el fotógrafo manuel vason y la magia de la 'performance'

'Double Exposures' es el nuevo libro de Manuel Vason y nos muestra un nuevo lenguaje para entender la fotografía y el arte performativo.

por Felix Petty
|
23 Enero 2015, 12:49pm

Stacy Makishi and Manuel Vason, Double Exposure, London, 2012

Double Exposures es el nuevo libro del fotógrafo Manuel Vason y cuenta con 44 colaboraciones de algunos de los principales visionarios de la escena del arte performativo, que hablan sobre la magia de capturar un momento que no se repetirá jamás. Vason propone un nuevo lenguaje para la forma de arte más efímera a través de sus imágenes impactantes y sus hilarantes dípticos. En i-D hemos hablado con él sobre todo lo que le inspira y sobre sus nuevos retos.

¿En qué te inspiraste para crear tu nuevo libro?
Buscaba un nuevo reto: un proyecto con el que poner a prueba mis capacidades artísticas y que me hiciese explorar un ámbito diferente. Durante años he considerado la fotografía una herramienta maravillosa para interactuar con otros artistas y una alternativa al teatro o a los museos. Pero estar detrás de una cámara siempre ha sido mi "zona de confort," así que pensé que sería interesante cambiar los roles y situar al fotógrafo al otro lado de la lente.

¿Lo consideras un libro de fotografía o una performance documentada?
Creo que tiene aspectos de ambas definiciones. Me gustaría que la gente viera Double Exposures como una pieza muy versátil: una galería portátil, una escultura, una colección de fotografías, el escenario de 40 performances, una herramienta educativa, un archivo íntimo…

Alastair McLennan y Manuel Vason. Double Exposures. Londres, 2012.

¿De donde viene tu interés por la fotografía y el arte performativo?
Todo lo que sé acerca de la performance lo sé por los libros y la fotografía. Tras asistir a algunas de esas actuaciones en directo me entraron ganas de investigar más sobre esta forma de expresión. Me parecía fascinante la magia del momento y la energía que se desprende durante su ejecución. Hay un choque muy interesante entre lo efímero de la performance y la necesidad de documentar la situación, por tanto decidí que podía ser interesante trabajarlo como práctica artística. 

¿Además del título, que relación tiene este libro con tu primera publicación, Exposures?
Hay un vacío de 12 años entre las dos publicaciones, y durante todo este tiempo mi manera de trabajar y de trabajar con los artistas con los que colaboro ha cambiado notablemente. Uno de los objetivos de Double Exposures es centrar la atención del público en el contenido y en la forma de presentarlo. Creo que el punto fuerte de la primera publicación fue el nivel experimentación de los colaboradores: nadie era conscientes de lo que hacía y de que iba a acabar siendo un libro. En cambio, con Double Exposures lo que hicimos fue cuestionarnos cómo crear un nuevo tipo de performance que solo fuese accesible a través del papel.

Se habla mucho concepto de "arte en directo" pero, ¿qué lo diferencia de la performance?
Supongo que la performance abarca más ámbitos y más formatos mientras que el arte en directo se basa en la creación de una obra en vivo para un público determinado. Es una disciplina que está creciendo mucho en Reino Unido. Dicho eso, prefiero dejarle las definiciones a los demás y no meterme en líos…

¿Qué colaboraciones te han parecido más interesantes a la hora de realizar el libro?
Lo más complicado fue el hecho de trabajar con 44 artistas diferentes y de concebir la publicación en su totalidad. Este proyecto me ha llevado cuatro años y, por supuesto, el libro contiene las colaboraciones que considero buenas. Diría que la sensación de fracaso que he experimentado con algunos de ellos me ha servido de mucho.

Ernst Fischer y Manuel Vason. Double Exposures. Londres, 2012.

¿Utilizabas el mismo método de trabajo en todas las colaboraciones?
Cada vez que me surgía la oportunidad de trabajar con otro artista tenía que reiniciar todo el proceso. Lo podríamos comparar con la cocina: yo disponía siempre de las mismas herramientas y con ellas tenía que realizar recetas variadas con distintos ingredientes. Conseguí acercarme mucho a la obra de los artistas y estoy seguro de que el intercambio creativo ha sido muy productivo para ambas partes.

Cuéntanos un poco más sobre el protagonismo del cuerpo en el libro.
No hay duda de que todo gira en torno al cuerpo. Todos tenemos uno distinto y no podemos evitar analizar sus transformaciones. El ser humano busca respuestas imposibles constantemente.

¿Por qué empezaste a fotografiar el mundo de la performance?
Tengo un especial apego a los recuerdos: me encantaría volver a momentos pasados y tengo miedo de perderlos en mi mente. Empecé a hacer fotos de aquellas cosas que quería recordar y aquello me dio la oportunidad de crear nuevos recuerdos. La fotografía es una herramienta muy experimental y me gustaría mostrarla no solo como un objeto sino también como un evento en sí mismo.

manuelvason.com

Recomendados


Texto Felix Petty
Imágenes cortesía Manuel Vason

Tagged:
Performance
Cultură
Manuel Vason
felix petty