esta película explora la realidad queer más allá de la noche

Examinamos la importancia de que la cultura queer vaya más allá del mundo de la noche y sea capaz de crear espacios comunitarios para un grupo de personas que, de lo contrario, sufrirían riesgo de aislamiento.

por Lily Rose Thomas; traducido por Eva Cañada
|
14 Agosto 2017, 8:39am

Este artículo fue originalmente publicado por i-D UK.

No es ningún secreto que los espacios queer de Londres están en declive. De hecho, más de la mitad de los espacios queer de esta capital han cerrado en la última década. Hay numerosos debates en torno a cómo amenazan esos cierres a la seguridad de las comunidades queer: el mundo de la noche y un lugar donde poder ser tú mismo fuera de las aburridas fronteras que impone la sociedad son dos factores importantísimos para el autodesarrollo y el encuentro de la propia identidad. Pero, ¿qué sucede después del club?

Stephen Isaac-Wilson, un cineasta del sur de Londres, estaba preocupado por las ideas de aislamiento y soledad y quería saber si la cultura queer podía ir más allá del mundo de la noche, si las relaciones iniciadas en el club pueden proporcionar un apoyo tangible a la luz del día. "Participar en la noche es en muchos sentidos un lujo. En primer lugar, tienes que ser capaz de llegar al 'espacio seguro'. Si eres pobre, no has salido del armario o vives fuera de las ciudades donde bulle la actividad, puede ser una hazaña difícil de lograr", indica. "Quería hacer una película que explorara el poder de la intimidad platónica y reimaginara el mundo de vulnerabilidad en que viven los hombres queer negros".

Para Stephen, que ahora anda en mitad de la veintena, empezar a experimentar las realidades de la vida adulta fue el desencadenante de períodos de soledad y aislamiento que radicaban en la percepción del "otro" que experimentó durante la adolescencia. La soledad se convirtió en un tema que, según él, necesitaba ser explorado. "Me estaba sintiendo bastante adormilado al inicio de la primavera y deseaba hacer algo que capturara ese sentimiento, porque esos esquivos aunque bellos momentos depresivos a menudo son olvidados".

Stephen sentía que necesitaba contar una historia sobre personas queer que no estuviera basada en la noche, algo que no sucediera en un club y que hablara de espacios seguros. El resultado es Day Dream, un bello y etéreo film protagonizado por Kareem Reid, un escritor y artista interesado en la cultura negra y el arte, que es también el fundador de la emblemática fiesta Body Party. Contar con Kareem tenía todo el sentido del mundo para Stephen: "Encarnaba el prisma perfecto por diversas razones personales. Siendo alguien que también había conocido en el mundo de la noche, encajaba perfectamente en el contexto de la premisa más amplia de la película". Era una historia que Kareem también deseaba contar: "Creo que muchos hombres queer encuentran muy difícil mostrarse vulnerables entre sí... Espero que después de ver la película consigan asociar fortaleza y poder con vulnerabilidad".

El film de Stephen formó parte de la exposición de arte queer británico celebrada en la Tate, que supuso un momento enorme de visibilidad para él, para Kareem y para toda la comunidad queer que le rodea. La idea de visibilidad es un tema importantísimo, porque las narrativas queer con mucha frecuencia se han marginado en el mundo de las artes creativas. Kareem indica que esto se debe en parte a la supervivencia, a que las personas queer se ven obligadas a priorizar el reto de vivir antes que crear obras de arte, pero también se debe al hecho de que a menudo no se da a las personas queer la oportunidad de colocarse en un primer plano. "Obviamente no existe una falta de creatividad, no hay más que mirar a todos los memes icónicos que las personas negras están creando en Instagram", añade Stephen.

Películas como la de Stephen suponen un enorme paso adelante para la visibilidad no solo de la comunidad queer, sino también de los artistas negros. "Estoy en una pared de la Tate Britain y, en muchos sentidos, resulta reafirmante no solo para mí sino también para mis colegas", afirma.

Y Kareem añade, "Tengo la sensación de que ya no tengo que luchar tanto por sentirme con derecho a ser un artista, a crear arte... Una lucha a la que los artistas blancos no deben enfrentarse del mismo modo". Y después indica, "Tengo la sensación de que soy una de las pocas excepciones en una larga historia de artistas negros que han sido apartados del canon artístico histórico y me doy cuenta de que es un privilegio que yo estoy dispuesto a utilizar para crear más espacio en las paredes para otros artistas negros en el futuro".

En la visita privada a la Tate Britain, un artista negro de avanzada edad dijo a Kareem y a Stephen que poder ver su obra en la exposición era el fruto del trabajo que él había hecho. "Dijo que estábamos continuando el trabajo que ellos habían comenzado", explica Kareem, "y aquella era una forma muy buena de observar las obras, como algo que forma parte de un linaje de la historia negra, de la historia negra británica en concreto. Estamos haciendo historia, nene".

Créditos


Texto Lily Rose Thomas

Tagged:
Features
LGBT+
LGBTQ
Day Dream
Cultură
Destacados
stephen isaac-wilson
kareem reid