Publicidad

bulbasaur, feminismo en el fanzine español

Hace más de dos años que el nombre de Bulbasaur irrumpió en el escena de fanzines españoles con las ideas muy claras y una gráfica espectacular. ¿Su misión? Dar un giro total a los fanzines feministas (que en ese momento se podían contar con los dedos...

por i-D Team
|
18 Marzo 2015, 10:35am

fotografía helena exquis

Andrea Alvarado, Blanca Miró y Mirena Ossorno (la primera, abogada; el resto, ilustradoras) son el trío creador de Bulbasaur -el nombre de un Pokémon-, uno de los nuevos fanzines españoles más interesantes en España y que va ganando adeptos número tras número. Bulbasaur es un gran fanzine: uno de esos con los que aprendes página a página, pero que nunca resultan pesados de leer.

Tal vez lo mejor sea empezar por el principio: ¿Cómo surgió Bulbasaur? ¿Cómo os conocisteis y empezasteis a colaborar?
Mirena Ossorno: Blanca y Andrea se conocían desde pequeñas, empezaron con la idea de hacer algo juntas con esencia feminista y contactaron conmigo. Blanca ya era amiga mía y después conocí a Andrea en un concierto.
Blanca Miró: Conocí a Mirena porque me pidió colaborar en su fanzine Sueño Samoano. Ya entonces la consideraba una persona de confianza a nivel fanzinero.
Andrea Alvarado: Teníamos esta inquietud de hacer algo desde el feminismo...

Es decir, desde el principio Bulbasaur fue concebido desde una perspectiva feminista
AA: Sí, desde luego. El feminismo era la base de la idea, y a partir de él elegimos hacer un fanzine.

¿Por qué elegisteis el formato fanzine y no un blog?

AA: En principio yo había pensado una web como una de las opciones, y creo que algún día me interesaría hacer algo así.

¿Algo tipo Pikara Magazine?
AA: Sí, exacto. Una revista digital. Pero cuando empezamos, con los medios que teníamos, no se podía hacer.
MO: Es un formato mucho más grande, exige mucha más actualización y más trabajo. Si alguna hubiésemos sido programadora o tuvisemos alguna persona de confianza que meter en el equipo, pues igual... Pero no conocíamos a nadie y tener que contratar o empezar desde cero sin tener ni idea es complicado. Lo bueno del fanzine es que era un medio que ya controlábamos y, además, es barato.
BM: A mí el formato fanzine siempre me ha parecido muy guay.
AA: Sí. Con el tiempo he ido descubriendo el formato y me ha ido gustando, es mucho más cómodo de leer que en una web.

De hecho, mi siguiente pregunta va por ahí: ¿Qué es lo bueno y lo malo que le veis a los medios digitales?
MO: Para mí lo bueno es que es muy fácil acceder a ello y difundirlo. Lo malo, aparte de que es incómodo de leer, es que hay mucha saturación. Cuando presentas un fanzine es mucho más concreto: es este fanzine y no es otro. Y en Internet hay tal bombardeo de información a la que puedes acceder que te saturas. Es como con la música: puedes acceder a tanto que al final no sabes qué escuchar.
AA: Me gusta mucho la idea de que es más individual, no es como una web que se pierde un poco en el "ya lo leeré con más calma"

Desde el primer día tuvisteis una gran repercusión en Internet. ¿Creéis que las redes sociales están ayudando al feminismo? ¿Qué opináis del ciberactivismo?
AA: Si, está ayudando muchísimo. El ciberactivismo es algo súper básico: mucha gente ha podido llegar al feminismo a raíz del ciberactivimo. En muchos círculos se critica esta idea: "Bueno, si haces activismo en internet, luego has de salir a la calle" y no estoy de acuerdo. Internet es una herramienta básica y con la que puedes llegar a mucha más gente que desde una asamblea feminista.
MO: Todo lo que sea información y crear red es una maravilla.

Tal vez se está creando una especie de moda alrededor de ser feminista. ¿Qué opináis de ello?
MO: Es inevitable. Con las redes sociales y el tema de los trending topics, es inevitable que cuando oyes algo mucho se acaben creando tendencias. ¿Malo? No es bueno ni es malo. Simplemente ES, y está haciendo que se hable mucho de ello.
BM: A mí me llama la atención cuando se crean "movimientos en contra". Había una web con chicas con pancartas que ponían cosas del tipo "Yo no soy feminista porque...". Esas cosas demuestran que realmente hay una moda.
AA: Entiendo que hay riesgos, pero es bueno en general. Es normal que se critique, pero forma parte de la propia esencial del capitalismo que se apropia de todo. Es que no puedes elegir salir de ahí. Pero lo guay de esto es que siempre hay alguien que queda: puede que de 100 mujeres que acceden al feminismo porque estaba de moda, queden después de todo 20 feministas de verdad.

Bulbasaur es un proyecto desarrollado en Barcelona, donde soléis hacer eventos para presentar vuestros ¿Qué buscáis con ellas?
AA: Básicamente, llamar la atención de la gente. Funcionar un poco como unas agitadoras, de una manera diferente. Nuestros eventos no son necesariamente diferentes de otros que se celebren en Barcelona, pero intentamos juntar diferentes públicos para crear algo nuevo.
MO: No inventamos nada, hay mil conciertos y charlas, pero sí que intentamos darle una vuelta. Como con en el fanzine: hay muchos fanzines feministas, pero intentamos aportar algo nuevo. Va a sonar un poco hippie, pero queremos motivar a la gente y hacer cosas diferentes.
BM: Lo que más nos gusta es que la gente que no está relacionada inicialmente con el feminismo acuda a las presentaciones.

¿Veis alguna vez Bulbasaur cambiando de formato fanzine o haciendo las tres algún otro tipo de proyecto? ¡podéis soñar!
MO: al principio si que teníamos la idea de convertirnos en revista, peor nos hemos dado cuenta de que no tiene ningún sentido, en papel ya tenemos lo que queremos más o menos. Pero es absurdo, el contenido seria más o menos el mismo.

Me refiero a algo más del tipo... yo que sé, hacer un documental.
MO: ¡Ah claro!, este tipo de propuestas siempre nos rondan la cabeza de manera paralela al fanzine.
BM: Supongo que entrarían nuevas personas a Bulbasaur y no sería lo mismo.
MO: La idea de las jornadas que hacemos es un poco eso, tocar muchas cosas e ir creando una red que se vaya moviendo. Involucrar a la gente, que se motive y haga cosas. Es un momento social un poco deprimente y queremos darle la vuelta.

¿Podríamos hablar de una red feminista en Barcelona?
MO: Red sí que hay, pero incluso a nivel nacional, no solo en Barcelona. En realidad creo que más bien hay una escena de auto edición con un fuerte componente feminista: el FLIA con Raúl (mira, un ejemplo de hombre feminista), las jornadas mutantes...
AA: Por una parte sí que está todo el movimiento feminista, que yo creo que a raíz de la ley del aborto ha tenido un boom... Ha sido una mezcla entre una revitalización y una mayor visibilización. Y quizá con unos años, con la perspectiva, sí que veamos algo. Pero estamos viviendo el momento, así que es difícil analizar con precisión lo que está ocurriendo.

¿Cual es vuestra relación con la "vieja guardia" feminista? Me refiero a mujeres más mayores, a las que llevan toda la vida en el tema.
MO: Tenemos colaboradoras que se ajustarían a este perfil, como la madre de Laia, Teresa Claramunt.
AA: Están muy contentas y les encanta la propuesta.

¿Es importante la moda para vosotras? ¿Es posible unir moda y feminismo?
MO: Creo que la moda tiene la importancia que tiene, que es vestirte. Puedes ser muy aburrida y ponerte un uniforme o puedes buscar expresarte. Todo puede tener una mínima relación contigo misma y con quién eres.
BM: Si te diviertes cada mañana cuando te vistes, no llegas tarde y no tienes que tardar cuatro horas en vestirte, todo está bien. Es asunto tuyo.
AA: Creo que es importante hacer distinciones. Para empezar, distinguiría entre moda como industria y moda como estética. No hay ninguna incompatibilidad esencial entre el feminismo y la estética o el gusto por la creación de una determinada imagen a través de la vestimenta. Como dice mi amiga Mónica Tomás White -habitual colaboradora del fanzine-, "pintarse la cara y ponerse plumas en la cabeza es un placer muy humano". Ahora bien: en relación a la moda como industria, la cosa cambia por completo, ya que es el negocio capitalista y patriarcal por excelencia: se expande a costa de la explotación laboral, crea cánones de belleza únicos y casi imposibles, dictamina qué es femenino y qué es masculino, se alimenta de la inseguridad de las mujeres, las cosifica y ejerce una carga de violencia simbólica brutal sobre ellas. Aquí creo que la incompatibilidad, al menos con un feminismo transformador, es esencial, y es necesario reconocerlo.

Pero dicho esto, también es importante distinguir entre "ser feminista" y los feminismos como "proyectos colectivos de transformación social". Las feministas tenemos nuestras contradicciones, nuestras filias y fobias y en la construcción de nuestra identidad no solo interviene el feminismo, sino otros muchos factores, sobre todo porque nadie nace feminista. En este sentido, a una feminista puede gustarle la moda a modo de placer culpable o disonancia cognitiva y al mismo tiempo reconocer que, como industria, se trata de un algo dañino que no debería tener cabida en una sociedad feminista.
BM: Es una gran forma de expresarte, incluyendo tacones, pintalabios, etc. Existe la imagen que para ser feminista tienes que renunciar a ello. No hay que tener miedo.
AA: Claro, pero es genial hacer crítica a los tacones y a su imposición social. Hay que buscar abrir los campos de obligatoriedad. Que se descodifique todo un poco, el maquillaje y los tacones con su relación con la feminidad, por ejemplo.
MO: Lo que llevamos puesto deber estar basado en la libertad y no en imposiciones. Muchas veces lo vemos en el ámbito laboral; por ejemplo, si eres azafata, estás obligada a la falda, los tacones y el maquillaje.
AA: Claro y no solo una obligación laboral, también tener en cuenta la presión social que sufres por ser mujer simplemente: no tienes que ser ni demasiado femenina, ni demasiado masculina, "si vistes así nadie te va a tomar en serio"... Hay que descodificar todo, liberarnos y que llevar tacones o maquillaje no signifique nada.
MO: Es un arma de doble filo. En las revistas de tendencias se promociona mucho la diferencia, pero una diferencia enmarcada en cierto ámbito, enclaustrada también: sales de "la norma" pero dentro de otra rama ya normalizada. Primero te critican, luego te siguen...

fanzinebulbasaur.tumblr.com

Recomendados


Texto y fotografía Helena Exquis
Imágenes cortesía de Bulbasaur Fanzine

Tagged:
feminismo
ESPAÑA
Blanca Miro
Bulbasaur
helena exquis
andrea alvarado
mirena ossorno