Publicidad

loewe se hace moderna

Es momento de cambios en la industria de la moda. La búsqueda de nuevos talentos que sepan redefinir las identidades de las grandes casas de diseño es la nueva tendencia. Loewe, abanderado del lujo patrio, ha sabido perfectamente como hacer de este...

por i-D Team
|
17 Noviembre 2014, 10:40am

La gran apuesta de la firma española ha sido la elección de su nuevo director creativo. El jovencísimo diseñador británico Jonathan W. Anderson ha tomado las riendas de la marca y le ha dado un lavado de cara integral. Tras el legado de Stuart Vevers, que ahora dirige el departamento creativo de la americana Coach, Anderson se embarca en la aventura que supone reinterpretar la tradición y la herencia de una firma centenaria a través de una perspectiva vanguardista.

Este cambio ha podido verse de manera gradual pero implacable durante los últimos mese. El estreno de sus nuevas y exclusivas oficinas en Saint Sulpice, la redefinición de su imagen a cargo del estudio parisino M/M y el fichaje del nuevo niño prodigio de la moda se han convertido en la mejor estrategia para relanzar un nuevo concepto, respetuoso con la tradición de Loewe pero con un profundo espíritu renovador.

Pierre Yves-Roussel, director ejecutivo del gran conglomerado francés LVMH -accionista mayoritario de Loewe-, dijo respecto a Anderson: "Nos dimos cuenta de que su nivel de comprensión empresarial y su capacidad para transformar la tradición en una emocionante visión del presente le hacía el candidato perfecto para Loewe". Después de hacerse con parte de la firma del diseñador, de la que Anderson sigue siendo accionista mayoritario, el gigante francés está apostando en poner en manos de nuevos talentos las grandes firmas del lujo. Tras todo este proceso existe una poliédrica estrategia que responde a un cambio progresivo de la industria. Adaptarse a lo nuevos tiempos a través de los ojos de jóvenes creativos que, más allá de lo que entendemos estrictamente por diseño, tengan una visión más global y completa. Es por eso que el viraje que está tomando Loewe no habla sólo de reinventar sus colecciones. Anderson es, más que un diseñador, un experto en concebir la moda como un conjunto que debe ser lógico y homogéneo. Su decisiones no sólo afectan a lo concerniente a las las colecciones de accesorios y prêt-à-porter, sino que también influyen en la arquitectura de las tiendas, el packaging y el comportamiento de la firma en redes sociales.

Su primera colección para hombre marca un punto de inflexión en el universo de la casa madrileña y con ella ha obtenido una acogida extraordinaria ente la crítica, con el apoyo de tótems como el periodista de moda Tim Blanks, que la situó en su top 5 de la temporada. Se trata de una concepción del lujo a través de una propuesta minimalista que escapa de la opulencia del cuero a la que Loewe nos tenía acostumbrados durante los últimos años. Prendas holgadas de líneas simples donde los tejidos más icónicos de la firma se reinventan, acercándonos a un lujo más realista y contemporáneo. Piezas clave como las perfecto de cuero o las gabardinas de ante se yuxtaponen a maxi camisas con cortes unisex que definen tan bien el equilibrio entre lo clásico y lo contemporáneo. A la colección masculina hay que sumar la nueva campaña realizada a base de imágenes de una editorial que Steven Meisel fotografió para Vogue Italia en 1997. Una decisión que ha descolocado y fascinado a prensa y público a partes iguales, y que demuestra una vez más la genuina visión de J.W. Anderson.

Darle un lavado de cara tan profundo a una marca como Loewe es toda una declaración de intenciones, y a tenor de lo que hemos podido ver hasta ahora, la apuesta del buque insignia del lujo español es un acertado acto de valentía e irreverencia. Los primeros ítems ya están a la venta en una exquisita colección de accesorios, pero el plato fuerte y primera gran prueba de fuego para Anderson será en octubre, cuando presente su primera colección de mujer para Loewe.

Recomendados


Texto Daniel Ortiz
Fotografía Jamie Hawkesworth