Fotografía Alexandra Leese. Estilismo A Sai Ta y Audrey Hu. Todos los 'looks' son ASAI

los mágicos diseños de asai aportan una nueva vida a la moda londinense

A Sai Ta, el hombre tras de la increíble firma ASAI, está listo para demostrar hasta dónde puede llegar con su talento. Alexandra Leese retrata su última e impresionante colección en Moganshan, China.

por Clementine de Pressigny
|
26 Noviembre 2018, 10:28pm

Fotografía Alexandra Leese. Estilismo A Sai Ta y Audrey Hu. Todos los 'looks' son ASAI

Este artículo apareció originalmente en 'The Superstar Issue', de i-D, nº 354, invierno de 2018.

A Sai Ta, el diseñador de 30 años que se esconde tras de la firma londinense ASAI, se encuentra solo en su pequeño estudio en Seven Sisters un frío y lluvioso sábado de otoño. El espacio de trabajo, tranquilo y sin pretensiones, es como un caos organizado de ropa atascada en estantes estrechos, de los que desbordan capas de gasa cortada de colores estridentes que se han convertido en su sello característico.

Robustas máquinas de coser antiguas con elaboradas configuraciones de hilo se alinean en un extremo de la estrecha habitación rectangular. Una de las paredes está cubierta con tiras de telas con puntos superpuestos (generalmente algo escondido en una prenda de vestir, pero que A Sai ha hecho una característica en sus diseños) y un moodboard. Hay ilustraciones científicas de ranas, una foto en blanco y negro de un hombre en uniforme militar, una mujer tibetana con un traje tradicional. Hay un fragmento de material naranja y amarillo fosforescente que parece estar hecho de miles de hilos entretejidos al azar que se deshilachan en los bordes.

Model wearing Asai by Alexandra Leese outside Shanghai

Han pasado algunos meses desde que A Sai presentó su última colección en Fashion East, al no estar ya patrocinado por la incubadora de talentos, tiene que abrirse camino en el mundo de la moda como un nombre independiente. "Solo podía tener tres desfiles, se supone que solo te dan tres, pero me dieron un cuarto", revela. "Dijeron que este es el último, yo estaba como, '¿en serio?'". Él está bromeando, o eso parece –hacerlo todo por tu cuenta puede ser muy complicado. “Es difícil financiar y tratar de organizarlo todo tú mismo. Estoy haciendo mis propias relaciones públicas, pero tengo muchos amigos que me ayudan y me están apuntando en la dirección correcta, así que espero que en febrero pueda organizar un desfile. Pero estoy realmente emocionado, mi cerebro está temblando". Eso es obvio. A Sai habla rápidamente, desviándose de un pensamiento a otro, las oraciones toman giros rápidos. Está rebosante de ideas.

A Sai creció en Woolwich, al sur de Londres, en una familia de siete hijos. Sus dos padres nacieron en Vietnam, pero la familia de su padre era de origen chino y fueron expulsados después de la guerra. Se siente muy cómodo con la energía femenina, su padre se fue cuando él era joven, por lo que creció rodeado de mujeres, su madre y sus hermanas, además de algunos hermanos. Está especialmente unido a su hermana pequeña y solía pasar horas ayudándola a peinarse antes de ir a la escuela. “Todos los días era un desfile de moda. Cuando fui a la universidad, la gente decía: 'Sí, te conocemos a ti y a tu hermana, siempre con un look diferente'. íbamos a las tiendas de automóviles y comprábamos los aromatizantes de Piolín y cosas para los asientos para el bebé y los pegábamos en los jeans, para que ella tuviera un traje completo de Piolín”. Su madres es costurera, así que las máquinas de coser eran habituales en casa, y A Sai tomaba cosas de aquí y de allá. Sin embargo, no estaba totalmente seguro de que el diseño de moda fuera lo suyo. “Durante el primer año de estudios, no estaba seguro si hacer moda o estudiar negocios y economía en su lugar. Y luego no entré a Central Saint Martins. Así que me tomé un año sabático en el que hice muchos cursos cortos de joyería, textiles y patrones. Siempre había algo con la moda, pero nunca me acababa de sentir seguro. Supe que escogí el camino correcto gracias a mi colección otoño/invierno'18. De repente, sentí que era hora de comprometerse por completo a ello".

Model wearing Asai by Alexandra Leese outside Shanghai

En este momento, A Sai se está volviendo loco con grandes ideas y conceptos, y tiene el objetivo de diseñar ropa que sea práctica y accesible. "En este momento, no siento que esté aportando toda mi capacidad en absoluto, siento que me he estado conteniendo solo para hacerlo comprensible. Con mi colección de fin de carrera en la BA podría haber sido más abstracto y expresivo, pero algo en mi cabeza me decía: todavía es moda y la gente necesita algo tangible con lo que se pueda sentir identificado. Existe una tensión entre cuánto está hecho para mí y cuánto para la audiencia”. Está explorando otras formas de inyectar ideas más abstractas en sus diseños; pensando en cómo la danza y la escultura podrían relacionarse con la moda para la presentación de su nueva colección. Hasta él mismo podría bailar. "Siempre me ha interesado la danza, pero siempre he sido consciente de mi cuerpo y mis capacidades, así que lo hago en mi habitación".

La experiencia en Central Saint Martins fue prolongada, estuvo allí de forma intermitente durante mucho tiempo debido a problemas personales. No obstante, su talento llamó la atención rápidamente. Mientras estudiaba, hizo una pasantía en The Row y, después de graduarse, fue solicitado por Yeezy. Él ha canalizado estas experiencias al descubrir qué le gusta y qué no le gusta en su propio trabajo. "Mis colecciones están creciendo porque poco a poco me estoy comprendiendo más", dice. "Hasta ahora he estado jugando con el mal gusto y refiriéndome a mi adolescencia, pero siento que ahora es el momento de mostrar mi lado más refinado y sofisticado, y tengo muchas ganas de explorarlo". Ahora tengo 30 años, pero siento que lo que he estado mostrando hasta ahora era una versión de mi entre los 16 y los 20 años, bastante angustiado y muy DIY".

Model wearing Asai by Alexandra Leese outside Shanghai

A Sai se está volviendo más seguro con respecto a quién es y qué quiere decir. A pesar de que ha jugado con motivos que hacen referencia a su herencia asiática –particularmente el cómo se ve el Este a través de los ojos del Oeste–, no quiere que lo encasillen. "No estaba seguro de que la gente respetaría mi voz más allá de mí siendo un persona asiática y siendo británico, sentí que la gente quería ver ese lado más... Y ahora es como, ¿no tengo la licencia para hablar o explorar inquietudes más allá de mi raza? Te conviertes en algo simbólico o te conviertes en una voz para la representación. La próxima temporada quiero mostrar que soy más que eso. Toda esta idea de ser calificado como una sola cosa me parece un obstáculo. Quiero mostrar las profundidades de mí mismo".

Sin embargo, lo que logró hasta ahora es demostrar que es un joven diseñador sumamente dotado, un trabajador con una habilidad especial para la experimentación y con una voluntad de seguir yendo más allá, desarrollando su voz y visión, imperturbable por los altibajos a los que seguramente se enfrentará en el camino. “Todo lo que he logrado es porque he luchado por mí mismo. Obviamente, he tenido apoyo, y ha sido increíble. Pero es todo un roto venir de donde yo vengo y conseguir romper estos límites de lo que se espera de alguien de barrio. Es algo que me da confianza".

Models naked photographed by Alexandra Leese outside Shanghai
Models kissing and wearing Asai by Alexandra Leese outside Shanghai
Topless model by Alexandra Leese outside Shanghai, China
Two models photographed by Alexandra Leese
Two models standing behind leaves photographed by Alexandra Leese

Créditos


Fotografía Alexandra Leese
Estilismo A Sai Ta y Audrey Hu

Peluquería Minghu Zhang. Maquillaje Xin Miao. Producción England Summers y Beibei de Odd Studio. Asistente de producción Paula Jeong. Retoque IMGN. Casting Denise Hu y Beibei. Modelos Pan Haowen @LongTeng y Wong Chunjin @NSR.

Las modelos llevan 'looks' de ASAI.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.