santiago Felipe/Redferns

2017 – sombrero y blanco de pies a cabeza
Björk acudió de esta guisa a Sónar. El conjunto es obra del diseñador Marlou Breuls, de Ámsterdam, quien se inspiró en Van Gogh. La tela del mono llevaba cosidas en toda su longitud tiras de perlas pequeñas, deshilachadas en las mangas y en los tobillos. Es un conjunto asombroso e inspirador, pero también un claro ejemplo de look poco ponible para cualquiera que no sea Björk o que no esté en el Limelight en 1990.

Fotografía de Jim Dyson/Getty Images

2008 – vestido con pompones en la cabeza
Así es como veo yo a Björk: una duendecilla mágica y brillante, protegida del futuro por unos pompones de terciopelo, suaves y de muchos colores. Aquí se la fotografió durante la gira mundial de su álbum Volta en 2008, antes del angustioso Vulnicura. El tocado, elaborado por el peluquero y artista Scoren Bach, es inmenso y le cubre hasta los ojos. Björk lo combina con un vestido hecho de lo que parece un envoltorio de caramelo enorme. Y este es nuestro ganador, sin duda uno de los looks más divertidos de Björk.