estas fotografías con muñecas bratz reflejan la mezcla cultural de hoy en día

“Todos queremos ser una Bratz, vestirnos, maquillarnos y vivir en un mundo tan irreverente como el de ellas”, nos dice el artista ecuatoriano Martín Cantos.

por Diego Menchaca
|
13 Noviembre 2018, 6:38pm

Las muñecas Bratz han gozado de un regreso dentro de la cultura pop en los últimos años. Las populares muñecas originalmente lanzadas en 2001 han hecho su transición de una forma positiva a la actualidad –incluso han florecido en la era digital gracias tal vez a que sus rasgos físicos están basados en minorías raciales. Desde tener una colaboración con la plataforma de moda emergente VFILES que consistía en una línea de moda y una muñeca de edición limitada llamada Vee Filez —la cual incluso estaba activa en redes sociales—, a memes de humor ácido en cuentas de Instagram con 171K seguidores como Bratz Putis. A pesar de las controversias que han tenido este tipo de juguetes debido a que 'imponían un estándar de belleza irreal', las Bratz se han colocado bajo una luz distinta gracias a su anatomía distintiva y una individualidad impulsada por su estilo de moda. Esto es algo que despertó el interés fotográfico del ecuatoriano Martín Cantos, logrando su objetivo de representar una belleza más incluyente al retratar a las muñecas a través de imágenes saturadas acompañadas de un humor forjado por la cultura del Internet.

Bratz por Martin Cantos

Más allá de verlo como una serie, Cantos ve sus imágenes de las Bratz como contenido regular en su feed de Instagram, el cual está lleno de una sobrecarga de colores pastel, autorretratos queer que aluden al pop art, y por supuesto las fotografías de moda protagonizadas por las muñecas. El artista visual nació y se crió en la ciudad de Quito, para después mudarse por un tiempo a Los Ángeles donde trabajó con MGA Entertainment —la compañía que manufactura a las muñecas— en una línea de cosméticos y con Los Angeles Apparel. Actualmente, el latino de 22 años se encuentra de vuelta en su ciudad natal estudiando publicidad en la universidad; si bien no planea ejercerla, espera usar el conocimiento creativo y la estrategia como plataforma para normalizar las nuevas representaciones de belleza.

Bratz por Martin Cantos

i-D habló con el fotógrafo sobre su proceso para realizar estos visuales —los cuales son producidos totalmente por él— y cómo le da personalidades de 'influencers de belleza' a las muñecas emparejándolo con referencias eurocéntricas y detalles latinos contemporáneos.

¿Cuál fue tu primer acercamiento a la fotografía?
Justamente fue con Bratz. Hace diez años Flickr era mi Instagram y ahí existía una comunidad de coleccionistas que compartían fotos de las muñecas. A mí no me interesaba tanto eso, sino recrear fotos de moda con ellas y darles una identidad —incluso les hacía biografías. Me permitía ser creativo y validado de una manera distinta a la convencional, además me ayudaba a practicar ya que no tenía modelos humanos. Más adelante aprendí que la fotografía podía ser una herramienta importante de experimentación e investigación en la que me era posible plantear inconformidades que tenía sobre temas como la identidad y el género, y crear un mundo propio e ideal.

¿Hubo alguna experiencia de tu infancia que haya detonado tu impulso creativo?
Mi infancia fue algo restrictiva a nivel social, siempre sentía que tenía que reprimir mis formas de expresión y hasta ahora siento que localmente no se comprende del todo lo que hago, pero esto también me permitió ser autodidacta.

Tu estética es muy peculiar, ¿cómo la forjaste?
Lo 'qué se dice' no tiene validez si no se piensa en 'cómo se dice'. Los temas de identidad y género que me gusta investigar pueden ser masificados si son enmascarados por una estética pop, además es muy divertido y poderoso. Me encantan los colores pasteles y el rosa; mucha gente aún los teme por sus connotaciones hiperfemeninas, pero a mí me encantan. Tengo muchos referentes en todos los campos: en la música pop, el cine, el teatro, las telenovelas, la cultura popular, la moda de los setenta y la actual.

Bratz por Martin Cantos

¿Cómo eliges los temas que explorarás con la fotografía?
Son temas que me incomodan y siento que son pertinentes de discutirse. Me interesa la virtualidad de la identidad; antes exploraba mucho el 'yo a través de otros', creaba en otros una versión de mí y esta mezcla creaba representaciones nuevas y diferentes; ahora prefiero hacerlo desde mi propio cuerpo. La visibilidad de nuevas formas de entender la sexualidad masculina y femenina es otro tema que me interesa mucho. También me intrigan las hibridaciones culturales: tomar referencias tradicionales del arte y mezclarlas con la cultura del Internet, o referencias eurocéntricas con detalles latinos contemporáneos. Me encanta el melodrama como género, es un recurso muy interesante y poco explorado que utilizo en mis fotos.

Bratz Martin Cantos


¿De qué trata tu serie de Bratz?
Las fotos las hago independientemente y no pensadas como una serie. Antes utilizaba a las muñecas como un elemento narrativo para una serie más grande, como en Hotline, que trataba de representar la plasticidad para ser mirados contemporáneamente por un espectador en particular. Me di cuenta que ellas pueden ser su propia historia; tienen mucho carácter y a la vez son muy ambiguas. Ahora me da mucha risa porque se han tornado en un elemento de la cultura del Internet que es aspiracional. Todos queremos ser una Bratz, vestirnos, maquillarnos y vivir en un mundo tan irreverente como el de ellas; con base en eso se me ocurrió hacer de ellas un simulacro de beauty gurus/influencers.

Bratz Martin Cantos


¿Por qué decidiste usar las Bratz y no cualquier otra muñeca?
Son ambiguas y rebeldes; eso me deja jugar mucho y hace que la gente no se aburra. Creo que su discurso disruptivo ayudó a crear el mío e inspiró no solamente mi trabajo, sino también mi forma de vestir y lo que me gusta. También incomoda a muchas personas y eso me encanta. Son super girly pero poderosas, representan una feminidad mucho más libre.

Algunas de las muñecas se ven bastante latinas, ¿cómo decides que tengan cierta apariencia?
Cuando decidí que Bratz sería parte del contenido regular en mi Instagram quise que tuvieran un propósito más allá de la estética, me interesaba mucho que hubiese una representación amplia. Quería incluso crear incomodidad; deformar al ideal de belleza que se presenta en una muñeca y que no fuera el tradicional de la Barbie rubia. Además, la industria de la belleza sigue siendo muy excluyente y espero que mis fotos con las muñecas puedan ser un guiño en contra de esto.

Bratz Martin Cantos


Para ti, ¿cómo puede destacar un joven creativo hoy en día?
Creo que siendo sensible, consciente y honesto. Conocer su contexto, ser arriesgado y fiel a uno mismo, además de empaparse del tema que le interesa —no sólo técnicamente. También pienso que en esta época es inevitable ser emprendedor y saber de negocios, relaciones públicas, etc. Si bien el trabajo creativo es precario, también debe ser inteligente.

¿Qué crees que debe reflejar la fotografía en esta época?
Un contexto y un discurso. Si no tienes claro el por qué haces algún tipo de arte, realmente no tiene sentido. Con Instagram hay un retorno de la estética que es importante e impulsa a copiar lo que está siendo celebrado, pero no debe olvidarse el aspecto ético, el por qué es pertinente e importante hacerlo para ti.


¿Cuáles son tus planes a futuro?
Me canso muy rápido y me gusta conocer cosas nuevas todo el tiempo. La foto sólo es una herramienta que creo nunca dejarla por completo pero quisiera abrirme a otro tipo de contenido, adentrarme en la moda y la música también; ahora estoy trabajando en un tema musical que espero salga a principios del próximo año, y tengo ganas de hablar de mi proceso de trabajo en YouTube. También hay algunos proyectos directamente con la marca Bratz que espero puedan ver muy pronto. Haga lo que haga, me gustaría hacerlo para una comunidad y bajo una estética pop y divertida.

Tagged:
mexico
Fotografia
Ecuador
bratz