j.w. anderson es el diseñador más emocionante y desafiante de su generación

Al copiar y pegar y manipular el pasado, el presente y el futuro, los diseños de Jonathan Anderson, tanto como para su línea epónima como para Loewe, nos son familiares y a la vez parecen ser de otro mundo.

por Steve Salter
|
22 Julio 2015, 5:00pm

Edie wears all clothing Loewe

"Es un mood board", dice Jonathan acerca de su diseño para la envoltura del 35th Anniversary Issue de i-D. "Exhibe objetos de mi vida -mis posesiones y mi pasado, presente, futuro". Naturaleza muerta bien conservada de su vida y sus amores, el diseño ofrece una instantánea de su carácter y enfoque creativo. "Como una extensión de su democracia recién descubierta, la moda tiene que ser abierta, debe ser agradable. Estos son todos los elementos que tienen un significado sentimental para mí, son momentos de mi vida", concluye.

Ya que Jonathan pisa con confianza la cuerda floja de los gustos, siempre hay aspectos que seducirán a algunos y repelerán a otros, pero a todos nos une la intriga. En el mundo de Jonathan, un retrato familiar reconfortante se encuentra peligrosamente cerca de un dildo; no quiere que nosotros, o él mismo, estemos del todo cómodos. "Si estás demasiado cómodo, entonces está viciado, significa que no estás haciendo un buen trabajo o esforzándote lo suficiente", dice. "En el momento en que crees plenamente que algo es realmente increíble, estás demasiado cómodo". Para la colección otoño/invierno 2015, la incomodidad llegó al re-imaginar a Berlín en los años ochenta. "Tenemos un estigma sobre los años ochenta", dijo en backstage, después del desfile. El solo recuerdo de esta década envía escalofríos a través de la mayoría de las espinas. Pero no en la de Jonathan. Él buscó revivir los tropos de los años ochenta que aquellos que tienen la edad suficiente para recordar probablemente preferirían olvidar, logrando re imaginar y re paquetar todo, desde el lamé ostentoso hasta las blusas de pussybow y las botas hasta la rodilla de tacón grueso, de una manera que tienta a una nueva generación.

A medida que flota a través de las épocas y las culturas, cuestionamos el pasado y vemos sueños futuros a través de su filtro. Es un reto, incluso provocativo, pero siempre es emocionante. El verdadero talento de Jonathan es saber qué desean la industria y el consumidor antes de que se den cuenta por sí mismos. "Una de mis mayores frustraciones con la crítica de la moda es que la moda no tiene la intención de tener sentido en ese momento. Estás, en última instancia, diseñando para el futuro". A pesar de tener un ojo en el pasado y otro en el presente, la mirada de Jonathan está firmemente fijada en el mañana y más allá. Y no está solo.

"Soy muy abierto sobre con quién trabajo", dice. "Este no es un show de un solo hombre. Son dos marcas y ambas contienen un sinnúmero de personas talentosas y tú colaboras con ellos, y es ahí donde está la modernidad actualmente", explica. "Benjamin Bruno es una persona con la que he trabajado durante mucho tiempo y nos desafiamos mutuamente, casi hasta el punto de la distracción. Nuestra relación de trabajo es difícil, puede llegar a ser argumentativa, pero necesita eso. Sabemos cómo crear conflicto, pero el conflicto es, en última instancia, el que desarrolla las ideas. Cada marca de moda lo tiene, incluso si no es tan visible. Necesitas a alguien más para crear esa fricción, esa chispa, esa energía", añade.

Los días de bajar por unas escaleras de escape de incendios para una breve charla con mi (ahora ex) vecino se han ido. Jonathan está constantemente solicitado y es difícil de atrapar. En esta ocasión hablamos por Skype, y, a pesar de la conexión llena de ruidos, la claridad de pensamiento del diseñador nunca flaquea. Está sentado en su estudio en Hackney pero podría estar en cualquier lugar. Su energía, enfoque y talento ahora reverberan en toda Europa y más allá. Entre trabajar en su línea epónima y la reorganización de Loewe, el diseñador es omnipresente.

A pesar de su éxito, Jonathan continúa confundiendo. Adjetivos innumerables son lanzados en las mentes confusas de sus colegas y críticos. Los medios tienen una inclinación por categorizar a la gente, pero no es un diseñador que esté a gusto en alguna caja, por grande que ésta sea; siempre está tratando de seguir adelante. Se le ha llamado de todo, desde estratega astuto hasta creador de imágenes hasta el diseñador más interesante de la moda, pero, ¿cómo se define J.W. Anderson?

"Algunas personas me han malinterpretado y eso es lo más difícil de la moda y los medios de comunicación. A veces me encuentro con personas que dicen: 'Oh, pensé que eras muy difícil o maquiavélico' y así sucesivamente", dice. "La gente puede malinterpretar lo que es la ambición y lo que es administrar tu propia empresa. Lograr los volúmenes que logran los diseñadores hoy en día, bajo la presión de un sistema de rápido movimiento, es muy difícil". Es difícil no estar de acuerdo. Hoy en día, entre J.W. Anderson y Loewe, Jonathan diseña diez colecciones al año. "Me siento muy bien con ello", admite. "Podría cambiar a medida que me hago mayor, pero por el momento me gustan los retos diarios. Soy muy afortunado de tener voz en esta industria".

"Cuando vas por un río, vas tan rápido que no te das cuenta de lo que está pasando", continúa. "Ha sido un viaje surrealista, pero ha involucrado una gran cantidad de trabajo. En última instancia, compites contra ti mismo. Eso puede ser una alegría pero también un peligro porque nada es lo suficientemente bueno". Para Jonathan, lo importante es la fe y la ética de trabajo. Hay pocas personas, si es que las hay, tan motivadas o ambiciosas como él. 

"Lo que más me frustra, y la razón por la que he dejado de leer, es que la gente piensa que me han entregado todo en bandeja de plata", dice. Cualquiera que haya prestado atención a su desarrollo bajo el foco de London Fashion Week y London Collections: Men sabrá cuán ridícula es esa idea. Nuestro primer encuentro fue en el sótano de la boutique de culto de Covent Garden, Two See, para la presentación de la colección otoño/invierno 2008 de J.W. Anderson -una presentación comisariada que se adentró profundamente en la mente inquietante de Rasputín, mientras jugaba con los temas de sexualidad, aislamiento y vulnerabilidad existencial. A pesar de ser una promesa, es notable ver cuán lejos ha llegado en estos años posteriores.

¿Lo ha cambiado el éxito? "Me he enfocado más y tengo que tomar decisiones rápidamente", dice. "Para mí, se trata del momentum, no puedo distraerme. No puedo salir y emborracharme todas las noches, tienes que tener límites. Mi abuela me crió y me inculcó la moderación. Incluso el trabajo tiene que ser con moderación. En este trabajo tienes que asumir la responsabilidad, es la vida de la gente. Sí, es para LVMH pero es, en última instancia, para la gente. Tienes responsabilidades con las fábricas, con los empleados, pero no puedes pensar demasiado pues, como dice mi madre: "No te puedes comer todo el pastel, te puede abrumar", añade con una sonrisa.

Y bien, ¿dónde se ve Jonathan y su línea epónima en treinta años? "Espero que J.W. Anderson esté más establecido y que yo todavía siga aquí", concluye. "Probablemente estaré trabajando hasta el día en que me entierren. Las personas creativas son adictas a ser creativas -En última instancia, eso te mantiene vivo". Serías un tonto si no apuestas por él.  

 @jw_anderson

J.W. Anderson es el diseñador más emocionante de nuestra generación

Credits


Texto Steve Salter
Fotografía Alasdair McLellan 
Estilismo Benjamin Bruno
Peinado Malcolm Edwards de Art Partner
Maquillaje Lynsey Alexander de Streeters London usando Estée Lauder
Técnico de Uñas Jenny Longworth de CLM usando Chanel S2015 & Body Excellence
Diseño de Set Andy Hillman de Streeters
Asistente de Fotografía Lex Kembery, James Robjant, Matthew Healy
Asistente de Estilismo Natalie Cretella, Shaun Kong, Natasha Arnold
Asistente de Peinado Jason Lawrence, Rebekah Calo
Asistente de Maquillaje Camila Fernandez
Asistente de Set Sam Overs
Retoque Output Ltd
Modelo Edie Campbell @ Viva London

Tagged:
JW Anderson
the 35th birthday issue
entrevistas de moda