Publicidad

la vida sexual de japón

La escena sexual subrepticia de Japón es una subcultura donde los vestidos bondage son una forma más de arte, los genitales se pixelan y donde podemos encontrar a gente que se excita inflando y explotando globos. La periodista Su Zume ha investigado...

por Vicente Ferrer
|
14 Noviembre 2014, 1:40pm

¿Cómo de importante es la privacidad en la vida sexual de los japoneses y cómo afecta eso a la cultura underground?
Yo diría que es algo sumamente importante, ya que estas subculturas que existen, no lo hacen de una forma pública. Estas comunidades existen porque hay un respeto hacia los demás y a lo que hacen en sus "vidas privadas". Si no fuese así, estos lugares no existirían.

¿Cómo ve el resto del mundo la escena sexual japonesa?
La prensa en occidente tiene a generalizar basándose solo en los casos más extremos. Este libro no trata del japonés medio ni es una muestra del sexo en Japón a grandes rasgos. Trata de los nichos subculturales del sexo a nivel nacional. Tengo un poco de miedo a los comentarios del estilo "todos los japoneses son así", porque estas comunidades no son nada fáciles de encontrar y no tienen nada que ver con la gran masa.

¿Qué es lo mejor de esta escena underground?
La gente, por lo general, es muy educada. Si tienes algún fetiche en particular, lo más seguro es que encuentres una comunidad que te acepte y, por supuesto, una especial atención en los detalles: los fetiches son una forma más de arte en Japón.

¿Y lo más difícil para entrar?
Parece que hay una especie de jerarquía en términos de tolerancia. Creo que en Japón es más fácil ser sadomasoquista o transexual que ser gay. Por ejemplo, el látex está muy de moda, pero culturas como la otaku o la zentai, que por lo general son bastante inofensivas, están vistas como algo raro y asqueroso sin razón alguna. Es algo puramente superficial.

¿Crees que la censura de los genitales en el porno japonés afecta a la industria?
Hay una buena actitud general en cuanto al tema de pixelar los genitales, aunque la escena ya sea muy fuerte de por sí. Recuerdo cuando fui a una agencia porno de modelos y el manager me dijo: "La censura es el último reducto de la decencia en Japón y a la mayoría de las chicas les parece bien hacer las escena por esa razón."

¿Crees que la industria de la moda ha influido de alguna forma en la escena sexual japonesa o es a la inversa?
Hay un gran cruce entre la moda alternativa y el mundo del fetish. En los grandes clubes fetichistas hay mucha gente que va a ver lo que llevan los demás, de la misma forma que muchos se adentran en estas prácticas gracias a la moda. Las subculturas adolescentes como las gothic Lolita a menudo llevan prendas de estilo fetiche como corsés y materiales como el PVC.

¿Qué es lo más bizarro que has hecho en la investigación para crear 'Pink Kinky'?
Seguramente fue inflar globos en el baño de un hotel antes de una grabación de porno con globos… Lo que más me impactó fue la confianza que transmitían esas personas. ¡Hasta me dieron sus tarjetas de visita!

Recomendados


Texto Rosie Ellis
Fotografía Nathalie Daoust. Cortesía de Pink Kinky: Japan's Sex Underground

Tagged:
Cultura