todos podemos ser padres

A día de hoy tener dos papás o dos mamás ya no es un fenómeno del todo inusual. Con el incremento de parejas homosexuales que se han decidido a tener hijos, investigamos sobre todo aquello por lo que tienen que pasar (legal, social y económicamente...

por i-D Team
|
29 Diciembre 2014, 7:45pm

Bruno Staub

El 23 de septiembre de 2012, Tom Ford y Richard Buckley anunciaron el nacimiento de su hijo, Alexander John Buckley Ford, que tuvieron gracias a la ayuda de una gestadora subrogada. Alexander es el primer hijo de la pareja, que lleva unida más de 25 años. Tom y Richard son solo un ejemplo de las muchas parejas mediáticas homosexuales que están empezando a tenerlos. Elton John y David Furnish también anunciaron el nacimiento del suyo, también a través de una gestadora subrogada. Hace cinco años de aquello y desde entonces ya han tenido el segundo. "No puedes llegar a imaginar lo mucho que ese pequeño tan puro e inocente ha llegado a cambiar nuestras vidas", le contaba Furnish a la prensa poco después de nacimiento de Zachary. Elton añadía: "La paternidad es lo mejor que nos ha pasado jamás".

El auge de las familias LGBT con niños ha sido tiernamente denominado como "gayby boom" (es decir, un baby boom gay). Ricky Martin y su (ex) pareja Carlos González Abella son ahora los felices padres de Valentino y Matteo, unos adorables gemelos que nacieron en 2008 gracias a una gestadora subrogada. Mientras tanto, Cynthia Nixon (más conocida como Miranda en Sexo en Nueva York) se convirtió en madre junto a su pareja, Chrisine Marinoni, en 2011. En mayo del año pasado, se lanzó una revista bimensual llamada Pink Pareting que contenía todo tipo de consejos y trucos que toda pareja del mismo sexo tenía que saber sobre la adopción, el fomento y la maternidad subrogada. Pero, a pesar del aumento en las estadísticas de este nuevo modelo de familia, todavía se tienen que enfrentar a todo tipo de retos para proteger sus intereses. 

Elton John le contaba a The Guardian: "Creo que ser hijo único es algo complicado, pero todavía lo es más si eres el hijo único de un famoso. Quiero que [Zachery] tenga un hermano o una hermana con el que pasar tiempo y no sentirse solo. Sé que cuando empiece el colegio va a estar sometido a mucha presión y que habrá niños que le digan cosas como "no tienes mamá". Es algo inevitable y ya lo hablamos antes de tenerle; por eso queremos que tenga a alguien a su lado que le consuele y le anime".

En cualquier caso ser padre va mucho más allá: se trata de amar, cuidar y ofrecer todo lo que está en tu mano para llevar a esa persona por el buen camino en la vida. "Todos nuestros hijos conocen a sus madres biológicas y las vamos a visitar a menudo a Estados Unidos", comentan Barrie y Tony Drewitt-Barlow, la primera pareja homosexual de Reino Unido que marcó un antes y un después en la historia cuando, en 1999, viajaron a California para recoger a sus hijos recién nacidos gracias a una gestadora subrogada. Los gemelos, Saffron y Aspen, constaban en el registro británico como los primeros niños en tener dos hombres como padres. Desde entonces, la pareja ha tenido 4 hijos más.

Si puedes darle a un niño el amor y la seguridad para permitirle crecer en un ambiente constructivo y de confianza no importa que seas gay, hetero o bisexual. El secreto del éxito en la educación de un hijo es únicamente todo el amor que le puedas proporcionar.

La aceptación del pueblo británico con los homosexuales y su derecho a la paternidad es cada vez mayor y se hace palpable en circunstancias como la lluvia de críticas que recibió Rupert Everett -abiertamente homosexual- en relación a las declaraciones que hizo sobre el tema en The Sunday Times. En la entrevista, el actor dijo que no se podía llegar a imaginar "algo peor que criarse con dos padres gay". Añadió que los hombres homosexuales no pueden ser buenos padres. Ben Summerskill, director ejecutivo de un grupo a favor de los derechos de los homosexuales llamado Stonewall, también opinó acerca de esas declaraciones: "Rupert debería investigar un poco sobre el tema antes de hablar. No hay nada que demuestre que los niños criados por parejas del mismo sexo sufran ningún tipo de 'alteración' a lo largo de su vida".

La mayoría coincide en lo mismo: si puedes darle a un niño el amor y la seguridad para permitirle crecer en un ambiente constructivo y de confianza no importa que seas gay, hetero o bisexual. Recientes investigaciones de la Organización por el Bienestar Infantil confirman que "los niños que crecen bajo el cuidado de padres LGBT no se diferencian en ningún aspecto del resto; la calidad de la educación ofrecida no tiene nada que ver con la orientación sexual de los tutores de un niño". Esta investigación, además, afirma que estas personas se muestran mucho más tolerantes ante cualquier tipo de diversidad en el ser humano. Quizás Rupert debería echarle un vistazo al estudio…

Según la Facultad de Birkbeck en la Universidad de Londres, las parejas homosexuales que han optado por tener hijos a través de la subrogación tienen tendencia a mostrarse mucho más implicados con ellos y gozan de una buena estabilidad financiera. No pueden tenerlos de forma biológica, así que tienen que premeditar tal decisión y pasar por el duro y costoso proceso de la adopción o por encontrar a una gestadora subrogada. Cada vez hay más agencias de adopción en Reino Unido que dan la bienvenida a las parejas LGBT, pero en muchas zonas del país, las relaciones con la comunidad homosexual son todavía una asignatura pendiente. De los 3.200 niños adoptados en el Reino Unido en 2010, solo un 4% fueron adoptados por parejas del mismo sexo. 

Robert Triefus, íntimo amigo de i-D e integrante del grupo de lujo PPR, fue uno de los primeros en adoptar junto a su pareja, Caleb Negron, en 1999. "Los dos años de burocracia por los que pasamos antes completar la adopción de Matteo fueron una montaña rusa", nos cuenta Robert. "Hemos pasado por todo tipo de emociones: de la angustia al éxtasis en un visto y no visto, y de la peor de las depresiones a la mayor de las alegrías. Pero, a pesar de todo, hemos encontrado el amor más puro en este pequeño, que ahora forma parte de nuestras vidas y por el que merece la pena levantarse por las mañanas. Lo único que queremos es alentar a todas aquellas parejas que están pensando en la adopción. Hay muchos críos preciosos ahí fuera con la necesidad de unos padres que les quieran". Robert y Caleb están ahora en proceso de adopción de su segundo hijo.

"Todas las solicitudes de la comunidad LGBT con el fin de adoptar o convertirse en familia de acogida son bienvenidas", asegura Hugh Thronbery, el director de estrategia de los servicios sociales. "El requisito principal para conseguirlo es ser capaz de darle a los niños el cuidado y el amor que se merecen". La sexualidad no juega ningún papel en la función como padre. Sin embargo, los prejuicios y la falta de comprensión son todavía algunos de los obstáculos a los que todavía se tienen que enfrentar las parejas homosexuales a la hora de adoptar.

¿Qué importa la genética si no puedes darle el amor y el apoyo a alguien que lo necesita para convertirse en la persona que quiere ser? Un padre biológico solo pone el espermatozoide, pero un padre de verdad está ahí para su hijo los 365 días del año, participa de forma activa en su vida, le ayuda a crecer, a aprender de sus errores y, para eso, no hace falta compartir ADN.

Los pañales, las rabietas y los mocos en invierno son iguales para todos, independientemente de que te gusten los hombres, las mujeres o los dos. El nivel de compromiso que requiere educar a un niño es muy alto: cada decisión que tomas le afecta directamente y en tus manos está que descubran la diferencia entre lo que está bien y lo que no. Tienes que alimentarlo, vestirlo y procurar que no le pase nada malo, y poco importa que seas gay, hetero, rico, pobre, alto o bajo: eres la persona más importante en la vida de esa persona y es tu responsabilidad asegurarte de que él o ella sepan que también lo son en la tuya. 

Recomendados


Texto Christopher Bennett
Fotografía Bruno Staub
Estilismo Elgar Johnson

Tagged:
LGBT+
Tom Ford
elgar johnson
bruno staub
christopher bennett