Sedrig Verwoert: "Mi danza es queer"

Para celebrar la colección del Orgullo de Calvin Klein, vamos a hablar con jóvenes artistas queer precursores por toda Europa. En primer lugar, el coreógrafo y director de movimiento residente en Ámsterdam, Sedrig Verwoert, nos cuenta cómo la danza lo ayu

A lo largo de este año, todo el mundo ha vivido momentos en los que ha sido difícil encontrar un motivo de celebración; especialmente, para los miembros de las comunidades queer, 2020 no ha sido un camino de rosas y purpurina. Aun así, aunque este año no sea posible reunirnos en persona para celebrar quiénes somos y reforzar nuestras comunidades, las personas queer de todo el mundo nos han inspirado con su dinamismo y su capacidad de poder con todo. Hemos demostrado que el Orgullo Queer va mucho más allá de los confines de un solo desfile o del mes del Orgullo; es algo que se lleva dentro todos los días del año. 

Para celebrar lo maravillosa que es la expresión personal y el espectro tan amplio que representan las identidades LGTBQIA+, Calvin Klein ha lanzado su colección #PROUDINMYCALVINS. Y lo ha hecho invitando a que nueve personas queer repartidas por el mundo se muestren tal y como son en una serie de vídeos y fotos. Durante el transcurso de este año, Calvin Klein también se ha aliado con diferentes líderes de la comunidad queer mundial para celebrar cosas como el amor, la familia, la importancia de las alianzas a la hora de salir del armario y la identidad; para empezar, lanzaron una colección inspirada en el Orgullo que estaría disponible todo el año. Con el objetivo de que no pare la fiesta, la revista i-D reclutó a cinco nuevos talentos LGTBQIA+ para que hablen sobre cómo definirían el orgullo, las comunidades de las que forman parte, qué hace que la vida queer en las ciudades en las que viven sea tan emocionante y los cambios que quieren ver en la lucha actual por la igualdad queer. En primer lugar, contamos con Sedrig Verwoert. Comenzó a bailar con tres años y ha conseguido debutar en algunos de los escenarios más importantes el mundo. Después de recorrer el mundo con compañías de danza en Nueva York e Israel, regresó a Ámsterdam y se enfocó en la coreografía y la dirección del movimiento, trabajando así con el Ballet Nacional Holandés, Beyoncé y Calvin Klein.

IMG_3118v2.jpg

¿Qué significa el orgullo para ti?
Es sentirse cómodo con uno mismo y aceptarse tal y como se es. El orgullo es caminar con cabeza bien alta sin pecar de engreído o arrogante, creer que las cosas saldrán bien sin importar la situación. Se trata de ser responsable, tanto de uno mismo como del resto de personas de tu comunidad. Sin embargo, lo más bonito que tiene el Orgullo es que se ve. Me hace muy feliz ver a la gente sentirse cómoda consigo misma, me inspira muchísimo. 

¿Qué es lo que más te enorgullece de lo que haces?
La conexión. Para mí, mi trabajo trata realmente de conectar, provocar que otras personas aprecien otras formas de pensar. Ya sé que vivimos en la era de Instagram y las redes sociales, pero no podemos olvidarnos de la importancia de la interacción humana. Esa es la parte que más feliz me hace de mi trabajo.

IMG_3328.jpg

¿Cómo te ha permitido la danza explorar y expresar tu identidad? 
Dentro de la comunidad de la danza hay muchas personas que se identifican como queer, pero todavía sentimos que tenemos que frenarnos. Por ejemplo, está la idea de que un hombre tiene que ser masculino. Pero dentro de la danza hay diferentes movimientos y a mí siempre me ha interesado conectar con esa libertad que está en nuestro interior, jugar tanto con la masculinidad como con la feminidad; yo decido encarnar ambas. Cuando volví a Ámsterdam después de vivir y trabajar en Israel durante dos años y medio, comencé a investigar y a crear mi propio método. Descubrí muchas identidades queer que me inspiraban y sentí la necesidad de hacer arte queer. Fue una experiencia interesante y me hizo reflexionar sobre lo que significa ser un artista negro queer que exhibe su trabajo o expone su cuerpo a las artes. Hay muchas referencias urbanas y contemporáneas en mi trabajo, pero definitivamente diría que mi danza es queer.

¿Qué es lo mejor de ser queer y vivir en Ámsterdam?
Yo creo que es una ciudad muy variada, muy joven y siento que es ahora cuando se la reconoce como una de las ciudades en las que viven artistas que hacen arte. Antes no era así. En el instituto, la gente siempre decía que tenía que irme allí, que tenía que moverme por allá, pero nadie me dijo que podía volver y centrarme en lo que me rodea aquí. Desde que volví a Ámsterdam siento que estoy creando algo de verdad aquí. 

IMG_3359_v2.jpg

¿Te consideras parte de alguna comunidad en concreto? 
Yo diría que no necesariamente me siento parte de un grupo en particular, pero sí soy consciente de que formo parte de una generación de artistas que están abriéndose camino de maneras muy diferentes a las tradicionales y sé que soy una parte representante de ello. Por ejemplo, sé a ciencia cierta que dentro del edificio del Ballet Nacional Holandés soy el único artista negro queer. Así que no se trata solo de estar allí siendo yo mismo, tengo que partirme la espalda para que en un futuro haya más personas como yo ocupando ese espacio y crear más espacios para más como nosotros en sitios como este es muy importante para mí. 

A menudo se dice que el primer Orgullo fue una revuelta; medio siglo después de Stonewall, ¿qué crees que nos queda todavía por luchar?
Por la igualdad de derechos. Últimamente, me he dado mucha más cuenta de la queerfobia, de la falta que hace que la gente sea más abierta de mente. Todavía existen muchos prejuicios sobre lo queer y aún hay países en Europa dónde la gente sigue luchando por la igualdad de derechos. Hay un montón de cosas que podemos hacer para mejorar las cosas y crear entornos más inclusivos y espacios seguros. Tenemos que hacer que nos escuchen y todo el mundo puede aportar su granito de arena para que la sociedad sea un lugar mejor.