la película sobre prostitutas trans filmada con iphones

Hablamos con Sean Baker acerca de 'Tangerine', la película independiente de bajo presupuesto que está causando controversia por su graciosa y honesta representación de la amistad.

por Emily Manning y i-D Staff
|
30 Julio 2015, 2:00pm

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Sean Baker ha dirigido películas muy bien acogidas sobre falsificadores del Flatiron District y repartidores chinos endeudados. Pero su obra más reciente, Tangerine, es una historia completamente diferente. La película sigue el viaje ficticio de Alexandra y Sin-Dee, dos prostitutas afroamericanas transexuales que buscan venganza contra el novio de la segunda tras descubrir el día de Nochebuena que la está engañando con otra.

Aunque esto puede sonar como territorio conflictivo para un hombre blanco y cisgénero, el enfoque de colaboración de Baker con las mujeres del barrio rojo no oficial de Los Ángeles resultó en un éxito de humor negro que cosechó elogios abrumadores por parte de los críticos de cine y los miembros de la comunidad LGBT. 

Estrenada en un puñado de salas hace poco más de dos semanas, Tangerine ha comenzado a proyectarse en algunos cines de todo el mundo, aunque todavía no tenemos fecha de estreno en España. Hablamos con Sean para conocer más sobre está polémica y divertida película.

¿Cómo fue tu proceso de investigación?
Pasé ocho meses con las mujeres de la zona. Chris Bergoch -el co-guionsta de la película- y yo, al ser un par de hombres blancos y cisgénero, sabíamos que tendríamos que encontrar a un colaborador. No queríamos llegar e imponer un guión o una trama, así que llegamos sin nada. 

Nos acercamos a la gente, nos presentamos y les contamos nuestras intenciones con el proyecto. Pero no fue hasta que encontramos a Mya Taylor en el Centro LGBT de Los Ángeles cuando las cosas empezaron a funcionar. Ella fue nuestro pasaporte.

¿Cómo ayudó Mya a darle forma a la historia?
Nos reuníamos regularmente en el Jack in the Box y nos contaba historias y anécdotas, cosas de las que había sido testigo o que sabía por amigos suyos de la zona. Un día, Mya trajo a Kiki a la mesa. Cuando las vi juntas, supe que tenía que ser una historia sobre la amistad. Todavía necesitábamos una trama, pero un par de días más tarde, Kiki tuvo una idea. 

Nos habló sobre la misión de encontrar a los "fishes" [jerga para una mujer cisgénero] y le dije: "¿Puedes definir eso?" Cuando nos dimos cuenta de a qué se refería, nos quedamos boquiabiertos. La historia era algo que estaba siendo contemplada por una de las chicas cuando se enteró de que su novio la engañaba, por lo que en realidad nunca pasó en la vida real -la película no se basa en un hecho real, sino en un evento imaginado-. 

¿Qué papel juega el humor en la película?
La comedia siempre ha formado parte de lo que hago, pero mis películas anteriores eran dramedies y nunca imaginé que el uso del humor sería del grado al que llegó en esta película. Desde el principio del proceso, le di la película a Mya y a Kiki y ambas se sintieron muy cómodas con ella. Pero Mya dijo: "Hago esta película contigo si me prometes dos cosas: la primera es que quiero que seas realista. Necesitas demostrar lo difícil que es la vida para las mujeres de aquí y no quiero que ocultes nada. Pero también quiero que sea divertida porque quiero que se rían al verla". Me tomó varios días pensar en ello, preocupado por este acto de equilibrio, y luego me di cuenta de que lo que me estaba pidiendo me estaba salvando en muchos sentidos.

Has dicho en el pasado que la película se filmó con iPhones por restricciones presupuestarias.
Algunos críticos expresaron que el iPhone fue el dispositivo perfecto para filmar esta película por muchas razones. Lo que acabas de mencionar tiene que ver con el hecho de que se trata de un dispositivo que las personas sin recursos pueden tener hasta cierto punto -y las mujeres en esta película son personas sin recursos-. Creo que el iPhone nos ayudó a lograr algo que no habríamos conseguido con ninguna otra cosa. 

Esta película fue filmada hace un año y medio, pero su lanzamiento se produce, obviamente, en un momento cultural importante para los derechos y la visibilidad de los transexuales. Pero las personas trans de color, en particular, todavía se enfrentan a una gran cantidad de situaciones de desigualdad y violencia. ¿Cuáles fueron tus observaciones durante y después de la filmación?
Fui testigo de primera mano de la discriminación. En los restaurantes en los que intentábamos comer durante la filmación cambiaban su actitud en cuanto llegaban Mya y Kiki. Fui testigo de la discriminación en la post-producción cuando estaba tratando de ayudar a Mya a encontrar un trabajo antes del estreno de la película. 

Esto es algo con lo que estas mujeres tienen que lidiar todo el tiempo, y fui testigo de tan solo una pequeña parte de sus problemas. La sensibilización y la visibilidad es maravillosa: todo lo que ha pasado con Laverne Cox y Caitlyn Jenner es increíble, pero todo este conocimiento, sin embargo, no ha logrado la transición a la aceptación, y esos son los pasos que tienen que tomarse ahora.

Esta película es solo una de las muchas historias que se cuentan y que se espera ayuden a labrar ese cambio. Creo que tiene que venir de las personas que nunca pensaron que tendrían algún tipo de conexión con la gente del mundo en el que me estaba centrando: mujeres trans de color que han tenido que recurrir a la prostitución. Mi esperanza es que el público de los suburbios americanos conecte con los personajes de Alexandra y Sin-Dee, abran su ordenador y busquen en Google para saber más sobre el tema. Ojalá esa consciencia lleve a la aceptación.

No te pierdas:

*Maricas, bolleras y trans en la televisión
*Hari Nef, la actriz líder en la revolución transgénero
*Eddie Redmayne encarna a una artista transexual en su próxima película

Recomendados


Texto Emily Manning
Todas las imágenes cortesía de Magnolia Pictures

Tagged:
gay
queer
trans
Tangerine
Entrevista
Cultură