Cómo apoyar a las trabajadoras sexuales durante la pandemia de coronavirus

Al igual que otras personas con empleos precarios, las trabajadoras sexuales se han visto gravemente afectadas por el brote.

por Sophie Wilson
|
30 Marzo 2020, 10:19am

Imagen vía Instagram

Con medio mundo en una situación de bloqueo, y la economía está sufriendo un duro golpe y muchos trabajadores están experimentando dificultades financieras. Aunque los gobiernos de todo el mundo prometen miles de millones para ayudar a las empresas a sobrevivir a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus y mantener al personal asalariado que se ha visto obligado a aislarse, muchos trabajadores independientes y aquellos con contratos de hora cero no están seguros de dónde vendrá su próximo ingreso. Las trabajadoras sexuales, una industria independiente que a menudo se pasa por alto, se encuentran entre las más afectadas.

Con poca protección legal para las trabajadoras sexuales que están sufriendo cancelaciones masivas a medida que se establece el distanciamiento social, muchas están recurriendo al contenido online, aprovechando opciones como la cámara, el sexo telefónico y OnlyFans. Pero para aquellos que se dedican a encuentros en persona, como strippers y acompañantes, su flujo de ingresos se ha visto comprometido. La trabajadora sexual con sede en Montreal, Krissy Phoenix, dice que tendrá dificultades para trasladar su negocio al contenido digital porque no tiene conocimientos técnicos. "Me resulta bastante difícil tratar de publicar mis anuncios para lo que hago, así que me resulta difícil tratar de trabajar frente a una cámara", dice.

Hallelujah Annie, una trabajadora sexual con sede en White Rock, Canadá, señala que las filtraciones de OnlyFans y otros proveedores de contenido digital son una preocupación para muchos y un obstáculo para construir una red de contenido digital. "Probé el contenido digital por un tiempo, pero después del hack de OnlyFans, retiré mi contenido y cerré mi cuenta", dice ella. "Tengo hijos y no estaba preparada para lidiar con algo así".

Plataformas como OnlyFans y ManyVids también se enfrentan a webs de transmisión gratuita como Pornhub, que han estado dando a los usuarios que viven bajo bloqueo acceso gratuito a contenido premium. Ofertas como esta pueden ser tentadoras, especialmente si tus ingresos han sido afectados por la pandemia, pero, si puedes, apoyar a las sex camers independientes, artistas y directores realmente puede ayudar a la industria, especialmente cuando los tiempos son difíciles.

"Se necesita dinero para crear un ambiente seguro para el sexo, condiciones de trabajo justas y para salvaguardar los derechos humanos y legales de los artistas sexuales", dice la directora de pornografía ética Erika Lust. Erika cerró sus oficinas de Barcelona cuando España declaró el estado de emergencia hace dos semanas y pospuso los rodajes de marzo y abril. "Ten en cuenta que el trabajo sexual es un trabajo real", añade. "Las trabajadoras sexuales en todo el mundo trabajan principalmente por cuenta propia y no tienen un ingreso fijo. Ahora es más importante que nunca apoyarlas, donando a organizaciones benéficas que están recaudando fondos para ellas, suscribiéndose a sus canales personales y, en general, pagando por el porno que miras, si puedes permitírtelo".

Con la gente confinada, Erika ha visto un aumento del 30% en sus visitas online. Pero eso también tiene un inconveniente. Alice Little, una trabajadora sexual e influencer de Nevada, ha perdido todas sus reservas en persona durante el resto del mes por la pandemia, y ahora está tratando de compensar los ingresos online. "Creo contenido a través de Patreon donde ofrezco fotos exclusivas específicamente para mis Patreons", dice ella. "La gente quiere entretenerse, por lo que muchas personas ahora están expresando interés en mi Patreon y mi YouTube. Estoy obteniendo un número récord de espectadores".

Estamos tan acostumbrados a acceder al contenido de forma gratuita que puede ser fácil dar por sentado que hay alguien del otro lado que está dedicando tiempo y trabajo para producirlo. Pagar una suscripción de OnlyFans, ir directamente al sitio web de una trabajadora sexual para ver qué contenido online está ofreciendo, o pagar un vídeo de una compañía porno independiente es una forma de apoyar a las trabajadoras sexuales. Para aquellos que están de cuarentena, pero que tal vez no quieran pagar por ver pornografía, existe la opción de donar a fondos para personas con dificultades. SWARM, de Londres, ha establecido un fondo para el acceso de las trabajadoras sexuales en el Reino Unido. Los pagos, a los que se puede acceder enviando un mensaje a @sexworkhive en Twitter o enviando un correo electrónico a contact@swarmcollective.org, se otorgan a una tarifa fija de 200 libras por persona, y aunque deben ser trabajadores sexuales las beneficiarias de estas donaciones, el colectivo no les pide que demuestren que están pasando por dificultades financieras. "No queremos replicar la violencia o la cultura de incredulidad y vergüenza del sistema de beneficios", explicó un miembro.

"Sin seguridad financiera ni ninguna red de apoyo, las trabajadoras sexuales son algunas de las más afectadas por el COVID-19", dice el miembro de SWARM, Lydia Caradonna. "Somos particularmente vulnerables en una crisis nacional como una pandemia porque no se nos otorgan derechos como el pago por enfermedad".

También hay otras formas de ayudar a las personas de manera más directa, en forma de donaciones de PayPal o vales de regalo para alimentos y otros productos esenciales. "Cualquier acto de solidaridad fuera de lo que cobra una trabajadora sexual es siempre una bendición, incluso si son 20 euros", dice Nikki Chris, de Los Ángeles. “Esos 20 extras se destinan a la comida, comida para perros, jabón para la ropa, bebidas energéticas. Creo que la gente olvida que somos humanas, y que todavía tenemos que pagar facturas, todavía tenemos que comer. Algunas de nosotras tenemos listas de deseos de Amazon y la mayoría tenemos nuestras cuentas de PayPal que puedes ver en nuestras webs, por lo que arrojar unos cuantos dólares de esa manera también ayuda. Todo ayuda y sabemos cómo estirar un dólar”.

Dentro de la comunidad de trabajadoras sexuales también se están uniendo para ayudarse entre sí, ya sea iniciando sindicatos o ayudando con la compra de comestibles. Muchas se están volviendo creativas con el tipo de contenido que crean, ofreciendo cartas de amor y fechas de Skype, así como moviéndose al marketing de influencers en Instagram y YouTube. La trabajadora sexual convertida en empresaria, Lydia Dupra (AKA The Heaux Mentor) sabe todo sobre la transferencia de habilidades de manera creativa y rentable. "Somos muy adaptables y creo que tiene mucho que ver con la cantidad de habilidades que las trabajadoras sexuales realmente poseen fuera de hacer el trabajo sexual", dice. "Lo que recomiendo es mirar las habilidades que ya has aprendido. Las trabajadoras sexuales son realmente buenas en marketing y son realmente buenas en servicio al cliente. El trabajo sexual es, honestamente, lo último que hace una trabajadora sexual. Hay mucho más trabajo que eso".

Si la pandemia ha afectado tus ingresos, es posible que no puedas hacer donaciones ni pagar por el contenido. Si aún así quieres ser un buen aliado para las trabajadoras sexuales, puedes compartir enlaces y recursos para que otros puedan donar. Romper el estigma en torno al trabajo sexual y hacer campaña para la despenalización son otras rutas para asegurar que las trabajadoras sexuales sobrevivan en momentos como este y que puedan tener más derechos en el futuro. Puedes continuar donando, hablando o haciendo campaña una vez que estemos al otro lado de esta pandemia. Las personas que ejercen el trabajo sexual se ven afectadas por el distanciamiento social en este momento, pero es probable que muchas continúen teniendo dificultades financieras en los meses posteriores a la finalización de la pandemia, ya que los ingresos de sus clientes también se verán afectados.

Si bien los tiempos son difíciles para todos, también existe la oportunidad de unirnos y mostrar apoyo y solidaridad entre las comunidades. Como dice Alice Little: “Es importante que la gente sea amable en este momento. Hay que tener en cuenta que mucha gente está luchando como puedo para sobrevivir. Esto no es solo una situación personal. Tenemos que pensar más allá de nosotros mismos".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
sex work
SEX WORKERS
Coronavirus
trabajo sexual
COVID-19