Sol dela Villa es la firma española que redibuja a la mujer contemporánea

'Oda' es su colección otoño/invierno'20, una vuelta al pasado para reivindicar el valor de lo que ya no está.

por Raquel Zas
|
20 Febrero 2020, 3:30pm

Todos hemos echado de menos alguna vez algo que ya no tenemos. Es algo inherente al ser humano. A veces, incluso, hay personas que se van lejos para desear de nuevo. Con la moda esto es algo que pasa mucho. Décadas pasadas resucitan, todo vuelve, todo es cíclico, toda hija volvió al armario de su madre para recuperar una prenda. Y esto es precisamente lo que inspiró a la diseñadora Marta M. Soldevilla para su nueva colección otoño/invierno'20, Oda. Una auténtica carta de amor al pasado, a lo tradicional, a la nostalgia.

Sol dela Villa nos ofrece en esta colección un viaje al pasado, y eso mismo es lo que hizo para su reciente presentación en Barcelona. En cuanto atravesabas la puerta, llegabas a un lugar antiguo, compuesto bajo el ojo de la directora artística Isabella Killoran, lleno de mujeres misteriosas que portaban candelabros, cosían, peinaban largas extensiones de pelo y servían chocolate con pan. Nada más llegar, te quitabas los zapatos, y te sentías como en casa, formando parte de la escena y del universo de Sol Dela Villa. "Viviendo fuera me di cuenta del valor de lo que tenía en España y quise transmitir esto en mi nueva colección. Para ello Tomé como punto de partida el trabajo del pintor español Francisco de Zurbarán. A través de su trabajo de bodegón centro la mirada nostálgica hacia la gastronomía española. Lo que la hace rica son los elementos más básicos como el pan, el aceite de oliva, el vino tinto, las aceitunas, los frutos secos, entre otros; elementos que requieren de cuidado, tiempo, calidad y técnica, y que debido a esto, actualmente se han convertido en un lujo", reza la nota de prensa.

1582210755802-04

Oda muestra a una mujer misteriosa, sensual, casi mágica, eterna y atemporal. Lo hace a través de siluetas curvilíneas, de diseños expresionistas, de colores de la tierra y la naturaleza. La curva no hace alusión a otra cosa sino al cuerpo femenino. "Sirvió para acompañar el deseo de distorsionar las formas existentes para crear unas formas nuevas más actuales, mirando así el pasado conocido desde un lugar nuevo, aportando un elemento psicodélico. El cuerpo de la mujer no aparece de una forma literal ni ajustándose al canon idealizado, sino que más bien se descontextualiza construyendo figuras nuevas", explica la diseñadora. Si hablamos de la técnica la colección vuelve a mirar, como no podía ser de otra manera, al pasado, a la tradición, a lo artesanal. Las prendas están confeccionadas con técnicas como el macramé, el ganchillo y el tricot, siempre con materiales nobles y naturales como la seda y la lana.

En este artículo, presentamos las imágenes de la campaña—fotografiadas por JP Bonino y bajo la dirección artística de Isabella Killoran y el estilismo de Rosa Codina— que nos muestra un imaginario costumbrista pero a la vez surrealista, que nos recuerdan en algunos aspectos al arte de Dalí y al cine de Buñuel. Sol dela Villa es una marca muy joven pero con un gran futuro. Desde sus comienzos, ha sabido escaparse por la tangente de las tendencias y ofrecer algo sobrio, nuevo, atemporal y con personalidad. Marta dibuja aquí a una mujer sabia, contemporánea, un alma vieja, con grandes referentes y con un potencial artístico muy poderoso. Sin duda seguiremos muy de cerca sus pasos.

1582210780195-06y
1582210801283-01
1582210825639-08
1582210875188-10
1582210895406-05
1582210930179-09
1582210968880-12
Tagged:
campañas
Sol de la villa