Publicidad

natalia dyer, de 'stranger things', descubre su despertar sexual en ‘yes, god, yes’

Y lo hace interpretando a una joven católica con una especial predilección por los chats de Internet y 'Titanic'.

por Emily Kirkpatrick
|
11 Julio 2017, 8:15am

Para aquellos que seguís impacientes con la llegada de la segunda temporada de Stranger Things, es importante que sepáis que el cortometraje Yes, God, Yes podría resultar la solución provisional que lleváis tiempo buscando. Aunque no incluye alienígenas o dimensiones paralelas, sí cuenta con la presencia de una de sus actrices protagonistas, Natalia Dyer, así como mucha nostalgia adolescente —aunque tiene más a los días previos de la aparición de Internet que a los clásicos de terror de los 80—.

Yes, God, Yes, dirigido y escrito por Karen Maine, cuenta la historia de una chica en un colegio católico (interpretada por Dyer) a medida que empieza a descubrir la masturbación, su propia sexualidad y, acto seguido, la hipocresía que gira en torno a la Iglesia y su clero. Estas revelaciones llegan propiciadas por la posibilidad de intercambiar mensajes en un chat de Internet, un salvapantallas estropeado y una extraña e indescriptible sensación que asalta a la protagonista cada vez que ve la escena del coche de Titanic.

Maine quiere que el corto represente con precisión "lo extraña y desconcertante que fue la experiencia [criarse en una escuela católica], especialmente para una chica adolescente" viniendo de un ambiente tan estricto y religioso. En este tipo de instituto, donde la educación sexual es una combinación de abstinencia, diagramas médicos, horripilantes imágenes de enfermedades de transmisión sexual y abortos tardíos, Maine se graduó sin entender muy bien cómo funcionaba su cuerpo. Y cuando descubrió la masturbación, asegura: "Sabía que no se lo podía contar a nadie, ni siquiera a mis amigas, porque nunca había oído a nadie hablar de ello antes. Pensaba que era la única que lo hacía y me sentía avergonzada".

En eso precisamente se centra Yes, God, Yes. La realizadora explica: "Siempre quise escribir sobre el despertar sexual de una mujer joven. No a través de una relación romántica, de una pareja o de sexo incómodo —que es como se suele representar la sexualidad femenina en pantalla—, sino a través de la exploración de su propio cuerpo. Esta es una historia de amor entre una mujer y su vagina. La mayoría de chicas exploran sus cuerpos mucho antes de hacerlo con los demás, y todavía seguimos sin verlo retratado en pantalla porque sigue habiendo un gran estigma en torno al placer sexual femenino (incluso fuera de las comunidades religiosas). Yo quería cambiar eso".

La pieza también examina cómo Internet ha cambiado nuestra forma de entender el sexo y la intimidad, tanto para bien como para mal. "Mirar porno online es un cliché ahora. Todo el mundo lo hace y todos esperan que los demás lo hagan", dice Maine. Por ello, la directora ha ambientado la película a finales de los 90, cuando "la gente todavía era lo suficientemente inocente como para saber qué podías ver y hacer [en Internet], y para una adolescente curiosa en una escuela católica que vivía en una comunidad tan conservadora y protectora, esto le descubrió un mundo completamente nuevo". En resumen, concluye así: "Creo que de alguna manera [Internet] es una gran herramienta educacional para aquellos que no han sido bien educados (obviamente, ¡también es responsable de maleducar a muchos!)... Creo que Internet ha hecho del sexo —y de los distintos tipos de sexo— algo menos tabú".

En definitiva, lo que Maine espera de su corto (y de la película que la seguirá, que se empezará a producir en otoño) es que ayude a proporcionar una visión más realista de la sexualidad femenina. Quiere demostrar que "las mujeres son tan sexuales y están tan cachondas como los hombres, que se masturban tanto como ellos y que tanto los curas como el resto del clero también se ponen cachondos. Y que también hay películas sobre el placer sexual femenino que no son pornográficas o están hechas bajo una visión masculina, sino que son realistas, conmovedoras y divertidas".

'Yes, God, Yes' se ha estrenado exclusivamente en Vimeo como Vimeo Staff Pick Premiere.

Recomendados


Texto Emily Kirkpatrick