así es ser gay en berlín

Matt Lambert retrata a la juventud que no se rinde a los estereotipos de género.

por i-D Staff
|
20 Noviembre 2015, 8:35am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Matt Lambert es un fotógrafo y cineasta afincado en Berlín conocido por su búsqueda continua de jóvenes y sexualidad. Le pedimos que retratara a la joven generación de berlineses que no se identifican como heteros, gays, bisexuales ni transexuales. No se quieren etiquetar dentro de ninguna de estas categorías y no quieren rendirse a los estereotipos de género. En Berlín son libres de ser quienes quieran ser. Te presentamos a Bennett, Zoe, Fion, Henry, Karla, Maeva, Sadly, Lukas, Nico y Hans.

"Hace unas semanas me senté con un grupo de adolescentes en Berlín que no se definen como 'heteros' para hablar sobre la ciudad y su influencia sobre el modo en que definen quiénes son y a quién aman. Como era de esperar, le dieron mucha menos importancia al asunto que aquellos que tan solo tienen unos pocos años más. Me mudé aquí hace cinco años y gran parte de mi trabajo se centra en la juventud, la intimidad, el amor y el sexo de esta ciudad que me ha dado mi voz y mi visión. Me encanta y, en ocasiones, envidio la naturalidad y confianza que se siente a esa edad. Aunque es la ciudad lo que les da el impulso, me resulta incluso más fascinante ver cómo esa energía y ese espíritu progresista empapa los corazones de las nuevas generaciones". Matt Lambert 

"La gente que veo cada día en las calles de Berlín viviendo su sexualidad con libertad me hace sentir cómodo siendo mi "verdadero yo". Creo que, en ocasiones, ser gay en Berlín es incluso una ventaja. Ser gay en Berlín se convierte en la norma y por eso te tratan de forma normal, ¡como tiene que ser!". Bennett, 18.

"Es importante que te acepten tal y como eres, pero también lo es ser capaz de encontrar gente con tus mismas opiniones y Berlín te ofrece ambas cosas". Zoe, 19.

"Incluso cuando la vida aquí en Berlín no es fácil, nunca se debe al hecho de ser gay. En Berlín yo decido quién quiero ser, qué quiero hacer y con quién quiero relacionarme", Lukas, 17.

"No se me ocurre ninguna situación en Berlín en la que me haya sentido inseguro a causa de mi identidad. Obviamente, hay gente que dice tonterías, pero raras veces van más allá y además son siempre una minoría. El resto siempre muestra su apoyo, por eso vale la pena expresarte de la forma que quieres. Creo que si no te va la diversidad, no estarás a gusto en Berlín mucho tiempo". Fion, 17.

"Berlín es diferente a cualquier otro lugar sobre la Tierra. En esta ciudad, creo que puedes ser quien quieras ser y hacer cualquier cosa que quieras hacer. Berlín te da mucha libertad, ¡es alucinante! Me siento muy cómodo mostrándome tal y como soy en Berlín y a veces me pregunto si Berlín me ha cambiado o solo me ha hecho sacar quien ya era. Anteriormente había vivido en un par de ciudades diferentes, pero, de verdad, no hay ningún lugar como esta locura de ciudad. Berlín es el lugar perfecto para salir del armario: tiene una gran comunidad LGBT y una cultura queer y joven muy activa". Sadly, 18.  

"Berlín me ha permitido liberarme de todo tipo de atadura. Nunca he tenido ningún obstáculo para expresar lo que querría expresar de forma natural. La vida social en Berlín va muy deprisa y la gente no se para a analizar tu sexualidad de una forma exagerada, lo que ayuda a crear un buen ambiente para la gente gay. Berlín suele ser bastante abierto, pero creo que la forma en la que la gente carece de perjuicios es única en esta ciudad. Aquí, ser gay o bisexual no es algo que se discuta y pasa casi desapercibido; la gente valora la diversidad por encima de las definiciones estrictas". Henry, 18.

"Berlín es una ciudad donde todo el mundo tiene su propio espacio personal. Te permite vivir tus sentimientos y deseos más oscuros. Lo anormal se convierte en normal y eso me da la libertad para hacer lo que quiera. Berlín no te culpa por ser gay, hetero, bisexual, transexual o cualquier otra forma que tengas de vivir tu sexualidad". Hans, 18.

"A veces, cuando camino por las calles de Berlín, tengo la sensación de que todo el mundo es especial y tiene el derecho de vivir de la forma que quieran para ser felices, así que yo también puedo hacerlo. Berlín me ha animado a aceptar muchas cosas de mí misma y me encanta su energía, su vida y su diversidad". Karla, 18.

"En Berlín, la gente no define a los demás por su sexualidad, sino más por su personalidad. Aquí hay mucha tolerancia y la gente no necesita "etiquetarte" de buenas a primeras. Trato de no definir mi sexualidad porque lo que me gusta de una persona es su personalidad y para mí su sexo es algo secundario. Mis padres me quieren del modo que soy porque para ellos la sexualidad no es algo que defina a una persona". Maeva, 18.

"Berlín es un lugar genial para ser del modo que soy, sin tener que preocuparme de lo que piensan los demás o sentir la necesidad de esconderme. Desde que me mudé aquí siento que mi sexualidad ha dejado de ser un problema". Nico, 18.

Recomendados


Fotografía Matt Lambert
Asistente de fotografía Luca Fuchs
Peluquería y maquillaje Tan Vuong

Tagged:
LGBT+
gay
queer
Matt Lambert
trans
Género
Cultură
Alemania
LGTB
juventud