Fotografía Mitchell Sams

alexander wang mezcla los negocios con mucho placer en nyfw 2018

Analizamos el "qué, quién, dónde y el wow" de Alexander Wang otoño/invierno '18.

|
feb. 12 2018, 6:11pm

Fotografía Mitchell Sams

¿Quién?
Alex Wang mostró un show particularmente fantástico este fin de semana, después de varias temporadas de presentar 'sucesos' que involucraban a grandes audiencias y encontrar lugares remotos. Esta vez, la audiencia era minúscula, la ropa era verdaderamente alta moda, y el lugar era ... #4 de Times Square, también conocida como la antigua oficina de Vogue. La pasarela fue directamente a un cubículo de la oficina, y con un letrero que decía "AWG: sirviendo a la industria desde 2004". Era como si Alex estuviera limpiando la casa, algo que logro eficazmente.

¿Qué?
Alex parecía fusionar sus dos preocupaciones de diseño en un todo que hacía cohesión por primera vez desde hace mucho tiempo: el espectáculo mezcló las estrictas siluetas de dama que le gustan con la calle, y el sportswear que él mismo usa. El show abrió con un vestido-saco, que tenía un zipper enrollado sinuosamente al frente, combinado con unos increíbles lentes de sol estilo Matrix y tacones altos peligrosamente puntiagudos. Era el “business realness” con un presupuesto ilimitado, con una banda sonora muy Wang. Le siguieron todo tipo de looks apetecibles: bordes duros, faldas de cuero fetichistas, un abrigo de piel de serpiente brillante, y las medias con su branding habitual de Wang. "Platinum" decía un tracksuit usado por Natalie Westling, mientras que un par de leotardos tenían "CEO 2018" en pedrería. El mood general fue uno de “viernes casual” –de hecho, olviden eso, no había nada casual o de negocios en lo absoluto. Este era el lugar de trabajo de fantasía de Alex, uno que construyó en su propia mente –y compañía–, donde todo el mundo usa cuero y es totalmente aterrador, y, para usar una palabra ya hasta pasada de moda, “FIERCE”.

¡¿Quién?!
¿Acaso preguntaron quiénes son las mujeres de negocios de fantasía? Estuvieron presentes esa noche en la forma de Bella Hadid y la estrella de portada de i-D Cardi B, quienes se han dedicado a hacer movimientos de dinero fuera del entorno corporativo. De hecho, todo el look era muy Hadid, desde las diminutas faldas hasta los lentes aún más pequeños. Cardi estaba entre Anna Wintour y Baz Luhrmann, y aparentemente ambas estaban inmersas en una conversación antes de que comenzara el show. Morimos por saber de qué estaban hablando.

Wow
No hay nada mejor que un regreso satisfactorio, que el diseñador entregó en espadas en un espectáculo tenso y enérgico. Este es Alex en su mejor momento: glamoroso y usable, un monstruo en las calles Y en las sábanas. Aplausos por un sabio movimiento de negocios.

Créditos


Fotografía Mitchell Sams

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.