7 películas románticas de culto para ver a solas

Desde el drama japonés 'In the Realm of The Senses' hasta la excitante película 'Wild At Heart' de David Lynch, estas son nuestras mejores opciones.

por Kristen Yoonsoo Kim
|
14 Febrero 2020, 10:05am

Fotograma de 'Corazón Salvaje'.

Hay una larga lista de películas románticas que siempre regresan en plena época de San Valentín: Notting Hill, Pretty Woman, La boda de mi mejor amigo (y esas son solo de la filmografía de Julia Roberts). Pero seamos sinceros, a estas alturas ya sabemos que el amor no son todo corazones, mariposas en el estómago y conocer hombres ingleses encantadores en las librerías, porque la vida real no es tan idílica. Este año, os alentamos a celebrar el Día de San Valentín (ya sea soltero o comprometido) con una película de culto no convencional acorde con tu estado de ánimo, ya sea de felicidad, de tristeza o de desesperación. Después de todo, a veces un "Te amo" se muestra a través de un juego de desafíos de vida o muerte o colocando un huevo en un sitio al que posiblemente no pertenezca. Reescribe las reglas del cortejo con una de estas siete películas de culto que representan el romance de formas atípicas.

in-the-realm-of-the-senses-film-still
Fotograma de "El imperio de los sentidos".

El imperio de los sentidos (Nagisa Oshima, 1976)
La singular obra maestra de Oshima fue prohibida y censurada en el pasado, y por una buena razón. Con sexo no simulado, la película baila entre el arte y la pornografía. Basado en el verdadero caso de una criada de 1936 que castró a su jefe después de una aventura amorosa, la película también se desarrolla en los años 30, con Eiko Matsuda interpretando a la criada que comienza una relación sexual obsesiva con el dueño del hotel donde trabaja (Tatsuya Fuji ). Ambos ollan, follan y follan un poco más, y su cópula se vuelve más perversa a medida que florece su amor (¿lujuria?) avanzaba, incluyendo prácticas como la asfixia erótica, entre otros. La experiencia visual es visceral y está llena de sudor, semen y otros líquidos ("Dicen que el amor verdadero se demuestra comiendo alimentos sumergidos en los jugos de tu amante"). Obviamente, las cosas no terminan bien para Matsuda. Quizás nunca conoceremos realmente un amor como este.

my-beautiful-launderette-still
Fotograma de "Mi hermosa lavandería".

Mi hermosa lavandería (Stephen Frears, 1985)
Este clásico de culto queer, ambientado y grabado en la Inglaterra de los 80, está protagonizado por Daniel Day-Lewis interpretando a un skinhead reformado llamado Johnny, que luce chaquetas holgadas, jeans rotos y mechones de cabello rubio que se deslizan sobre su frente. Johnny comienza a enamorarse de su amigo de la infancia con quien se reencontró recientemente, pero es el tipo de persona que su antigua pandilla fascista habría elegido como objeto de abuso: un hombre paquistaní llamado Omar (Gordon Warnecke) que pasa sus días cuidando a su padre alcohólico. Johnny y Omar se reúnen, hacen las paces y juntos terminan dirigiendo la lavandería del tío de Omar, que se convierte en su refugio seguro. La película de Stephen Frears recorre el romance prohibido, las frustraciones de la era Thatcher, la raza y la sexualidad, pero lo hace de una manera alegre, divertida y sensual.

wild-at-heart-film-still
Fotograma de "Corazón salvaje".

Corazón salvaje (David Lynch, 1990)
Laura Dern pasó el año pasado como abogada de divorcios (en Historia de un matrimonio) y cuidando a cuatro pequeñas mujeres (Mujercitas). Pero hace 30 años, interpretó uno de sus papeles más inquietantes en el romance de David Lynch, Corazón Salvaje. Después de interpretar a la chica buena en Terciopelo Azul unos años antes, Dern interpreta a la insaciable Lula (hecho curioso: ese es el nombre de la hija de siete años de Lynch). Ella se enamora de un hombre vestido con una chaqueta de piel de serpiente llamada Sailor, encerrado en prisión, interpretado por Nicolas Cage y cuya interpretación incluye una actuación de "Love Me Tender" de Elvis Presley que agita el corazón y empuja la pelvis a cualquiera. La pareja de jóvenes amantes se ven obligados a abandonar la ciudad cuando la madre de Lula (interpretada por la verdadera madre de Dern, Diane Ladd) contrata al gángster Marcello Santos para matar a Sailor.

laurence-anyways-film-still
Fotograma de "Laurence Anyways."

Laurence Anyways (Xavier Dolan, 2013)
El joven director canadiense Xavier Dolan (a menudo llamado "enfant terrible") tenía solo 24 años cuando lanzó Laurence Anyways, un viaje melodramático de 168 minutos sobre el amor redefinido. Esta obra de 2013 tiene lugar en los años 90, y cuenta la historia de los amantes Laurence y Fred. Laurence (Melvil Poupaud), que tiene cerca de 40 años, decide que quiere convertirse en mujer y le pide apoyo a su novia Fred (Suzanne Clément) durante la transición. Aunque Fred no acepta la decisión en un primer momento, al final acaba ayudando a Laurence a maquillarse y vestirse con ropa femenina. Menos cómodos con la transición de Laurence son la madre y los colegas de Fred. Durante el curso de casi tres horas de la película, Laurence y Fred alcanzaron picos y valles, se separaron y volvieron a estar juntos, y salieron con otras personas. Es desgarrador, a menudo agotador, pero también explosivo a base de trajes de colores y montajes musicales excéntricos.

Love-Me-If-You-Dare-film-still
Fotograma de "Love Me If You Dare".

Ámame si te atreves (Yann Samuell, 2003)
Continuando con esta tendencia a amar de manera absolutamente loca, esta comedia romántica francesa subestimada es básicamente un gran juego de verdad o consecuencia protagonizada por Marion Cotillard y su pareja en la vida real, Guillaume Canet. Sophie y Julien se conocen por primera vez de niños y comienzan a jugar a verdad o consecuencia. El juego termina siendo un caos y ambos son enviados a la oficina del director. A medida que se convierten en adolescentes, y luego en adultos, continúan subiendo la apuesta del juego hasta el punto en que se vuelve un tanto perverso, mientras enmascaran sus sentimientos el uno por el otro. Rodada en colores demasiado saturados, Ámame si te atreves es fantástica y representa el tipo de romance que sería horrible en la vida real, pero muy erótico en el cine.

syndromes-and-a-century
Fotograma de "Síndromes y un siglo".

Síndromes y un siglo (Apichatpong Weerasethakul, 2006)
El director tailandés Apichatpong Weerasethakul tomó el romance de sus padres, ambos médicos que trabajan en el mismo hospital, como la base de esta película que se divide en dos partes claramente diferenciadas. El primero tiene lugar en un hospital rural, donde los médicos se cortejan entre sí. Los mismos actores regresan para la segunda parte en un hospital de la ciudad, en Bangkok, y repiten sus interacciones para contar la misma historia de amor, aunque los resultados son diferentes. Síndromes y un siglo es un ejercicio de memoria sobre cómo se recuerdan las historias, y, en palabras del propio directo, también es una película sobre la transformación.

the-annihilation-of-fish-film-still
Fotograma de "The Annihilation of Fish".

The Annihilation of Fish (Charles Burnett, 1999)
Aunque considerado un trabajo menor del director de To Sleep With Anger, Charles Burnett, The Annihilation of Fish, sobre una pareja interracial, es (en mi opinión personal) su mejor película. James Earl Jones y Lynn Redgrave prueban que nunca es demasiado tarde para encontrar tu pareja perfecta. Según los estándares de otras personas, se les puede considerar inviables: uno lucha con un demonio (en realidad, físicamente, se tambalea por su apartamento) y ella está convencida de que el fallecido compositor Giacomo Puccini está enamorado de ella. Los dos vecinos se convierten en compañeros poco probables y, aunque ambos tienen claramente sus propias peculiaridades, Burnett cuenta esta historia de dos tortolitos extraños con mucha comprensión y empatía.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Valentine's Day
DAVID LYNCH
Wild At Heart
Xavier Dolan
cult movies
In the Realm of the Senses
Laurence Anyways
My Beautiful Laundrette
love me if you dare
syndromes and a century
the annihilation of fish