jay espinosa es la cara mexicana representando la fluidez de género en louis vuitton

“Fue como si una parte de mí me hubiera dicho: 'no cuestiones, tú solo ve'”.

por Cheryl Santos
|
08 Noviembre 2018, 9:35pm

Entre un mar de mangas gigantes y brocados metálicos en mini vestidos y pantalones ceñidos a la cintura, Nicolas Ghesquière soltó en la pasarela tres looks impecables, geométricos y andróginos durante el show de Louis Vuitton de primavera/verano 2019. Lo que muchos pudieron haber percibido como la versión de la indumentaria masculina de Ghesquière (algunos mencionaron que estaba pisando el terreno de su contraparte de diseño Virgil Abloh), en realidad, era una oferta de moda con ambiciones más grandes: “Agudas líneas borrando los límites”, se lee en el caption de uno de los videos del desfile donde el modelo transgénero y cosplayer canadiense Krow, caminaba decididamente usando un traje gris, su primer desfile después de hacer su transición.

Ghesquière decididamente amplió el espectro de la colección de womenswear al incluir no solo looks andróginos, sino a modelos trans o que no se identifican con un género usando sus creaciones futuristas, dándole sentido a su declaración de borrar los límites.

Otro de estos relevantes looks fue llevado por Jay Espinosa de 20 años. Espinosa fue la presencia mexicana que caminó con un saco blanco de solapas grandes, cuello alto en blanco y pantalones negros, un momento verdaderamente contundente para la carrera de la originaria de Guadalajara.

“Caminar para Louis Vuitton fue increíble, la gente trabajando detrás de tan maravillosa ropa es increíblemente cálida y amable, precisa, y perfeccionista. El aura del lugar me tenía absorta y el hecho de usar un atuendo que me representara fue espectacular, me hizo pensar que realmente estamos evolucionando como sociedad a una más incluyente y libre de etiquetas”.

jay espinosa por daniel jauregui
Jay Espinosa por Daniel Jáuregui

Espinosa encontró su carrera en el modelaje cuando era estudiante de cinematografía, “Asistí a la producción de un comercial donde me ofrecieron ser modelo, me lo habían pedido antes pero lo veía imposible por mi altura, esa vez extrañamente decidí aceptar”, dijo Jay a i-D.

“Toda mi vida he sido tratada diferente por cómo me visto y actúo, porque nunca me gustó ser la típica niña. Sufrí de bullying por mucho tiempo –y en verdad fueron periodos difíciles– pero sin duda eso me fortaleció para ser quien soy hoy: alguien que puede mostrarse al mundo como es sin ningún temor. Mi consejo a quienes estén pasando por momentos difíciles es: relájate, respira, y comienza por aceparte a ti mismo”.

Jay no se identifica con un género, pues su exploración personal hizo que entendiera que su personalidad está conformada por aspectos tanto femeninos como masculinos. “En un principio solía pensar que el género masculino me representaba mejor, porque esa energía me emanaba sin esfuerzo, pero conforme he ido creciendo me he dado cuenta que también hay muchas cosas femeninas que me definen. Llegué al enorme dilema sobre si prefería ser Él o Ella. Ese dilema fue lo mejor que me pudo pasar, porque me ayudó a entender que no deseaba escoger ninguno. Detesto usar vestidos, tacones y maquillaje, pero no quiere decir que no tenga partes femeninas que disfrute, así que así fue como llegué al término de 'andrógino'. Soy una mujer que te hace sentir que estás con un hombre sin permitirte olvidar que es mujer”.

Ghesquière trabajó estrechamente con la muy solicitada directora de casting Ashley Brokaw, para conformar los rostros que dieron vida a una colección que buscaba jugar con la ambigüedad de la vestimenta de género. “Decidí viajar a París para participar en uno de los más grandes castings de PFW por sed de hacer algo grande. Fue como si una parte de mí me hubiera dicho: 'no cuestiones, tú solo ve'. No hubo dudas, ni segundas opiniones, Nicolas y Ashley aceptaron tener a una modelo de estatura baja y poca experiencia, siempre estaré agradecida por el voto de confianza y por haberme abierto las puertas”, explicó Jay.

jay espinosa

A pesar de haber sido parte de unos los desfiles de más alto perfil de la temporada, Jay está consciente de dónde se encuentra y que su lucha continúa. “Nos convertimos en una sociedad sumisa y dócil, el sistema nos ha intentado quitar la originalidad que poseemos cada uno creando prototipos a seguir. Siempre es importante luchar por quién eres. Realmente siento que a la industria de la moda en México le hace falta mucho para evolucionar, aún estamos atados a las ideas de antes. A mi parecer debería de ser un poco más incluyente.

No tengo límites realmente, quiero llegar tan alto como pueda en el modelaje y más, no descansaré hasta que todos conozcan mi rostro y lo que puedo hacer”.

Créditos


Fotografía Daniel Jáuregui

Texto Cheryl Santos