Izq: Beyoncé, Amberes, Bélgica, 2015. Der: The Flowers, Aburi, Ghana, 2018.  

esta serie fotográfica documenta las vidas de las trabajadoras sexuales en todo el mundo

La fotógrafa Ulla Deventer pasó seis años entre Europa y África viviendo con las protagonistas de este increíble proyecto.

por Sarah Moroz
|
11 Julio 2019, 6:53pm

Izq: Beyoncé, Amberes, Bélgica, 2015. Der: The Flowers, Aburi, Ghana, 2018.  

Ulla Deventer ha echado un vistazo a profundo al trabajo sexual, pero no es fácil darte cuenta si te paras a contemplar sus imágenes de paredes rosadas, bodegones florales y párpados brillantes. El enfoque de la fotógrafa nacida en Alemania mezcla subjetividad y trabajo de campo, resistiendo activamente la típica estética periodística sobre este tema. Todo lo contrario, pues la fotografía aquí se convierte en una forma de evocar tiernamente la vida interior y personal de las trabajadoras sexuales, y también narra involuntariamente las amistades que florecen entre Deventer y las participantes (ella sigue en contacto con muchas).

La serie Butterflies Are A Sign Of A Good Thing es un proyecto llevado a cabo en Bruselas, Atenas, París y Acra, lugares que visitó entre 2013 y 2019. Las circunstancias para las trabajadoras sexuales en estos lugares variaron enormemente: la profesión es legal en ciertos países (Alemania, Bélgica, Holanda, Grecia), regulada por clientes punitivos (Suecia, Francia) e ilegal pero generalizada (Ghana). El trabajo sexual es un inframundo, sin embargo, trae directamente a la superficie las percepciones del cuerpo femenino como un lugar de fantasía y desprecio. Las representaciones simbólicas de Deventer, que suelen depender de los recuerdos de las mujeres, brindan “visiones alternativas del retrato clásico”, complementadas con piezas de audio y texto, dibujos creados por trabajadoras sexuales, textiles domésticos y cartas de amor de los clientes.

Una selección de la serie se encuentra actualmente en el Festival Circulation(s) en París (hasta el 21 de julio), y ha sido recientemente seleccionada para el Premio ING Unseen Talent 2019. Hablamos con la fotógrafa sobre cómo contextualizar la narración de historias, la importancia y la poca importancia de la ubicación y la reevaluación del estigma de la prostitución.

¿Es esta la primera serie de este tipo que has hecho sobre el trabajo sexual?
Sí, pero siempre me ha interesado la forma en que las personas se enfrentan a no ser aceptadas por ciertas normas y, a menudo, tienen que esconderse. Primero hice una serie con amigos que son gays; en algunas situaciones, simplemente no podían decir que son homosexuales, porque las personas los tratarían de manera diferente. Siempre se trata de distinguir entre las relaciones en las que puede ser uno mismo frente a las situaciones en la sociedad, o en ocasiones en su familia, donde debe ocultar quién es realmente.

Más tarde, trabajé con jóvenes en espacios de vida supervisados para mujeres con problemas psicológicos. Comencé a usar sus espacios personales para retratar sus historias. Siempre me preguntaba: ¿qué tengo que hacer para no victimizar a mis protagonistas, sino encontrar una manera en la que todos puedan relacionarse sin juzgarse?

En Rusia, hice un documental sobre un centro de rehabilitación para mujeres drogadictas. Era la primera vez que vivía con mis participantes –dormimos en la misma habitación durante una semana. Esto cambió mi manera de acercarme a la gente. Me di cuenta de que quiero estar dentro de sus vidas para entenderlos, en lugar de ser la fotógrafa que viene de fuera, dispara y se va.

1562622632706-UD_04
Viktoria, París, Francia, 2016. "Viktoria llegó a París con un graduado en literatura inglesa y habla francés de manera fluída. Aun así, con su pasaporte ruso y sin la ciudadanía francesa, no la aceptaban para los puestos de trabajo que quería. Decidió ganarse la vida trabajando en un club de striptease. Ahora, por fin, logró su objetivo de salir de ahí y trabaja como camarera y, a veces, enseña inglés y ruso."

¿Cómo comenzó Butterflies Are A Sign Of A Good Thing?
Cuando me mudé a Bélgica para realizar mi maestría, quería examinar a las mujeres que no cumplían con las normas. En Bélgica, el trabajo sexual es muy liberal. Crecí cerca de Hamburgo, donde también es muy liberal, pero hay ciertas calles a las que no puedes ir porque son solo para clientes. En Bélgica y Holanda, el trabajo sexual es solo una parte de la vida cotidiana. La gente camina en medio del lugar donde se encuentran las trabajadoras sexuales. Los niños juegan allí. Me gustó esta interacción con la sociedad. Las mujeres parecen independientes y no tienen proxenetas. Alquilan sus propias habitaciones; la forma en que decoran sus habitaciones es muy personal y provee diferentes maneras de ofrecerse a los clientes.

¿Qué dudas tuviste sobre el tema del trabajo sexual?
Estaba pensando: ¿cómo podría interpretar este tema tan cargado de clichés? ¿Cómo podría ir más allá de esto? Fue crucial para mí entender este entorno de luz roja: las estrategias de poder, quién controla a quién, quién es un colega y quién es la competencia. Estaba claro que tenía que colaborar con las mujeres y obtener su perspectiva. Tiene que haber simpatía por ambos lados. Les preguntaba: ¿cómo te gustaría ser representada? ¿Cuál es la imagen que deseas que tome para contar tu historia? Me acerqué mucho a las mujeres y nos hicimos amigas. Fotografié sus casas así como sus espacios de trabajo; me llevaron a la iglesia.

1562623374334-UD_05
'The Fruits', Acra, Ghana, 2017

¿Cuándo decidiste ampliar el rango?
Después de un tiempo, en Bélgica, había trabajado tanto que ya no sabía qué añadir. Estaba trabajando con cinco mujeres en Bruselas. Fui a otras ciudades, como Ámsterdam y otras partes de Bélgica, solo para hablar con mujeres y recopilar muchas más historias de las que represento en mi proyecto. Pensé que sería interesante ampliarlo a otras regiones. Fui a Atenas, porque la crisis de refugiados era muy grave y sentí que podía reflejar todo el movimiento en Europa de una manera interesante.

La situación laboral de las mujeres era mucho peor allí: sentías la crisis. Muchas mujeres de Europa del Este, de Bulgaria o Rumania, estaban allí con proxenetas, estrictamente controladas. Los burdeles están ocultos: si no los buscas, no te darías cuenta de lo que es el trabajo sexual actual, pero está en todas partes. No tiene luces rojas, sino pequeñas lámparas blancas para indicar la actividad detrás de puertas muy gruesas. Una vez que entrenas el ojo, los encuentras en todas partes. Las mujeres trabajan con madams, en su mayoría mujeres mayores que solían trabajar como enfermeras –son las que están abriendo las puertas y decidiendo qué clientes dejan entrar. Siempre tuve que tratar con ellas primero, y rara vez hablaban inglés, así que era difícil que me hicieran caso. La situación psicológica es horrible. No es que hayan sido víctimas de tráfico o secuestradas, fue la elección de las mujeres para poder llegar a Grecia, pero están bajo el control de los proxenetas. Los proxenetas quieren que las mujeres circulen constantemente para evitar que la policía las note. Realmente no podía estar en contacto con nadie; no volvería a encontrarme con las mismas personas si regresase.

Estuve en Atenas tres semanas. Es una mafia enorme y hay vigilancia por cámara. Regresé a los mismos tres burdeles y las madams me dijeron cuando era un buen momento para ir y cuando no. Siempre les decía a mis amigos en Atenas dónde estaba en todo momento. Las mujeres se sientan bajo tierra, esperando; no ven la luz del día y no ven entrar al cliente. No deciden qué cliente tomar; es la madam. Debido a la crisis, dejaron entrar a casi cualquiera con algo de dinero. A veces los clientes entraban borrachos o apestando, y no hay duchas. Esto es totalmente diferente de Bélgica, donde las mujeres están sentadas detrás de los escaparates y tienen contacto visual. De hecho, muchas mujeres en Bélgica dijeron que ganaron autoestima por estar todo el día expuestas y alabadas por los hombres. Las mujeres en Atenas sufren rechazo todo el tiempo.

1562623394477-UD_18
'The Cat', Brustelas, Bélgica, 2014. "Esta es Caroline con su gato Flôcon. Ella lo rescató hace muchos años en las calles de Bruselas."

¿Cómo decidiste hacer la transición a París?
Debido a la ley de castigar a los clientes, era uno de los lugares más difíciles para trabajar. Las mujeres estaban todas encubiertas. Los dueños de los bares seguían diciendo que 'el trabajo sexual ya no existe'; por supuesto que no es cierto. Lo que sucede es que las mujeres son empujadas a lugares realmente peligrosos: las autopistas, el Bois de Boulogne. No tienen dónde vivir porque no tienen empleos oficiales, por lo que se quedan en las calles o comparten habitaciones de hotel. Así es como pude encontrarlas, muchachas que trabajan en hoteles que se dieron cuenta de las mujeres que viven allí. Estuve mucho en Pigalle y conocí a gente en bares de striptease. Oficialmente están haciendo striptease, pero se llevan clientes. El problema es que no hay lugares seguros, no hay protección para estas mujeres. Esta ley realmente no es la forma correcta de empoderarlas. Fue interesante comparar las situaciones en las capitales europeas y tener una idea del sistema.

Y luego fuiste a Ghana.
Me interesaba ir allí porque conocí a muchas mujeres africanas en Europa. Era importante obtener retroalimentación de los locales y observar realmente en lugar de tratar de controlar las situaciones. Si te ven venir como una mujer blanca, creen que eres de una ONG que trae dinero o la intención de convencerlas para que dejen eso. Desde el principio, me aseguré de decirles que no podía ayudar; venía como individuo y me interesaban sus historias y sus vidas. Yo podía proporcionar una plataforma para compartir sus historias. En países con tan pocas oportunidades económicas, siempre se trataba de tomarme el tiempo y tener una relación a largo plazo para entendernos mutuamente. Les pido que se abran, así que yo misma tengo que abrirme. Nunca llevo mi cámara para una primera reunión ni siquiera para la segunda. Las primeras reuniones son solo para conocerse y ver si tiene sentido colaborar. Hablamos sobre el respeto y cómo le gustaría ser tratada. Ninguna había visitado una exposición, pero quería que entendieran lo que significa para mí hacer su retrato.

En Ghana, vivía con una local que participaba en el proyecto, Lizzie; ella era mi compañera de cuarto y amiga. La mayoría de sus amigas también son trabajadoras sexuales. Ella se convirtió en mi asistente; fuimos juntas a conocer mujeres. El proyecto se convirtió en parte de mi vida porque estaba viviendo con ella. Obtuve acceso a áreas donde nunca obtendría acceso por mi cuenta. Me respetaban de manera diferente, porque ella era parte de esta comunidad. Tuve acceso a zonas altamente peligrosas, pero me sentí segura porque ella conocía a las personas que controlaban esa área.

1562623416483-UD_19
'The Oranges', Amberes, 2013. "Esta imagen es una de las primeras que hice para esta serie. Se refiere a un recuerdo de la infancia de Britney, que se convirtió en mi primera participante. Ella emigró de Nigeria a los 21 años y me contó cómo vendía naranjas en las calles cuando era una niña. Hasta hoy estamos en contacto y ella vive feliz con su esposo e hijos en Bélgica. Para ella, el trabajo sexual le permite vivir y trabajar de manera independiente y, al mismo tiempo, poder enviarle dinero a sus familiares. Esta foto fue hecha en un bar de África occidental en Amberes, donde solíamos salir juntas."

¿El componente racial complicó el proyecto de alguna manera?
Todavía estoy luchando con lo que significa mostrar esas historias en Europa. Siempre surge esta pregunta: ¿dónde es un lugar apropiado para compartir historias y dónde es mejor no hacerlo? Exponer investigaciones en Ghana por sí solo no funciona: me arriesgo a que el trabajo se limite a ser una percepción de mirada blanca hacia los africanos. Nunca quise darle a mi público la sensación de que estoy presentando un opuesto. La obra nunca ha sido un documental sobre el lugar; es un proyecto subjetivo y un problema global que está sucediendo en todas partes y todos estamos involucrados. No quiero limitarlo como un problema que está ocurriendo localmente. Hago una investigación local, pero está destinada a ser leída como una historia universal. Por eso presento selecciones de todo mi trabajo, de todas partes. Así es como quiero que se vea mi trabajo: como algo que ya no se puede localizar.

¿Qué esperas que la gente saque de la serie?
Se trata de la soledad que enfrentan las mujeres. Este anhelo de ser aceptada. Espero poder crear cierta empatía por las mujeres y hacer que la gente reflexione sobre por qué estamos juzgando. Las trabajadoras sexuales nos reflejan como sociedad: nuestros tabúes sobre la comprensión de la sexualidad y el cuerpo femenino. La gente siempre me pregunta: '¿cómo te acercas a esas mujeres? ¿No tienes miedo? ¿No es peligroso?'. Nunca me sentí en peligro, y nunca fue raro hablar con estas mujeres. Las trabajadoras sexuales están muy presentes en todas partes. Me gustaría que personas de diferentes orígenes sociales hablaran entre sí. No sé a qué le tienen miedo.

1562623435799-UD_01
'Bianca', Atenas, Grecia, 2016. "Bianca vino de Rumania a Atenas a la temprana edad de 19 años. Cuando la conocí por primera vez, me sorprendió mucho su aspecto infantil. Aunque no me lo dijo, me resultó obvio que estaba siendo controlada por proxenetas. Ella siempre venía y la recogían en taxi. Cuando una vez quiso llevarme a tomar café, me di cuenta de que estaba totalmente perdida en las calles, sin saber a dónde ir, porque por lo general nunca sale del burdel. Finalmente, terminamos tomando un café en el distrito de burdeles, que también estaba protegido por la mafia, y por lo tanto un lugar donde se le permitía estar".
1562623524147-UD_20
'The Tiger', Bruselas, Bélgica, 2014. "Cuando conocí a Caroline, ella tenía unos 50 años, al igual que Julie. Ella es una mujer sorprendentemente atractiva. Con su fuerte y largo cabello negro y sus siempre elegantes vestidos, Caroline solía sentarse detrás de su ventana, la mayoría de las veces estaba a punto de pintar una de sus coloridas pinturas abstractas. Hoy, Caroline solo asiste a algunos clientes en el hogar y alquila su espacio de trabajo a otras trabajadoras sexuales. Tuvo la suerte de poder obtener sus propias propiedades en años anteriores, ya que el alquiler le brinda cierto apoyo para su jubilación. Caroline tenía su propio salón para perros en otros tiempos y es una verdadera amante de los animales. Solía tener perros grandes que fallecieron, desde entonces rescató a varios gatos de las calles de Bruselas. A veces paso la noche en su departamento y su pareja nos acaba preparando una deliciosa cena."
1562623472661-UD_11
'Ramona', París, Francia, 2016. "Cuando tomé este retrato de Ramona, ella tenía cuatro meses de embarazo. Junto con otras chicas, estaba compartiendo esta habitación de hotel en París. Salieron a trabajar por la noche en el Bois de Boulogne, conocido como área criminal por la noche, debido al tráfico de drogas y al trabajo sexual ilegal. La mayoría de las mujeres están protegidas por sus proxenetas y acaban abocadas al control y la dependencia".
1562623490186-UD_17
'Lizzy', Acra, Ghana, 2017. "Conocí a Lizzy (Elizabeht) en 2017 por primera vez cuando trabajaba en una comunidad cerrada con varias mujeres. Este lugar ha sido cerrado varias veces por prostitución ilegal. Lizzy se emocionó de inmediato al participar en mi proyecto y hoy en día es una amiga cercana con quien comparto mi apartamento en Acra".

Este artículo apareció originalmente en i-D US.