el fenómeno 'making a murderer' (y qué ver cuando te la acabes)

¿Ya te has acabado todos los episodios de 'Making a Murderer' y 'Serial'? No te preocupes, a continuación te presentamos lo mejor del género para que calmes tu apetito por las historias de crímenes...

por Oliver Lunn
|
26 Enero 2016, 10:50am

Lo más probable es que a estas alturas ya hayas acabado de ver Making a Murderer y seguramente la has devorado en un fin de semana intensivo para intentar olvidarte del frío del invierno. Sin embargo, eso no te ha impedido unirte a la procesión de detectives de butaca que, tras quedarse pasmados con el veredicto final del juicio, se han lanzado a Internet en busca de cualquier tipo de información adicional.

Quizás porque quedaste algo decepcionado por todas las preguntas que la serie deja en el aire, como ¿por qué no había ni un rastro de sangre en el dormitorio y en el garaje donde se supone que tuvo lugar el sangriento crimen? ¿Ni por un momento dejó de considerar el jurado que Steven Avery tiene un CI menor de 70 y no lleva ropa interior? Estos son datos de importancia.

Parte de lo que hace que la serie sea tan irresistible es que parece que se trata de una anomalía y un caso único en la historia del sistema de justicia penal americano, pero lo cierto es que no lo es. Por muy alarmante que sea, el caso de Steven Avery no es un caso excepcional: otras personas inocentes han sido erróneamente imputadas antes (y seguramente en más ocasiones de las que nos podemos imaginar).

Así que, si te fascinan los documentales sobre crímenes reales que hacen que te preguntes: "¿Y si me pasara a mí? ¿Cómo lo llevaría si me encerraran por algo que no hice?", y además has acabado de ver Making a Murderer, Serial y The Jinx, entonces quizás te interesaría ver la siguiente lista de historias asombrosas que harán que te vuelvas a quedar patidifuso.

Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills
Si vistes un poco como Robert Smith, escuchas a Metallica, tienes cierto interés por el satanismo y vives en Memphis, ve con cuidado. En ese estado puede que acabes en la cárcel si resulta que hay un asesinato "ritualista" en la ciudad y la policía no es capaz de encontrar a nadie más para cargarle el muerto. Eso es básicamente lo que les pasó a tres adolescentes en 1994, cuando fueron condenados por el asesinato y mutilación sexual de tres niños.

El documental muestra básicamente el drama en la sala del juicio y parece directamente sacado de las páginas de una novela de John Grisham. Destacan las dudas importantes e inconsistencias durante el juicio, pero nadie es capaz de probar la inocencia de los adolescentes.

Hicieron falta tres documentales más para ello, pero el último -West of Memphis- es el más fascinante, ya que retoma el caso unos 18 años después y pone de manifiesto (con detalles forenses) los "hechos" falsos presentados por la acusación. Por supuesto, también ayudó tener al líder de Pearl Jam de su parte.

Central Park Five
Keen Burns hace una solemne disección del sistema de justicia penal de Estados Unidos, analizando el caso de una joven que corría por Central Park en 1989 y en el que cuatro adolescentes de color y un hombre de raza hispana fueron condenados (una vez más de forma injusta) de la brutal agresión, violación y sodomía de esta chica que corría por el parque más popular de la Gran Manzana.

Al igual que en el caso de Steven Avery, ese pequeño detalle que llamamos "presunción de inocencia" brilló por su ausencia desde el primer día. Tal y como apunta este documental, los medios influyeron enormemente en el modo en que el público imaginó cómo se desarrolló el popular crimen. Es una historia espeluznante en el que entra en juego la raza, las injusticias y la incompetencia periodística (y te hará sentir incómodo hasta decir basta).

The Staircase
Basada en el famoso juicio por asesinato del novelista Michael Peterson, The Staircase es una fascinante miniserie documental que se puede ver con facilidad en una sesión de 360 minutos. En diciembre de 2001, Peterson encontró a su mujer sobre un charco de sangre a los pies de la escalera de su mansión de Carolina del Norte.

Según dice él, se cayó por las escaleras, pero la acusación mantiene que había demasiada sangre para que ese supuesto sea cierto y sostiene que la apaleó hasta la muerte (seguramente con un palo para encender la chimenea). Pero aún hay más, ya que alega que tenía un motivo, pues era bisexual y enviaba emails a militares sin que su mujer lo supiese.

Es inevitable seguir analizando los hechos en todo el momento, yendo de un extremo a otro. El hombre parece muy majo, un gran padre, una persona honesto, pero esas fotos macabras con el cadáver empapado de sangre no tienen muy buena pinta, ¿no?

The Trials of Darryl Hunt
Al igual que Making a Murderer, se necesitó toda una década para crear este documental de HBO y su protagonista, Darryl Hunt, tiene algo más en común con Steven Avery, ya que también pasó casi vente años de su vida encerrado por un crimen que no cometió.

Hunt tenía 19 años cuando fue identificado por error e injustamente condenado por la violación y el asesinato de Deborah Sykes, una joven blanca que trabajaba de correctora en un periódico de Winston-Salem, en Carolina del Norte.

El documental sigue los tres -sí, "tres"- juicios de Darryl Hunt y revela lo chapucero y desencaminado que resultó ser el caso contra él. Desde el primer día fue utilizado como cabeza de turco, pero a medida que afloran las dudas y salen a la luz nuevas pruebas de ADN, los cineastas nos guían hacia el conmovedor final del documental. Hoy, Darryl Hunt participa en el Innocence Project, el mismo proyecto que intervino en el caso original de Steven Avery.

Murder on a Sunday Morning
El documental ganador de un Oscar, Murder on a Sunday Morning (Un coupable idéal en francés), sigue el caso de Brenton Butler, un quinceañero de color que fue detenido por error y juzgado por el asesinato en 2000 de una turista en Jacksonville, Florida.

La víctima era una mujer blanca, Brenton era un chaval negro y los titulares empezaron a avanzar sus acostumbradas macabras narrativas. No tenía buena pinta, pero Brenton tenía algo a su favor: su defensa. Patrick McGuinness, un abogado combativo que fumaba sin parar, expone las grandes brechas en la investigación y cómo fue gestionada desde el principio.

Lo más perturbador, es cuando revela las repugnantes técnicas de "interrogación" de un detective que consigue la confesión del chaval. Básicamente, el abogado hizo todo lo que los investigadores de la policía dejaron de hacer. Él es el héroe de esta historia y nos quitamos el sombrero por ello.

Tampoco te puedes perder:

The Thin Blue Line (1988)

Tales of the Grim Sleeper (2014)

Deliver Us from Evil (2006)

Recomendados


Texto Oliver Lunn
Imagen vía YouTube

Tagged:
Netflix · Filme și seriale
Television
steven avery
Making a Murderer
documental
Cultură