conoce al joven diseñador que ganó el prestigioso premio hyères de este año

Nos encontramos con Wataru Tominaga después de su desfile en la Semana de la Moda Mercedes-Benz de Berlín, para hablar acerca de cómo pasar de ser un diseñador joven a ser realmente alguien en el mundo de la moda.

por Alexandra Bondi de Antoni
|
04 Agosto 2016, 4:23pm

Cada año, cientos de estudiantes salen de las escuelas de moda del mundo, con el sueño de llegar a ser importantes un día. Ya sea creando su propia marca o trabajando para una casa de modas establecida, con un título en la bolsa, el mundo parece estar lleno de oportunidades. Sin embargo, muchos rápidamente se dan cuenta de que no todo es tan simple como ellos esperaban en la universidad.

Una persona para quien las estrellas claramente están bien alineadas es Wataru Tominaga. El joven diseñador japonés terminó sus estudios en Central Saint Martins de Londres y con su colección final ganó uno de los premios más deseados. En mayo de este año, fue distinguido con el Première Vision Preis en la trigésima primera edición del Festival Internacional de Moda y Fotografía de Hyères.

Más de i-D: Los 10 fotógrafos finalistas del Festival de Hyères

En realidad todo eso no es algo tan sorprendente. Los diseños de Tominaga son audaces; sus cortes son refrescantemente diferentes en un mundo donde muchos siguen las tendencias con el fin de vender bien. Su elección de color y sus combinaciones de diversos materiales y siluetas son alegremente finos, mezclando pana teñida con camisas oversized de algodón de forma hábil y casi infantil, combinándolas con pantalones estampados y mangas plisadas. Julien Dossena, un miembro del jurado de Hyères y Director Creativo de Paco Rabanne, comparó las formas que crea Tominaga con las de Issey Miyake. Sus diseños se inspiraron en la gran dama de las confecciones plisadas, Madame Grès.

En octubre se mudará a París para aprender de los métiers en el atelier de Chanel y para trabajar en colaboraciones con la firma francesa, Petit Bateau. Nos encontramos con el diseñador después de su pasarela en la Semana de la Moda Mercedes-Benz de Berlín y le pedimos que nos explicara cómo puede uno volverse alguien en el mundo de la moda siendo un diseñador joven.

Wataru Tominaga

Al ver tu colección por primera vez, los colores son lo que resalta de inmediato. ¿Qué es lo que te fascina del color?
He pensado mucho en ello, pero exactamente no sé. Puedo adivinarlo. Siempre me he sentido atraído por los colores fuertes. Cuando era niño, me gustaba mucho la cultura pop estadounidense de los años sesenta y setenta. No era capaz de sacar esas imágenes de mi cabeza. Esta colección se inspira principalmente en la ropa de esa época y en cómo vestía la gente entonces. Pienso en el movimiento hippy y en el movimiento folclore. No importaba si eras hombre o mujer. El género en realidad no existía. En estos días, tengo la sensación de que ya ni siquiera tienes que decir unisex, a la gente no le interesa. Son mujeres, hombres, trans, no importa.

Más de i-D: Hablando sobre el futuro de la moda y la fotografía con el jurado del Festival Hyères

Asumo que Estados Unidos en los años sesenta tenía una cultura completamente distinta a la cultura en la que creciste.
Sí, era diferente; aunque Japón tiene una cantidad demencial de cultura que ofrecer obviamente. Cuando era joven, básicamente vivía en Internet. No tenía ningún amigo real. No salía mucho. Siempre leía cómics y pasaba días en la computadora. Siempre me fije en la ropa.

¿En dónde creciste exactamente?
Crecí en un pequeño pueblo al sur de Japón. Probablemente esa es la razón de que no saliera mucho, porque no había nada que hacer ahí. Soy más bien un chico de ciudad. No me interesa la naturaleza, es por eso que pasaba mi tiempo en línea.

Más de i-D: 10 cosas que debes saber sobre Louis Trainor-Selwyn

¿Eso cambio cuando te mudaste a Londres?
Primero estuve en Tokio y luego me mudé a Londres. Siempre quise asistir a Central Saint Martins. En algún momento, me encontré un cómic sobre una chica que estudiaba moda en Londres. Leí el cómic una y otra vez y siempre quise ser como ella, a pesar de que el cómic estaba dirigido a chicas.

Hablas acerca de la cultura pop, la cual es bastante vertiginosa en sí misma. Sin embargo, tu ropa parece ser muy bien planeada, detallada y demás pero no vertiginosa, incluso si es colorida y opulenta.
Sí, probablemente tienes razón. Un diseñador que quiere hacer algo nuevo y original necesita tiempo, de lo contrario sólo será uno más del montón. Eso es lo más importante. Estos días todo el mundo está haciendo cosas similares. Los estilistas ayudan a los diseñadores. Casi todo se trata de estilismo. No me gusta eso. Por supuesto que es importante, pero yo quiero que mi ropa destaque por sí misma.

¿La confección es tan importante como el diseño?
Exactamente. El arte de confeccionar es muy importante. Estoy ansioso por mudarme a París, donde, gracias a mi éxito con Hyères, voy a trabajar en el taller de Alta Costura de Chanel. Espero poder aprender mucho ahí. Definitivamente quiero hacer zapatos, más estampados y bordados.

Dijiste que prefieres tomarte tu tiempo. Pero el mundo de la moda va increíblemente rápido. ¿Cómo crees que puedes asegurarte de hacer esto y no quedar atrapado en la rueda de hámster de la moda?
No necesariamente tienes que sucumbir a la velocidad. Algunos diseñadores hacen las cosas de forma natural y luego los estilistas vienen y compensan lo que falta en el diseño. Si el estilismo es bueno, tu ropa no tiene que ser tan especial. No me gusta eso. Si nos fijamos en el mundo de la moda, veremos un cambio de pensamiento. Como joven diseñador, tienes que recordar quién eres y tus motivaciones, incluso si muchas voces te dicen algo diferente.

Acabas de terminar la universidad, donde se puede pensar con libertad. Sin embargo, ¿ya has empezado a pensar en quién va a usar tu ropa?
No, en realidad no. No quería limitarme. Tal vez cuando quiera empezar mi propia marca, pero en este momento estoy concentrado en lo esencial: el diseño.

Más de i-D: El diseñador Wataru Tominaga y la fotografa Vendula Knopovà ganaron Hyères 2016

¿Cómo te ves en el futuro?
Obviamente, hacer mis propias cosas es mi sueño. Probablemente no será nada fácil. Al final, no siempre se puede conseguir lo que uno quiere. Cuando trabajas para una marca, te tienes que ajustar a lo que la marca quiere. Eso es definitivamente divertido para algunos diseñadores, no para mí.

¿Qué opinas acerca de las comparaciones con Issey Miyake?
Es la comparación más fácil que se puede hacer. De cierta forma es la primera reacción: Miyake es japonés, soy japonés, tiene que haber paralelos, puesto que trabajamos con texturas y colores. El objetivo principal de Miyake era lograr hacer una prenda de ropa de una sola pieza de tela. Mis cortes son simples y sencillos, porque quiero mostrar las estructuras. Así que tal vez ahí hay una conexión. Primero pienso en el material y luego en todo lo demás. Si surgen estructuras fascinantes de ese material, entonces me pongo feliz y trabajo con él.

¿Cómo es este proceso de trabajar con los materiales?
Por ejemplo, si estoy trabajando con un material elástico, trato de hacerlo menos elástico. Quiero hacer que todo sea diferente. Experimento mucho y me tomo un tiempo para probar cosas distintas. Si un material tiene agujeros, por ejemplo, pienso en por qué tiene agujeros y lo que se puede hacer con ellos. Me encanta combinar contradicciones y conseguir reacciones significativas hacia los diseños. Entre más variadas son las reacciones, es mejor. Me doy cuenta de que alguien no entiende mis diseños porque piensa que son demasiado opulentos. No me gusta el minimalismo. Tal vez pronto sólo diseñe piezas clásicas. Quién sabe. El minimalismo y la opulencia también tienen muchas conexiones. Me encantan los extremos. Siempre quiero ser extremo de una forma u otra.

Más de i-D: Seúl: Conoce a los brillantes nuevos diseñadores de Corea del Sur

Credits


Texto Alexandra Bondi de Antoni
Imágenes cortesía de Mercedes Benz

Tagged:
Japón
diseñadores emergentes
nuevos diseñadores
Hyères
wataru tominaga
entrevistas de moda