Fotograma de 'Una rubia muy legal'

¿por qué se nos da tan mal romper con nuestras parejas?

Menos 'ghosting' y más cara a cara.

por Sara Radin
|
15 Abril 2019, 10:16pm

Fotograma de 'Una rubia muy legal'

Hace unas semanas hice planes para encontrarme con el chico que había estado viendo durante aproximadamente un mes, pensando que iríamos a comer tacos. Las comidas compartidas fueron un pilar al comienzo de nuestra relación, pero cuando sugerí que nos viéramos en mi piso, él insistió en vernos en una esquina del vecindario donde vivimos. Acababa de regresar de un viaje de una semana y nuestros chats parecían ser relativamente normales. Sin embargo, la voz ansiosa dentro de mi cabeza me dijo que las cosas entre nosotros quizás estaban un poco mal.

Cuando llegué a dicha esquina y observé su incómodo lenguaje corporal desde lejos, sentí una punzada en todo mi cuerpo. Estaba segura de lo que estaba a punto de pasar, pero intenté mantener la calma y fingir que las cosas estaban bien. Nos abrazamos con torpeza, alejando nuestras caras y evitando el contacto visual directo, un abrazo sorprendentemente diferente de los firmes pero suaves que habíamos compartido semanas antes, acostados en su cama después de haber tenido relaciones sexuales por primera vez. Aún así, actué como si nada y pregunté: "¿Vamos a por tacos?".

"¿Podemos hablar un segundo?", respondió, temblando, y procediendo a poner fin a nuestra casi relación en ese preciso momento en la calle, con una discusión sobre cómo necesitaba pasar más tiempo trabajando en él mismo. A pesar de que una parte de mí lo había visto venir, me faltaban palabras, principalmente porque esta ruptura parecía seria, aunque solo nos habíamos estado viendo esporádicamente por poco tiempo. Por supuesto, me gustaba y estaba interesada en ver hacia dónde podría ir la relación, pero ¿acaso nuestro breve romance justificaba este final? ¿Y por qué yo no podía decir nada?

Esta no era la primera vez que alguien rompe conmigo en la vida real en un lugar público cuando apenas estábamos empezando a salir. Aunque aprecio el gesto de alguien que hace un esfuerzo consciente por hacerlo cara a cara, especialmente en una época en que las personas generalmente desaparecen detrás de sus teléfonos (haciendo 'ghosting'), es fácil ver cómo la tecnología ha cambiado completamente la forma de cómo los jóvenes desarrollan sus relaciones, y esto es particularmente diferente cuando hablamos de rupturas. De hecho, parece que ninguno de nosotros tiene idea de qué carajo estamos haciendo.

Jennifer Musselman, una ex ejecutiva de televisión que se convirtió en psicoterapeuta y ayuda a las personas a sobrellevar las relaciones, cree que si bien los medios digitales se han convertido en una gran herramienta para las citas y nos permitieron conectarnos con personas lejos de nuestro círculo inmediato, también nos han causado otros problemas, incluyendo “expectativas sexuales mal inalcanzables y problemas de autoestima”. De esta manera, la presencia de las apps de citas es un arma de doble filo: siempre estamos conectados pero simultáneamente desconectados, de nosotros mismos y de los demás. Es un mundo impregnado de duras contradicciones.

En consecuencia, Brianna Rader, CEO y fundadora de la app de sexo y relaciones Juicebox, dice: "Cuando te encuentras con gente sin conexiones comunes, no hay repercusiones por portarte mal (cuando hacer 'ghosting', o simplemente te comportas como un imbécil,)". Debido a esto, ha habido un aumento en el comportamiento inconsciente, en el que las personas a menudo son perezosas o groseras cuando se trata de comunicar sus sentimientos. Pero más que esto, la gente ahora se ven a sí mismos y a otros como una posible transacción, en lugar de como seres humanos con valor genuino. "Cuando hay miles de otras personas en tu app, ¿por qué molestarse en tener cuidado a la hora de tratar con los demás?".

Hoy en día, los mensajes de texto y la comunicación online en citas y relaciones pueden ser especialmente complicados cuando es difícil entender el tono de alguien a través del lenguaje digital. Brianna dice que estos métodos de comunicación nos dan una forma fácil de escondernos de nuestro mal comportamiento, ya que "las personas pueden ser idiotas sin repercusiones". A medida que nos hemos vuelto más dependientes de estas aplicaciones y más acostumbrados a estos malos comportamientos, se ha perdido el valor y la práctica de la transparencia y la comunicación directa.

Yendo un paso más allá, la conectividad digital ha cambiado completamente la forma en cómo interactúamos con las personas, lo que nos ha generado una gran cantidad de problemas de comunicación, incluida la forma en cómo lidiamos con las rupturas. Cuando te das cuenta de que es el "final", ¿es deshonesto o educado mantener las apariencias en el chat? Mientras que algunos pueden decir que es incorrecto terminar con un mensaje de texto, otros pueden sentirse más cómodos con él, ya que significa que no tienen que soportar la humillación en persona.

Aunque reconozco que el tipo que estaba viendo probablemente no pretendía hacerme daño al romper conmigo en persona –y probablemente pensó que era lo "correcto"–, es interesante considerar si yo hubiera preferido más honestidad en el chat, en lugar de que fingiera que todo estaba bien hasta que pudiéramos encontrarnos en persona.

Las películas y la televisión de la actualidad no abordan los matices de las relaciones digitales, lo que nos deja con pocos puntos de referencia para navegar por estos problemas, mientras que nuestros padres crecieron en una era completamente diferente de las citas, lo que significa que la mayoría de nosotros probablemente no hemos recibido educación sobre cómo lidiar con estos problemas. Muchos ya nos hemos acostumbrado a ser 'ghosteados¡, y se ha convertido en algo normal el hecho de no ser completamente auténtico u honesto, especialmente cuando apenas conocemos a alguien. Cuando les conté a algunos de mis amigos acerca de mi reciente "ruptura", muchos dijeron que se sentían incómodos con solo escuchar la historia, mientras que otros dijeron que siempre prefieren un mensaje de texto en lugar de una conversación en persona.

Por consecuencia, Jennifer sostiene que "menos comunicación ha llevado a menos práctica sobre cómo tener conversaciones difíciles de manera efectiva". Si bien los medios online a menudo han convertido el desaparecer y otros comportamientos inconscientes en memes, el estado actual de la cultura de las relaciones dice algo más profundo (y bastante siniestro) sobre la mentalidad del millenial. Estamos tan atrapados en el acto de deslizar hacia la izquierda o hacia la derecha, que tendemos a tener poca consideración por los sentimientos de los demás.

Entonces, ¿cómo podemos terminar o romper de mejor manera con las personas?

"Siempre es mejor tener una conversación honesta que desaparecer", dice Brianna. Es posible que las personas como yo estén tan acostumbradas a ser tratadas de manera transaccional que una conversación seria puede llegar a sorprendernos, y hasta hacernos sentir más molestos. Aun así, si no has tenido muchas citas con la persona en cuestión, ella aconseja que un mensaje amable podría ser suficiente, aunque definitivamente depende del caso.

En la propia vida de Brianna, incluso cuando tiene una cita con alguien, siente que le debe un mensaje de texto en el que explica su nivel de interés, ya que no querría disuadir a alguien para que siguiera saliendo con ella después de su encuentro. Sin embargo, para las relaciones a largo plazo, una ruptura no debería ser una sorpresa. "Deben ocurrir varias conversaciones difíciles sobre los problemas en la relación antes de llegar al punto de la ruptura", dice Brianna.

Con esto, Jennifer recomienda tratar de ser más honesto y sincero con la gente, desde el principio y durante todo el tiempo que pasen juntos, sobre dónde se encuentra y qué buscan, porque esto requerirá que la otra persona haga lo mismo. Si ponemos en práctica más honestidad, es más probable que recibamos eso a cambio. “Demasiada gente piensa que quiere una relación y usa frases como 'si aparece la persona adecuada', pero esto coloca toda la responsabilidad en el socio potencial, cuando siendo justos, estar listo para la pareja correcta a través de conocerse a uno mismo, es igual de importante para la compatibilidad", dice ella.

Mirando hacia el futuro y teniendo en cuenta que la Generación Z ha crecido con un teléfono en la mano desde el momento en que abandonaron el útero, Jennifer señala una nueva investigación que muestra un incremento de las reacciones violentas a los comportamientos centrados en la tecnología de los millennials, y está deseando más conexión con la vida real. "Sospecho que veremos que el péndulo oscila a un punto medio, con más equilibrio entre las relaciones online y los encuentros personales", dice.

Mientras, en mi propia vida, la psicoterapia y la terapia conductual cognitiva me han ayudado a comunicar mejor mis sentimientos y actuar de manera más auténtica mientras navego por el mundo de las relaciones personales, todavía no puedo dejar de preguntarme: si perteneciese a la Generación Z, ¿las rupturas me sentaría mejor?

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.