¿por qué todo el mundo lleva las mismas nike?

En su última incursión en el armario popular, Cleo Le-Tan investiga el auge de las Nike ultraligeras.

por Cleo Le-Tan
|
06 Noviembre 2014, 4:20pm

En Estados Unidos todo el mundo está obsesionado con hacer deporte. La verdad es que yo no: sinceramente, creo que no estoy hecha para ello. Espero que un día mi opinión cambie al respecto, y quizá en algún momento pueda convertirme en una persona atlética y de buen ver. Sin embargo, y a pesar de mi indiferencia para con los deportes, sí me gusta vestir cómoda e ir a todos los sitios caminando. Y a mi marido también. Por eso, durante la última semana hemos competido para ver quién lleva las zapatillas más cómodas.

La ganadora indiscutible soy yo. Hace poco me apunté a la moda de llevar las típicas Nike ultraligeras. Mucha gente en Nueva York (y en Londres, Madrid, etc.) lleva las Roshes, las Free Run o cualquier cosa que lleve el nombre Flyknit (sea lo que sea eso). ¿Qué puedo decir? Están hechas con una delgada capa de nailon y tienen una finísima suela de goma. Prácticamente parecen calcetines que estén hechos para ser la cosa más parecida a correr descalzo. Soy consciente de que llego tarde a la tendencia, pero nunca fui la trendsetter de la clase.

Hasta ahora me había conformado con unas Nike Cortez blancas y negras y unas Jordan 5 negras de color naranja flúor que mi hermano me había regalado en Navidad. Huelga decir que no estaba muy puesta en "el mundo de las zapas". A ver, me había dado cuenta de que todo el mundo lleva calzado ultraligero, pero no me había parecido tan atractivo como para probarlo. Hasta ahora.

Mi hermano ha sido desde siempre un fanático de las zapatillas modernas y comprador compulsivo de los nuevos modelos de Nikes más futuristas y estrafalarios. Mi hermana, por su parte, es más de las que impone tendencias antes de seguirlas, pero también se ha apuntado a ésta. De hecho fue ella la que motivó mi entrada al club: "Créeme, pruébate unas. Una vez las lleves no vas a querer volver a llevar otra cosa: son posiblemente las zapatillas más cómodas que se hayan inventado".

Al principio estaba un poco recelosa. Pensé que eran feas. También es verdad que detesto todo aquello que la masa lleva. Y todo el mundo las lleva. Pero sentía que estaba más perdida en lo concerniente a moda deportiva que una viejecita en una aldea de cincuenta habitantes. Para rematar la cuadratura del círculo, mi marido se rompió un dedo del pie y el pediatra le sermoneó sobre la necesidad de llevar calzado cómodo: "No sólo puede ir con zapatos. Y si lleva zapatillas evite por favor cualquiera que sea muy plana. Las Nike o las New Balance son buenas opciones: los últimos modelos son los mejores: cómodos y ultraligeros".

Así que me fui al Foot Locker, donde un dependiente me informó amablemente de que "los zapatos de running están diseñados para apoyar la pisada en todo momento: por eso son tan cómodos". Ahá. Me probé unos pocos modelos mientras el dependiente me recomendaba las Free Run porque "son ligeras y transpiran mejor". Al final salí de allí con unas Roshe Run en azul marino con toques rosa flúor y detalles en naranja y amarillo por aquí y por allá. Y ahí estaba yo, formanado parte de un fenómeno que había observado pasivamente desde la grada desde hace años. Había claudicado, y lo curioso es que estaba disfrutando de la nueva sensación.

Desde entonces no me las he quitado. Me da un poco de vergüenza admitirlo, pero siento como si estuviera en una secta o algo así. Y soy muy feliz por ello. Por un momento tuve problemas para comprender el fenómeno, preguntándome de dónde salían todas esas zapatillas y por qué absolutamente todo el mundo las llevaba. Me parecía fascinante. Pero cuando compré las mías lo entendí todo. Estéticamente ya me he acostumbrado a ellas y ahora mismo incluso me gusta su diseño. A estas alturas sé que he comprendido este fenómeno y que, por una vez, la masa estaba en lo cierto.

Recomendados


Texto Cleo Le-Tan
Fotografía Sean Thomas
¡Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

Tagged:
nike
deportes
Nueva York
cleo le-tan
Sean Thomas