la bicicleta de bill cunningham será exhibida

La Sociedad Histórica de Nueva York acaba de adquirir la cámara, la biblioteca y los efectos personales del querido fotógrafo ya difunto.

por Jo Rosenthal
|
21 Febrero 2017, 1:32am

Una selección de objetos personales propiedad del querido fotógrafo de moda Bill Cunningham ahora pertenecen a la colección permanente de la Sociedad Histórica de Nueva York. La bicicleta y la cámara del difunto ícono de Nueva York han sido adquiridas, entre muchos otros artículos, y se exhibirán como parte de una exposición más grande esta primavera en el museo. El fotógrafo siempre podía ser visto recorriendo Nueva York en su bicicleta Biria con una sonrisa y captando la moda urbana de la ciudad con su Nikon.

Cunningham, quien murió el año pasado a los ochenta y siete años, fue una fuente de alegría para todos los que lo conocían y que trabajaban con él. John Kurdewan, un editor de staff del New York Times que asistió al Sr. Cunningham, recordó en un memorial para el fotógrafo el año pasado que era "verdaderamente imparable". Kurdewan donó imágenes de las queridas columnas de Cunningham "On the Street" y "Evening Hours" a la Sociedad Histórica junto con Louise Doktor, amiga de Cunningham y su musa de muchos años.

Louise Mirrer, presidenta de la Sociedad Histórica, dijo al Times: "Con gran orgullo la Sociedad Histórica de Nueva York se convierta en el nuevo hogar de las pertenencias terrenales del fotógrafo".

Otros artículos donados incluyen más de doscientos libros de recortes de noticias, notas y fotografías, un casco cubierto con las imágenes de las columnas del Times de Cunningham, y su placa de Monumento Emblemático Viviente de New York. La Sociedad Histórica de New York ahora también posee la colección de plumas de Cunningham -aunque la fotografía fue su gran amor, comenzó su carrera como sombrerero.

Más detalles sobre la exposición de la Sociedad Histórica de Nueva York se darán a conocer próximamente en nyhistory.org

Más de i-D: Lo que hacía a Bill Cunningham grande

Credits


Texto Jo Rosenthal 

Tagged:
Fotografia
Cultură
exhibición
Bill Cunningham