Cómo las parejas de la generación Z están lidiando con el autoaislamiento

Hablamos con jóvenes y expertos en relaciones para averiguar cómo mantener una relación a distancia durante el confinamiento. Mantente seguro y cuerdo y lee sus consejos.

por Daisy Schofield
|
16 Abril 2020, 9:42am

En un giro de guión que parece sacado de Love Island, a principios de este mes, el gobierno del Reino Unido les dijo a las parejas que vivieran juntas o separadas por 12 semanas enteras como parte de las medidas de bloqueo para evitar la propagación del COVID-19. Si bien es necesario para aplanar la curva, el ultimátum fue aplastante para muchos jóvenes que no viven con sus parejas. Ahora enfrentan la posibilidad de pasar meses separados de la persona con la que pasan más tiempo en circunstancias normales.

Para la mayoría de los gen-Zers que aún viven con sus familias, aislarse sin sus parejas ha sido la única opción. Y aunque el amor en cualquier etapa puede ser intenso, estos vertiginosos altibajos suelen ser más potentes durante el romance temprano, los primeros amores y los amores de la infancia, lo que hace que la separación sea más desgarradora para algunos. Cuando eres demasiado joven para recordar por completo el 11 de septiembre o la crisis financiera de 2008, el coronavirus es para muchos de nosotros, nuestra primera gran crisis mundial. Esta generación, sin duda, está luchando para poner sus vidas, sus relaciones y su educación en suspenso.

"La generación Z ya tiene niveles más altos de ansiedad que las generaciones anteriores", explica la psicóloga y experta en relaciones, la Dra. Jennifer B. Rhodes. "Y ahora, se han visto envueltos en una crisis en la que no tienen las herramientas que desarrollarían en la vida adulta para manejar sus emociones ... Puede ser increíblemente abrumador".

"Para las personas que comienzan sus viajes de adultos, las relaciones saludables pueden ayudarlos a controlar su ansiedad", continúa la Dra. Rhodes. Esa es una razón por la cual tener la fuerza estabilizadora de una relación a distancia puede ser tan angustiante. Desde que se enteró del encierro, Tegan, una joven de 19 años de Cornualles, dice que lloraba casi todos los días ante la perspectiva de no ver a su "amor de la infancia". "Por lo general, mi habitación es un desastre por culpa de él", dice Tegan sobre Liam, también de 19 años. "Y ahora, extraño que sea un desastre".

"Por la noche, cuando estoy sola en mi cama y no siento su calor, lo paso muy mal", continúa Tegan. A veces, Liam le envía un meme divertido cuando siente que está deprimida, o mira fotos de ellos abrazados, diciendo: "suena extraño, pero puedo sentirlo, como lo sentí entonces". La Dra. Rhodes atribuye esto a la falta de oxitocina, el químico producido durante los abrazos. "Al estar separados, estás desequilibrado hormonalmente", añade, "un factor que puede empeorar la ansiedad".

La ansiedad y el desánimo general por sentir que no hay nada que esperar, puede ser otro obstáculo para una comunicación efectiva, algo que en circunstancias normales es crucial para mantener relaciones saludables. "Es un tipo diferente de relación", dice Fleur, de 16 años, sobre el amor de su novio bajo el confinamiento. "Realmente no hemos tenido mucho que decirnos", dice el adolescente con sede en Sheffield. "Realmente no puedes preguntar cómo ha sido tu día porque no estamos haciendo mucho".

El hecho de que la mayoría de los Zers sean reacios a hablar por teléfono, también puede aumentar la falta de una conexión significativa. Seamus, un chico trans de 20 años de Dublín, admite que encuentra las llamadas telefónicas particularmente difíciles, ya que a menudo se siente incapaz de "leer" a su novia. "Soy una persona física", dice Seamus. "Prefiero mostrar mis emociones, en lugar de hablar de ellas". Pero Seamus se ha visto obligado a adaptarse rápidamente, ahora habla con su novia Sara durante aproximadamente seis horas al día desde que comenzó el cierre, generalmente durante FaceTime. Sin embargo, no se pasa todo este tiempo hablando, ya que la pareja a menudo se dedica a actividades virtuales, como la transmisión en vivo de programas juntos por videollamada.

Otros chicos de esta generación se están aclimatando al encontrar formas más creativas de mantener sus nuevos romances mientras están separados. Los usuarios de TikTok han estado creando sentimentales fotomontajes de sus almas gemelas, o utilizando la plataforma para lamentar las adicciones a la consola de sus parejas.

En YouTube, parejas como Holly, de 18 años, de West Sussex, y Max, de 19 años, de Kent, han estado vlogueando su separación. La pareja, que se conoció en la Universidad y ha estado saliendo durante seis meses, dice que están aprovechando su canal para "difundir la positividad" y para ponerse al día en sus vidas cotidianas.

Los episodios hasta ahora se han centrado principalmente en las minucias de la vida bajo encierro, desde los ejercicios diarios de la pareja, hasta las comidas preparadas y las tareas domésticas. Detrás de su implacable optimismo ante la cámara, Max admite que ha estado luchando con la falta de Holly: "a veces ha sido bastante doloroso", dice. "Creo que me ha hecho darme cuenta de cuánto la amo, y que no podría vivir sin ella".

Fuera de su canal de YouTube, Max y Holly han estado jugando a juegos online como 8 Ball Pool y Words With Friends. La Dra. Rhodes dice que este tipo de conexión basada en la actividad en realidad puede ser "más beneficiosa" para las relaciones que, por ejemplo, "una llamada telefónica de 10 horas", y que como sociedad, ponemos demasiado énfasis en la comunicación verbal. Mientras tanto, Fleur espera que los juegos en Houseparty y en iMessage inyecten un poco de diversión en su relación con Sam y les ayuden a construir "una nueva normalidad".

Pero para algunos, esta nueva situación es más fácil que para otros. Cassidy, una joven de 17 años de Londres, dice que comunicarse online con su novia Jade ha sido una transición relativamente fluida. Asistir a diferentes escuelas y vivir a una hora de distancia significa que la mayor parte de su relación se ha construido y mantenido a distancia. "La larga distancia es factible", dice Cassidy. "Mientras sigan comunicando sus sentimientos la una a la otra". Es probable que este tipo de perspectiva y resistencia emocional determinen qué relaciones jóvenes desaparecen y cuáles sobreviven. "Se trata de proteger esa hermosa conexión a pesar de lo que está sucediendo", explica la Dra. Rhodes. Cassidy dice que contacta a sus amigos tanto como habla con su novia, y que su relación es, en todo caso, "una distracción de la cuarentena".

Para una generación hiperconectada, el bloqueo sigue siendo una perspectiva desalentadora para muchas parejas que anhelan experiencias de IRL con su pareja. Además de esto, están procesando una ansiedad inmensa, lo que hace que el coronavirus sea "la situación más angustiante de la historia", dice la Dra. Rhodes. Adoptar nuevas formas de interactividad, ya sean juegos, fiestas online, clubes digitales o creación de contenido, puede resultar vital para aquellos que desean mantener sus romances.

Inevitablemente, algunas relaciones se marchitarán y morirán, pero de cualquier manera, el COVID-19 quedará grabado en la conciencia colectiva de la generación Z durante toda la vida.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
relationships
Relaciones
Coronavirus
quarantine
Gen Z
COVID-19
self-isolation
social distancing