de 'dangerously in love' a 'lemonade': la evolución de beyoncé al completo

Con motivo del lanzamiento de su sexto (e increíble) disco, hacemos un repaso de la trayectoria de una de las artistas más relevantes de los últimos años.

por Nick Levine
|
25 Abril 2016, 9:40am

Fotograma de "Hold Up"

A muy poco de iniciar su nueva gira, que la llevará por todo el mundo y recién estrenado su nuevo disco Lemonade -con film de más de una hora incluido- creemos que es el momento perfecto para hacer una retrospectiva de todos los discos de la artista para demostrar cómo ha madurado una de las estrellas del pop más importantes del momento.

Dangerously in Love (2003)
Casi todos sabíamos que Beyoncé se convertiría en una gran estrella en solitario tras lanzar su álbum debut, pero nadie podría haber adivinado que despegaría con un clásico instantáneo como Crazy in Love. Trabajó con Sean Paul para el sensual Baby Boy y sampleó Love You to Love You Baby de Donna Summer para el provocador Naughty Girl.

Hablamos de una Beyoncé de 21 años cargada de tensión sexual, un breve flirteo con la astrología y algo de sentimentalismo bien intencionado hacia el final. Junto a Luther Vandross, la cantante revisó la clásica balada de Roberta Flack, The Closer I Get to You, y cierra el disco con Daddy, una balada con influencia de la Motown que dedica a su padre.

Lee: ¿Por qué todo el mundo está obsesionado con Beyoncé?
Lee: 'El día en que Beyoncé se hizo negra' es una brillante sátira sobre el racismo

B'Day (2006)
Beyoncé grabo su segundo álbum en tan solo tres semanas y lo publicó el día de su 25 cumpleaños. Un disco más conciso y enérgico cierra con la balada soul Resentment (que curiosamente fue originalmente grabada por Victoria Beckham), tras ofrecernos una sucesión de temazos de R&B como el frenético Déjà Vu, el ardiente Get Me Bodied y el irresistible Green Light.

La seguridad de Beyoncé es patente y está inevitablemente relacionada con el hecho de que está ganando poder. Suga Mama habla por sí misma, pero es en el hit principal del disco donde se pavonea con todo su esplendor: "Ese jaguar lleva mi nombre, así que quita de ahí tus maletas, voy a llamarte un taxi", canta con desprecio al despedirse de un ex. B'Day puede que sea el disco más infravalorado de Beyoncé que contiene, a su vez, uno de sus singles peor acogidos por los fans: Ring the Alarm.

I Am… Sasha Fierce (2008)
Bey continúa ampliando horizontes con su tercer trabajo, un doble álbum que contiene un disco de baladas y otro de material más enérgico bautizado con el nombre de su pícaro alter ego, Sasha Fierce. El primer disco se abre con los grandes hits If I Were a Boy y Halo, y cuenta con la buena ejecución de voz de Bey, pero el segundo es simplemente un bombazo.

Tras la emblemática Single Ladies (Put a Ring on It), Bey se pasa a los 80 con Sweet Dreams, se atreve con el hip hop en Diva y se pone picante con Video Phone. Todo ello sin olvidar Why Don't You Love Me, un tema clásico de R&B en el que Beyoncé no comprende cómo existe un hombre que se le pueda resistir (y nosotros tampoco lo entendemos).

4 (2011)
El cuarto disco de Queen B parece más íntimo y emocional que los anteriores. Para variar, empieza con una serie de baladas como la sublime I Miss You —coescrita con Frank Ocean— para luego pasar a un ritmo más enérgico en la segunda mitad. Nos recuerda a la primera Whitney en la brillante Love on Top, samplea a Boyz II Men en Countdown y nos muestra la influencia del pionero del afrobeat, Fela Kuti, con la eufórica End of Time.

Beyoncé lleva representando a las mujeres desde sus días en Destiny's Child, pero Run the World (Girls) es sin duda su primer himno claramente feminista. "Lo suficiente fuerte para ocuparme de los niños y luego volver al trabajo", canta sobre un ritmo a lo Major Lazer. Si nos saltamos la pretenciosa balada I Was Here y no dejamos correr el 'bonus track' Schoolin' Life —uno de los mejores temas más profundos de Beyoncé—, 4 está muy cerca a la perfección.

Beyoncé (2013)
Lo lanzó el 13 de diciembre sin previo aviso ni la más mínima promoción. Beyoncé marcó tendencia con su quinto disco y artistas como Drake, Skrillex, U2 y muchos más la imitaron más tarde presentando trabajos sorpresa.

Pero lo de Beyoncé también nos parece especial por lo ambicioso de su plan (que viene con 18 vídeos de acompañamiento) y por la profundidad de sus composiciones. En este álbum lo prueba todo, desde la música disco (Blow producida por Pharrel) el chillwave (No Angel, coescrita con Caroline Polachek de Chairlift) y hasta un R&B minimal y futurista (Mine, con la colaboración de Drake).

Se trata de un disco que solo podría ser obra de una superestrella. Este también incluye otro gran himno feminista, Flawless, donde escuchamos un fragmento de la obra de Chimamanda Ngozi Adichie del 2012, We Should All Be Feminists. En pocas palabras, se trata de Beyoncé en su máximo esplendor hasta la fecha.

Lemonade
Después de hacerse mucho de rogar, el sexto álbum de Queen Bey se ha lanzado el sábado pasado en exclusiva para Tidal y acompañado de un film de una hora que probablemente sea lo más increíble que la cantante ha hecho hasta ahora.

Según Tidal, el disco "se basa en el viaje de auto conocimiento y curación que experimenta cada mujer", aunque a lo largo del vídeo y atendiendo a las letras de las canciones, Beyoncé habla de infidelidad, desesperación y, en última instancia, reconciliación.

Además, como ya apuntaba Formation, el álbum contiene una buena dosis de reivindicación política y feminista, y el film cuenta con una parte del discurso que Malcom X dio en 1962 sobre los derechos de los estados líderes: "La persona con menos derechos de los Estados Unidos es la mujer negra. La persona más desprotegida de Estados Unidos es la mujer negra. La persona más descuidada de Estados Unidos es la mujer negra".

A todo esto, no es una casualidad que en el vídeo la acompañen estrellas como Serena Williams, Zendaya, Amandla Stenberg o Winnie Harlow entre otras. Lemonade puede que se convierta en el trabajo más respetado de la carrera de Beyoncé.

Créditos


Texto Nick Levine

Tagged:
Lemonade
Beyoncé
Cultura