grosera es la marca que atenta contra el elitismo de la joyería tradicional

Camila GB de 21 años presenta su proyecto de arte mobiliar basado en la Ciudad de México.

por Cheryl Santos
|
09 Octubre 2019, 3:09am

“Vivo aquí [en CDMX] porque el conflicto es fértil: vivir en una ciudad enorme que se ha construido a partir de retacería y de absorber pueblos sin mayor planeación hasta convertirse en una ciudad monstruo, te obliga a observar dinámicas peculiares en la relación con el espacio y con lxs otrxs. El choque entre las estéticas vernáculas propias de la Ciudad y de sus periferias engendra quimeras. Y me fascina”, dice Camila Gb a i-D sobre su atracción hacia la capital después de dejar la aparente quietud de Cuernavaca a los 15 años.

Camila de 21 años es estudiante de Filosofía en la UNAM, trabaja como freelance, pero “de momento enfoco más a mi trabajo hacia las Artes Visuales y la Gestión Cultural; armo performances de Sound Poetry y Spoken Word”, explica. Y es sin embargo su recién lanzado proyecto de joyería, Grosera, el que, de acuerdo con ella misma, une sus “intereses y campos de acción”. Grosera no se ve como cualquier otra marca de anillos y collares, y esto es algo por lo que Camila ha trabajado enfáticamente desde su concepción hasta su lanzamiento hace un par de semanas.

grosera cdmx joyas

Hola Camila, ¿Por qué decidiste comenzar Grosera en CDMX?
Tenía 17 años y mis intereses principales eran las artes visuales y la filosofía. Estaba inscrita en el INBA y mi mala experiencia allí me llevó a plantear otro camino a partir del cuál pudiera emanciparme sin depender formalmente de una institución. Desde entonces entré a estudiar orfebrería y empecé a cortarme y quemarme los dedos trabajando en un taller, aprendiendo todos los pasos desde el diseño hasta la producción. Allí me di cuenta de que la mayoría de las personas que diseñaban joyería no eran los que trabajaban directamente los materiales: sin darse cuenta renunciaban a la posibilidad de explorar lo que para mí era la parte más importante del proceso. Ese descubrimiento me llevó a intentar compaginar la orfebrería no solo con mi propia experimentación en las artes visuales, sino con el trabajo de distintos artistas y curiosos que quisieran probar a través de la colaboración con la marca nuevos soportes para su trabajo. Así fue como llegué con Thania Díaz (artista visual y diseñadora gráfica interesada en la gestión cultural como parte de la plataforma Feminasty) hace casi un año y ella fue el contrapeso que necesitaba para aterrizar Grosera en forma de marca.

grosera joyas

¿Cómo defines Grosera a quien no conoce lo que haces?
Me gusta retomar el concepto de Arte Mobiliar como aquel pensado para acompañar al cuerpo en su movimiento, recontextualizándolo para incluir la indumentaria, la joyería, el maquillaje, el tatuaje y otras modificaciones corporales. Concibo el cuerpo como el territorio donde se afirman las tensiones políticas y afectivas. Para mí eso muy importante. También, Grosera posibilita que distintos artistas puedan extender su discurso al campo del diseño, de manera que puedan redituarlo con más facilidad que si dependieran únicamente de las subjetividades que rigen la verticalidad del mundo del arte contemporáneo.

grosera joyas

¿Cómo fue el proceso de crear las piezas que conforman la colección debut?
El proceso de creación implicó quemarme los dedos, aprender a sacar moldes a material calcáreo que se debilita con el calor, aprender a modelar a la cera perdida y volverme una crack soldando. En esta colección hay piezas que empecé hace ya casi cinco años: el dije/broche de mosca fue mi primera pieza en cera y a lo largo de los años hice al menos seis versiones diferentes antes de sentirme contenta con el resultado. La mayor parte de mi proceso creativo se deriva de mi relación directa con los materiales orgánicos (como los huesos, las espinas y los dientes) y de establecer paralelismos con el trabajo pictórico y escultórico. Actualmente estoy trabajando versiones en plata de piedras que recogí en el lago de Atitlán y a las que les saqué molde. Trabajo esporádicamente con un maestro hacedor de cadenas y con un taller en el Centro de la Ciudad de México, pero todas las piezas se quedan en mis manos durante la mayor parte del proceso de producción. Este primer lanzamiento incluye alrededor de 45 modelos diferentes que fui derivando de 25 piezas matriz.

grosera joyas

Para ti, ¿Qué aporta Grosera al enorme mundo de joyería mexicana que existe allá afuera?
Quiero explorar las peculiaridades de distintas formas y materiales que atenten contra la asociación entre joyería y elitismo. Concibo la marca como una plataforma; creo que asumir el carácter colectivo de los procesos creativos ayuda a derrumbar el concepto del 'genio artístico', y debilita las barreras que hacen el diseño inaccesible. Me interesan las posibilidades que tiene la joyería como medio lúdico para explorar la identidad. No me interesa abordarla como un bien de lujo que funciona como indicador de clase.

grosera joyas cdmx

¿Por qué quisiste captar tu primer lanzamiento como una fiesta de espuma?
En la producción de las piezas hay un momento en el que son tratadas dentro del barril de pulido donde giran junto con químicos y malla de acero. Mientras más tiempo pasan dentro más brillo adquieren. Descubrí que si pasan allí más tiempo del necesario se empieza a generar espuma. Hundir las manos en capas gruesísimas de espuma para buscar las piezas brillantes me fascinó. Quise trabajar con esa sensación de las manos en la espuma, pero extendiéndola a todo el cuerpo. En esta aproximación lúdica a la identidad, me pareció coherente invitar a personas no binarias, intersex, trans y femmes que admiro mucho a formar parte de la campaña; Thania Díaz y yo armamos las prendas a partir de retacería de ropa interior y metimos a nuestrxs amigues bajo la enorme máquina de espuma del colectivo de artistas País Arid.

grosera cdmx

¿Cómo te gustaría que la comunidad creativa que te rodea evolucione en 2020?
Me gustaría que no nos tomásemos a la ligera pautas como la 'responsabilidad afectiva'. Hay toda una ética como comunidad que debemos de replantearnos para dar cabida al conflicto que se genera como parte de los procesos afectivos, sin menospreciar los intentos para comunicar nuestras experiencias o inquietudes tildándolos de chisme o grilla. Es necesario ser congruentes.

grosera cdmx joyas

¿Cuál es el mensaje que te gustaría que la gente se llevara al ver lo que haces con Grosera?
Quiero que se emocionen con las formas aplicadas a los materiales. Si eso les detona otros procesos como reconsiderar qué es la joyería y cuál ha sido su función histórica y social y los llevara a pensar en la importancia que tienen las expresiones identitarias dentro de las manifestaciones estéticas, sería maravilloso.

grosera cdmx joyas

¿Dónde se puede comprar Grosera?
Estamos trabajando en el sitio web y platicando con showrooms y puntos de venta en físico interesados en trabajar con la marca. De momento coordinamos ventas y entregas a través de nuestro instagram, @grosera__

grosera joyas cdmx

Créditos


Fotografía Noel Higareda
Dirección de Arte Camila Gb
Maquillaje Thania Diaz
Peinado Herrerías Olvido

Entrevista Cheryl Santos

Tagged:
mexico
LGBT
CDMX
joyeria
grosera