Publicidad

la influencia del 'pop art' en la moda

¿En qué consiste la estrecha relación entre el arte visual y la moda?

por i-D Team
|
07 Enero 2015, 5:07pm

Las diferentes industrias creativas, normalmente, se necesitan las unas a las otras para sobrevivir: la música se nutre del arte, el arte de la música y la moda nutre y se nutre de las dos. Y después está la publicidad, que arrasa con lo que puede. El vínculo entre la moda y el arte es ahora más fuerte que nunca y es más que evidente con colecciones como la locura graffiti de Prada para la primavera/verano de 2014, el trabajo de Bottega Veneta con Ryan McGinley y las colaboraciones de la fundación Louis Vuitton con artistas como Yayoi Kusama, Takashi Murakami y Richard Prince.

Esta fructífera relación se remonta a la primera mitad del siglo XX, cuando Salvador Dalí colocó una langosta de tamaño gigante en un vestido blanco de Elsa Schiapparelli.

Hablando con Wayne Tunnicliffe, el carismático comisario de la exposición 'Pop to Popism' que se celebró en Sydney, descubrimos que este vínculo se ha ido intensificando desde entonces. "En los 60, el panorama creativo era más pequeño y fluido de lo que es ahora y no era de extrañar que los diseñadores de moda más innovadores del momento se moviesen por los mismos círculos que los artistas y los músicos. Estoy seguro de que la mayoría de artistas pop de la época estaban al tanto de la moda y está claro que la moda usaba imágenes de esta corriente creativa. Algunos ejemplos de este cruce se reflejan en los vestidos con latas de sopa Campbell de Warhol o, en Australia, los vestidos que Ken Reinhard diseñó para las modelos que asistieron a la inauguración de una de sus exposiciones".

Los artistas pop no solo acudieron a la moda para realizar parte de sus obras; también recurrieron a los propios diseñadores. Así, una de las obras más famosas de David Hockney es un retrato del modisto Ossie Clark y su esposa, la diseñadora textil Celia Birtwell.

Yves Saint Laurent por Andy Warhol, 1974

Mientras tanto, Yves Saint Laurent (que transformó las famosas pinturas de Piet Mondrian en vestidos) se convirtió en el protagonista de un retrato serigrafiado de cuatro paneles de Andy Warhol en 1974. Warhol también era íntimo de Halston y apareció numerosas veces en la obra del artista. A su vez, Halston era un gran coleccionista de la obra de Warhol y le encargó varias campañas de publicidad para su firma.

Martha Rosler, Cleaning the Drapes, de la serie 'House Beautiful: Bringing the War Home', 1967-197 

La moda ha sido una gran fuente de inspiración y colaboración para muchos, pero para otros también ha sido objetivo de crítica. En la serie Bringing The War Home de Martha Rosler podemos ver imágenes de revistas de alta costura y de interiores lujosos superpuestas con crudas y violentas fotografías de la guerra de Vietnam. En su obra refleja con creces el baño de sangre que se oculta tras la cultura de consumo.

O, por ejemplo, Cindy Sherman, que critica y venera la moda al mismo tiempo. "Creo que está bien la relación que tiene Cindy Sherman con la moda. Critica cómo la moda moldea nuestra forma de ser y a su vez participa en la propia creación de imágenes para la industria. Este posicionamiento tan resbaladizo es muy típico de los artistas que alcanzaron la fama en la década de los 80, como Richard Prince y Jeff Koons, que critican y a la vez participan en todo lo que gira en torno al universo del comercio masivo", nos cuenta Tunnicliffe.

La idea de que el arte se pueda mantener puro y completamente apartado del mundo comercial es algo inverosímil a día de hoy, pero eso no significa que algunos todavía lo deseen. Tunnincliffe añade: "Los artistas expertos en la sociedad de consumo llevan dando respuestas difusas desde la primera exposición de Pop Art a principios de los 60. Algunos creen que la cultura y el comercio no pueden ir de la mano y otros opinan que el Pop Art es la vertiente que realmente muestra el gran negocio que se ha generado entorno al arte y un reflejo honesto de cómo el dinero domina el mundo".

Allen Jones, Secretary, 1972

Aunque no todos los diseñadores de moda pueden crear un discurso contundente para cada una de sus colecciones, si lo pensamos a menor escala, el significado es generado por el propio individuo que las está consumiendo. El hecho de vestirse siempre nos dice algo: puede tratarse tanto de un mensaje de conformidad como de rebelión. Los artistas pueden utilizarlo como abreviatura para algo mucho más profundo, ya sea un par de botas fetichistas en una escultura de Allen Jones o una pareja de lo más 'chic' adentrándose en la noche en una pintura de Roy Lichtenstein.

Mientras que la moda y el arte se nutren mutuamente de una forma más estructural, el modo en el que se fusionan es mucho más orgánico y sus historias van más allá de lo que muchos piensan. Porque, mientras la gente siga llevando ropa, este lazo invisible es muy poco probable que alguna vez se.

Recomendados


Texto i-D Team

Tagged:
Louis Vuitton
Andy Warhol
arte
Yves Saint Laurent
Cultura
Takashi Murakami
Yayoi Kusama
Salvador Dalí
Μoda
Ryan McGinley
Richard Prince
Cindy Sherman
Jeff Koons
Allen Jones
Piet Mondrian
David Hockney
bottega veneta
celia birtwell
elsa schiapparelli
ossie clark