Fotografía Doug Inglish

la nueva publicación de lazoschmidl muestra al hombre en seis coloridas versiones

Los marineros de Doug Inglish, los autorretratos de Paul Mpagi Sepuya... Hay uno chico para todos los gustos.

por Hayley Lind
|
18 Diciembre 2018, 12:06pm

Fotografía Doug Inglish

En agosto, i-D US publicó una serie de imágenes de Lazoschmidl repletas de tejidos de lúrex de colores, blusas estampadas transparentes y bodies de lentejuelas, todo previamente a su desfile p/v'19 en la semana de la moda de Estocolmo. La colección, que llegará a Opening Ceremony en febrero, se presenta ahora en forma de un ingenioso fanzine. Los diseñadores Joseph Lazo y Andreas Schmidl llevan desde 2015, que fue cuando crearon su primera colección, lanzando fanzines que complementan sus diseños. "Soy adicto a imprimir", dice Schmidl.

A diferencia de los zines anteriores, que contenían de 30 a 50 páginas firmadas por un solo fotógrafo, este se presenta más extenso y diverso. Contiene 84 páginas repletas de estilismo, autorretratos, textos románticos y coloridas ilustraciones protagonizadas por hombres. Esta vez, Lazo y Schmidl han trabajado con seis creativos distintos, lo que le ha dado a la publicación un estilo ecléctico y muy personal. Según Schmidl, a todas las personas involucradas les motivaba e interesaba el proyecto. "Esto no va de ganar dinero; hablamos de la marca", dice.

Paul Sepuya
Autorretrato por Paul Mpagi Sepuya

El zine empieza con una serie de fotos de modelos emulando a unos marineros en ropa interior, con los sombreros de marinero y las botas de combate diseñadas por Lazoschmidl, retratadas por Doug Inglish. Acto seguido, vemos varias en blanco y negro tomadas por el canadiense Bruce LaBruce donde aparecen varios chicos gays en los años 90, seguidas de 'selfies' del fotógrafo y artista Paul Sepuya enfundado en unos calzoncillos de Lazoschmidl y posando con un trípode. Sepuya ha desempeñado un papel más pequeño en los otros zines de Lazoschmidl, pero en este número ha optado por crear su propio editorial.

“Era muy importante que las fotos fuesen divertidas y sexis, pero no sexuales” dice Schmidl.

La segunda mitad de la revista muestra los diseños de Lazoschmidl entendidos con un buen gusto diferente. La siguiente sesión de fotos corre a cargo del fotógrafo y estilista francés Alexandre Chagnon, en la que podemos ver al modelo Madis Kuik posando con piezas de lentejuelas, gasa y punto de la colección de primavera (como en el anticipo que publicó i-D US en agosto). A partir de ahí, el arte entra en escena. El artista londinense Max Marsden nos presenta una serie de dibujos en los que vemos unas figuras masculinas rodeadas de elementos naturales como flores y césped, todo en colores brillantes. Retratos que parecen nacidos de la comunión de las estéticas de Hockney y Van Gogh.

Jasmin Storch
Fotografía Jasmin Storch

La fotógrafa residente en Suecia Jasmin Storch ha sido la que más ha contribuido a la pieza, firmando 30 de las páginas de la revista con multitud de looks de Lazoschmidl llevados por el modelo William Hagg. Aunque Hagg aparece con accesorios como tocados hechos de osos de peluche y periódicos, lo cierto es que el editorial respira un espíritu bastante minimalista.

Los diseñadores conocieron a Storch en una fiesta en 2015, y al poco supieron que trabajarían juntos en el futuro. Schmidl y Lazo nunca empiezan una sesión de fotos con un concepto fijo, y este caso no fue una excepción. Los diseñadores le dieron a Storch completa libertad creativa. “Me sorprendió que me dejaran decidir tanto“, dijo Storch. “Cuando vieron cómo trabajaba, dieron un paso atrás. Fue una colaboración muy fluida”. Las fotos salieron con un acabado granulado; un estilo que, según Jasmin, a menudo sucede por accidente. Sin embargo, a Lazo y Schmidl les encantó, y tenían la sensación de que les daba un toque nostálgico a su colorida visión. "Primero queríamos que fuera un poco más llamativo, un poco más pop“, dice Schmidl. “Pero cuando lo desarrollamos, creímos que ese aspecto granulado le daba un rollo más cálido e íntimo“.

Lazo y Schmidl solo han producido 100 copias, y las venden en su Tictail por tan solo 14 euros. Han puesto poco dinero en el proyecto, y cada sesión de fotos les ha llevado pocas horas. ”No tienes los medios, pero aún así quieres transmitir el mensaje, el concepto, las imágenes”, dice Schmidl. La mentalidad de "no desperdicio" es algo que se relaciona directamente a la marca: las prendas se fabrican a medida y se venden en cantidades limitadas. ”No quiero producir más de lo que sé que va a encontrar un hogar”, dice Schmidl.

Doug Inglish
Fotografía Doug Inglish

Lazo y Schmidl ven cada revista como una plataforma que ofrece la oportunidad de colaborar y la experimentar con creativos, y no piensan dejar de publicarlas a corto plazo. Schmidl quiere diseñar una revista para los distintos chicos que forman el mundo de Lazoschmidl, dándoles así a los modelos una plataforma para ayudar a impulsar sus carreras. Es reconfortante ver cómo una empresa de moda valora tanto a sus colaboradores como a la marca. “Para nosotros, es importante sacar a alguien que no es conocido, pero que sabes que va a llegar lejos“, dice Schmidl. En este caso, los colaboradores han ayudado a crear un trabajo único que estamos seguros de que se agotará.

Aunque el zine está compuesto por trabajos de distintos creadores, mantiene una constante: hombres jóvenes y guapos llevando la ropa de una forma artística, gracias a un gusto elegante y una dirección creativa bien cuidada. “Hablamos de personas y de arte, y de la lucha que supone la vida“, asegura Storch, señalando lo orgullosa y agradecida que se siente por formar parte del proyecto. “Me gustan que tengan experiencias de vida distintas, porque la ropa también cambia“, agrega Schmidl. “Al final, es una historia“.

Jasmin Storch
Fotografía Jasmin Storch

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Tagged:
Paul Mpagi Sepuya
moda masculina
lazoschmidl