el romántico simbolismo tras la icónica sombra de ojos azul

Esta tonalidad es a la vez un cliché y un elemento de oscuridad.

por Rory Satran
|
02 Agosto 2017, 9:25am

Extrait du film Buffalo 66

En la película de culto dirigida por Vincent Gallo en 1998 Buffalo '66, Christina Ricci interpreta a una malhumorada Lolita llamada Layla, que lleva vestidos babydoll y sombra de ojos de un color azul brillante. La película mezcla la estética de varios períodos y sitúa un ambiente retro de imaginería norteamericana junto a la desafección propia de los 90. En una famosa escena dentro de un fotomatón, el personaje de Gallo le dice a Layla que parezca "como si estuviéramos enamorados desde hace tiempo". Su sombra de ojos es perfecta. Un poco extraña y desde luego algo como "de hace tiempo".

Como el pintalabios rojo y los collares de perlas, la sombra de ojos azul es una abreviatura de la idea de belleza. Es el maquillaje con que las niñas dibujan a las mujeres y lo que llevan las princesas y las villanas de Disney. Los iconos culturales y los cineastas lo utilizan para crear historias y, de forma contundente, a menudo puede verse llevado por drags (por ejemplo, Divine en Pink Flamingos).

Este color ha hecho algunas destacadas apariciones recientemente sobre la pasarela. Para sus temporadas de 2017, Alessandro Michele integró un ojo de color turquesa brillante a su caleidoscopio de referencias a Gucci y Miuccia Prada ha vuelto a traer el ojo azul. Pat McGrath ha creado un imperio de belleza ―muy compartible en Instagram― con atrevidas tonalidades como su pigmento "Blue 002", que se agotó rápidamente.

La maquilladora Emi Kaneko emplea el azul todo el tiempo. "Es uno de mis colores favoritos". Dice que funciona porque resulta "familiar". Y que el look del rostro desnudo de maquillaje ha dado paso a un resurgimiento del estilo "todo lo viejo ahora es cool".

Pero, ¿cuándo fue la última vez que viste a una persona de la vida real llevando sombra de ojos azul? ¿Por qué existe semejante distanciamiento entre el impacto cultural del azul y su uso real?

El primer momento de gloria de las sombras de ojos se produjo en el Antiguo Egipto, cuando tanto hombres como mujeres de todas las clases sociales se aplicaban polvos minerales negros y verdes para prevenir las infecciones bacterianas. Cuando interpretó a Cleopatra, Elizabeth Taylor y su maquillador Alberto De Rossi se tomaron algunas licencias creativas y convirtieron el verde en azul, con toda probabilidad para hacer resaltar los mágicos ojos de color púrpura de Liz. Como De Rossi dimitió a mitad de rodaje, Liz acabó maquillándose ella misma, lo cual resulta irónico considerando que este film de 1963 otorgó a la sombra de ojos azul (y a la misma Liz) cierta reputación de diva.

El estreno de Cleopatra coincidió con el segundo advenimiento de la sombra de ojos, a principios de los 60. La revolución de los jóvenes y el nacimiento del maquillaje de supermercado Max Factor convirtieron las sombras de ojos en un acontecimiento. Especialmente la azul. La primera Barbie hizo su debut en 1959 con la sombra de ojos de color azul hielo que llevaba todo el mundo, desde Edie Sedgwick hasta las amas de casa de la época. La historiadora del maquillaje Rachel Weingarten conecta el azul con el look "Flower Power", cuando la juventud abrazó colores más alegres como rechazo a los "rígidos 50". Toda una nueva generación cambió, explica Rachel, y "el color no se veía como algo extravagante, sino como algo expresivo".

¿Y por qué azul y no, por ejemplo, púrpura o amarillo? Weingarten no está segura, pero supone que puede haber sido simplemente porque estaba disponible y su fórmula era sencilla. O que las mujeres buscaban el azul por su capacidad de hacer que el blanco del ojo pareciera más blanco. "Fue probablemente la degeneración de un ideal de belleza", afirma. Como el resto de la primera ola de maquillaje comercial, fue desarrollado por hombres para las mujeres y parte de ese proceso de desarrollo fue aleatorio. ¿Por qué no azul? Se convirtió en la sombra de ojos del pueblo.

Pero en algún lugar entre los optimistas párpados de Twiggy y la desolada mirada de Christina Ricci en Buffalo '66, la sombra de ojos azul dio un extraño giro. Se convirtió más en un símbolo del maquillaje que en algo que las mujeres se pusieran en realidad. A inicios de la década de 1990, las sombras de ojos y los brillos influidos por Bobbi Brown en colores neutros "más llevables" se consideraban de mejor gusto. "[La sombra de ojos azul] ha pasado de simbolizar la diversión y la libertad a ser sinónimo de señora loca o niña pequeña" afirma Rachel Weingarten.

Como cualquier otro símbolo de belleza, la sombra de ojos azul ha desempeñado un papel muy importante en la cultura popular. Ha llegado a encarnar un guiño juguetón e irónico a los disfraces extremos. Piensa en los párpados azules y te vendrán a la mente algunas imágenes culturales indelebles. La Marilyn Monroe serigrafiada de Andy Warhol (que llevaba una exagerada sombra de ojos azul aunque en la foto en que se basó el cuadro Marilyn no la llevara). Isabella Rossellini como cantante de club nocturno en Terciopelo azul. David Bowie en "Life on Mars". Jessica Rabbit.

El maquillador de Terciopelo azul Jeff Goodwin afirma que el clásico de culto de David Lynch fue su experiencia favorita de todos los tiempos. A nivel creativo no tenía restricción alguna y Jeff tuvo libertad absoluta para desarrollar el look de la cantante encarnada por Rossellini, Dorothy Vallens. Cantando la canción que da título al film sobre el escenario, el oscuro glamour de Dorothy destaca gracias al lápiz de labios rojo y la sombra de ojos azul. Jeff mezcló a mano múltiples tonalidades para conseguir ese profundo color añil que desde entonces ha aparecido en muchos mood boards. "Era preciso que fuera un poco estridente, que pareciera excesivo", recuerda en la actualidad.

Como Buffalo '66, Terciopelo azul mezcla períodos de tiempo: los 50 conviven con los 80 en una visión imaginaria de Norteamérica. La colegiala de mitad de siglo Laura Dern, con la cara lavada, es el contrapunto de la vampiresa Dorothy. "Creo que esas cualidades contribuyeron a la longevidad de esa película. Porque es difícil ponerle fecha", indica Jeff. "Es atemporal". La sombra de ojos azul siempre ha dado la impresión de estar ligeramente fuera de lugar. Se salta décadas y agita los recuerdos.

Nadie entendió el poder evocador del azul mejor que David Bowie, que lo llevó durante su período de "Life on Mars". En el vídeo de la canción, dirigido por Mick Rock, los ojos de Bowie, con sus pupilas de diferente tamaño, son los puntos centrales. Es imposible no apreciar su maquillaje de forma simbólica, en especial los brillantes círculos azules en torno a sus ojos. Shelton Waldrep, experto en Bowie y autor de Future Nostalgia: Performing David Bowie, ha invertido mucho tiempo en pensar sobre el uso del maquillaje por parte del icono de la música. Me dice que la cara blanqueada y el rojo intenso de su cabello, junto con la brillante sombra de ojos azul, pueden tener algo que ver con el Pop Art y con Warhol, pero también con el interés despertaban en Bowie las máscaras asiáticas. Empleó una máscara kabuki durante la gira Diamond Dogs de 1974. Según Shelton, "en el teatro kabuki, a menudo se utiliza maquillaje rojo y azul para indicar lo positivo o lo negativo: el rojo indica rabia positiva del mismo modo que el azul indica rabia negativa, así que eso también podría haber tenido algo que ver".

Bowie fue un ejemplo extremo, pero sigue habiendo un elemento de disfraz en la sombra de ojos azul, porque confiere un aspecto muy poco natural. Por eso la reina de las fantasías modernas sobre los disfraces, Carrie Bradshaw, fue capaz de llevarlo sin tener un aspecto completamente extravagante. En palabras de Shelton Waldrop, "la sombra de ojos azul es extremadamente artificial. Es decir, es un tipo de maquillaje que no parece fundirse con el rostro".

Como bien sabía Bowie, es tan extremo que parece una máscara. Cuando las niñas dibujan mujeres o juegan a maquillarse, a menudo usan sombra de ojos azul. Los maquillajes de juguete para niñas normalmente incluyen una paleta de azules. "Cuando observas los kits de maquillaje para niñas pequeñas, la sombra de ojos es azul y el lápiz de labios y el colorete son rojos, y creo que eso es sencillamente porque exageran la femineidad", indica Rachel Weingarten.

El azul siempre ha sido una herramienta que utilizan los maquilladores cuando desean realizar una declaración de principios. Pat McGrath, que fue Directora de Belleza de i-D durante mucho tiempo, ha empleado esta tonalidad varias veces a lo largo de los años en las portadas de i-D, desde Maggie Rizer en todo su esplendor hasta Jessica Stam como lienzo de Antonio Lopez. Y Pat es en parte responsable de su reciente resurgimiento con el Pigmento BLUE 002 en su kit PHANTOM 002 y el DARK STAR 006 en ULTRAVIOLET BLUE. "En sus apariciones a lo largo de las décadas, la sombra de ojos azul siempre ha sido exótica y locamente sexy", me explica. "A principios de la década de 2000 creé algunos destacados looks azules para Versace y utilicé el pigmento DARK STAR 006 para el desfile de la temporada otoño/invierno '17 de Anna Sui. En su evolución actual, la sombra de ojos azul ha radicalizado por completo el ojo con efecto ahumado".

Los looks creados por Pat están ayudando a que el azul vuelva a ser moderno. Pero como sucede con tantas declaraciones de estilo, todo depende del contexto. Según Rachel Weingarten, "si vieras a Dakota Fanning llevando sombra de ojos azul dirías 'Wow. De nuevo está de moda'. Y del mismo modo, si vieras a Katy Perry llevándolo dirías 'Mmm... ¿Es esto un juego o una declaración de belleza?'".

El simbolismo de la sombra de ojos azul puede resultar abrumador. En 2017, ¿son sus connotaciones demasiado pesadas como para jugar con ella? ¿O es el momento de despojar al azul de todas sus referencias de la cultura popular y darle una nueva vida?

Eso parece ser exactamente lo que hace Solange Knowles en un extraño vídeo de Instagram, que solo puedo describir como "anti belleza". En él, luce una intensa pintura de color cobalto en los ojos con un infantil diseño similar a un test de Rorschach. Ha conseguido que el maquillaje vuelva a parecer divertido. Es eléctrico.

Recomendados



Texto Rory Satran
Fotograma de Buffalo '66 vía YouTube
Traducción Eva Cañada