Publicidad

qué puedes ver si ya has acabado 'stranger things'

Desde las historias de aventuras en pequeños poblados de 'Super 8' hasta peligrosos juegos de poder en 'Ojos de fuego' y 'Midnight Special', estos siete títulos te ayudarán a dejar atrás tu última obsesión de Netflix.

por Oliver Lunn
|
09 Agosto 2016, 7:00am

Still from Firestarter, 1985

Te has pegado un buen atracón y ya has visto hasta el último capítulo de Stranger Things, pero te has quedado un poco depre. Parece que los ocho episodios de la serie se te han quedado cortos y los 440 minutos de rascarte la cabeza y preguntarte qué demonios le pasó a Will Byers no han sido suficientes. Seguro que te gustó el final y no te sentiste tan timado como con Lost, pero aun así, te has quedado con ganas de más. Es lo malo (o la genialidad) del formato Netflix, que puedes acabarte una temporada entera en dos días, pues parece que con Internet, lo de esperar una semana es ya historia.

Tras haber visto Stranger Things lo más lógico es querer volver a ver todas esas películas a las que hace referencia (mira sino este fantástico supercut que lo demuestra), pero hay muchas otras más. Aquí abajo tienes una lista de otras pelis que te ayudarán a calmar tu obsesión. Porque no hay nada tan deprimente como ese momento en el que te das cuenta de que el siguiente episodio no sucederá, porque simplemente ¡NO HAY MÁS EPISODIOS! 

Super 8 (2011)
Al igual que la serie de los hermanos Duffer, esta también imita a películas como E.T. y Encuentros en la tercera fase a pesar de ser una creación del siglo XXI con un tinte nostálgico. Está la pandilla de amigos bobalicones que van en bicicleta a todas partes; los walkie talkies; las camisetas a rayas e impermeables amarillos; los sucesos sobrenaturales en una pequeña población; la agencia del gobierno que les pisa los talones; hablar de un monstruo subterráneo, etc., etc. Básicamente Super 8 está impregnada de la misma mirada retrospectiva que resulta tan entrañable en la serie de Netflix. Sin duda es perfecta para seguir alimentando tu obsesión por Stranger Things.

Lee: 10 series de Netflix para sobrevivir a este verano
Lee: ¡Winona Forever!: Todo lo que le debemos a este icono de los noventa

La montaña embrujada (1975)
Es difícil ver el vídeo de aquí arriba sin pensar en la escena de Stranger Things donde Elle utiliza sus poderes para hacer que el bravucón de la escuela se mee en los pantalones. Se estaban metiendo con Mike y Elle salió en su defensa. La venganza fue dulce. Del mismo modo, este chico se defiende a sí mismo de la única forma que sabe: usando la mente para dar un cachete a un gilipollas con un guante de béisbol. Pero incluso la historia en su conjunto es similar. El niño y su hermana -ambos huérfanos con poderes telequinéticos- se ven perseguidos por un intrigante millonario que quiere sacar provecho de su don. Desde los tintes setenteros hasta la historia de aventura en un pequeño poblado, La montaña embrujada nos recuerda mucho a Stranger Things.

Ojos de fuego (1984)
Seguramente Eleven no habría existido sin Charlie, el personaje de Drew Barrymore en la película de terror de Stephen King,Ojos de fuego. Charlie tiene poderes especiales, piroquinesis en concreto, que es como la ciencia llama a 'quemar cosas con la mente'. Además, su padre tiene telequinesis y sufre hemorragias nasales cada vez que lo hace. Padre e hija huyen de una agencia gubernamental secreta. Hombres vestidos con extraños trajes de laboratorio quieren poner en cuarentena a Charlie y estudiarla; quieren controlarla y posiblemente destruirla. Al igual que Elle, la ven como un arma. "¿Cuando haga algo malo todavía me querrás?", le pregunta a su papá. Nos apiadamos de ella porque no tiene remedio, es una niña más con problemas a causa de sus peligrosos poderes. Y la banda sonora de Tangerine Dream es toda una joya de los ochenta.

Midnight Special (2016)
En Midnight Special un padre y su hijo son perseguidos por el gobierno y un extraño culto. ¿Por qué? El niño tiene poderes especiales. En concreto, puede disparar rayos de luz cegadora por los ojos -tiene que llevar gafas como Cyclops- y puede destruir satélites utilizando su mente. Como pasa en Stranger Things, el gobierno quiere estudiar al niño. ¿Tal vez sería un gran arma contra esos molestos comunistas? Es tranquilo y socialmente inadaptado, de nuevo igual como Elle. Luego están los efectos especiales dignos de Spielberg y las linternas inundando un bosque oscuro por la noche, al igual que en E.T. Si miramos el cartel de la película nos puede parecer que estamos en el territorio de Stranger Things: un niño leyendo un libro bajo la luz de una linterna y sus ojos brillando en azul eléctrico.

Poltergeist (1982)
Una niña atrapada en un mundo sobrenatural y una madre histérica dispuesta a no perder la esperanza. ¿Te recuerda a alguien? No, no estoy hablando de Joyce Byers. Esta es una de las muchas películas de los años ochenta -otra producción de Spielberg- ante la que Stranger Things debería quitarse el sombrero. Una de sus líneas de diálogo básicamente resume toda la serie: "¡Esa cosa está ahí con mi bebé!". Luego están las luces intermitentes y la estética de la imagen. ¿Está la niña en el interior del televisor? ¿Se está comunicando a través de las luces como Will Byers? ¿Quién pensaba que los suburbios podían ser tan misteriosos y peligrosos? Resulta que su casa fue construida sobre un cementerio. Probablemente no debieron haber hecho eso.

Phenomena (1985)
Jennifer Connelly interpreta a una chica con un problema de sonambulismo. Algo que no es muy recomendable cuando un asesino anda suelto por el remoto internado donde estudia. También tiene habilidades telepáticas, y pronto se encuentra atada a un extraño artilugio para la cabeza, como Elle de Stranger Things. "Es normal en los insectos, pero, ¿yo soy normal?". El maestro del terror de los ochenta, Dario Argento, nos ofrece otra obra estremecedora con actuaciones cuestionables pero un ambiente espeluznante que te acelera el pulso, como esos momentos de Stranger Things cuando un personaje entra en la dimensión del Upside Down.

Eerie, Indiana (1992)
Si creciste en los años noventa es probable que recuerdes Eerie, Indiana, esa extraña serie infantil protagonizada por el adolescente de pelo lacio Hocus Pocus. En ella, Marshall 'Mars' Teller se muda a los suburbios completamente impolutos de Eerie: "el centro de las rarezas de todo el planeta". Básicamente lo que sucede en Eerie son sucesos extraños. ¿Cómo olvidar el episodio donde una mujer sella al vacío a sus hijos gemelos cada noche para que no envejezcan? Junto con su compañero/mejor amigo Simon Holmes -el único que le cree cuando le habla de lo que ocurre en el pueblo-, Mars recorre el extraño lugar con su bicicleta. Si la ves ahora, te darás cuenta de lo lynchiana que es: la oscuridad que se esconde detrás de las cercas blancas de los suburbios. "Mi ciudad parece bastante normal a simple vista, pero mírala bien".

@OliverLunn

Recomendados


Texto Oliver Lunn
Fotograma de La montaña embrujada