cómo encontrar trabajo en el sector de la moda en España

Seremos francos: no va a ser fácil (pero algo se puede hacer). En primer lugar, hay que tener en cuenta la situación española, con un paro que ronda el 26%. Pero, además, el sector de la moda es complicado -especialmente para aquellos que empiezan- por...

por Carmen López
|
06 Noviembre 2014, 4:15pm

Fotografía Tyrone Lebon

El primer paso que hay que dar es el de siempre: el currículum. Nombre, apellidos, estudios oficiales, cursos, idiomas, paquete Office, Photoshop, experiencia laboral, foto, etcétera. Las dos últimas categorías son importantes.

Si no se tiene demasiada experiencia laboral, se puede decorar un poco pero sin pasarse: lo más adecuado es mencionar un trabajo o una beca que se desarrolló y mejorarlo un poco. Por ejemplo: si durante un verano estuviste ayudando a tu tía que es modista, puedes poner "Asistente en el taller M. Fernández: labores de patronaje, asistencia directa a la directora de la empresa y coordinación de proyectos". Es la verdad pasada por el taller de chapa y pintura.

La foto: encontrar el punto justo es lo importante. Especialmente en el mundo de la moda. Sin embargo, esto no quiere decir que haga falta que esa imagen de carné -que posiblemente pase por un departamento de recursos humanos no necesariamente moderno- sea un selfie con filtros de Instagram.

Si optas por hacer carrera en ramas como el estilismo, la fotografía o el diseño debes preparar un portafolio con tus mejores trabajos. Si, de nuevo, no hay experiencia laboral, pueden servir proyectos universitarios o trabajos hechos por amor al arte, mientras sean buenos.

¿Dónde buscar?

Todo lo anteriormente descrito tiene que estar ordenado en un papel, en un documento en PDF y, por supuesto, en Linkedin. Hay quien piensa que es una leyenda urbana, pero no: las empresas lo utilizan para buscar perfiles que se adapten a los puestos que necesitan cubrir (en serio y cada vez más), así que pueden surgir propuestas interesantes (conviene estar atento/a a la bandeja de entrada). Además, la red social tiene su propio apartado de ofertas de empleo y las grandes empresas cuelgan ahí sus ofertas que, muchas veces, no publican en otros portales de trabajo.

Claves para tener un buen Linkedin: rellenar todos los campos, escribir un extracto de presentación serio pero interesante, completar los datos con ejemplos de trabajos realizados, seguir a empresas que interesen y añadir a personas del sector, sin miedo y sin pudor. Y la foto de perfil... ¡Ojo con la foto!

Las webs de las empresas: las megacorporaciones (Inditex, Mango, Desigual...) suelen tener un apartado de ofertas de empleo en su web, por lo que se puede postular a través de ellas. También es cierto que dichos trabajos suelen aparecer en los portales de empleo generalistas y que muchas veces nuestras candidaturas se pierden en un mar de candidatos, pero sé de primera mano que siguen utilizando -sobre todo cuando todo lo demás falla-.

Infojobs: ¿Alguien ha encontrado alguna vez trabajo en Infojobs? No se conocen muchos casos, pero algún caso hay. El problema de Infojobs es que hay tantas personas apuntadas (más de un 20% de paro nacional, o sea, un milloncito de personas de nada) que a los 2 minutos de publicarse la oferta ya hay 100 personas inscritas en ella. Es importante entrar en el portal una o dos veces al día para intentar conseguir la oportunidad de ser los primeros/as en inscribirse.

Páginas especializadas: modaes.es o afashionmix.com tienen secciones de empleo relacionadas siempre con el sector de la moda en las que pueden encontrarse trabajos interesantes. Si por aquí no encuentras nada y decides empezar a buscar fuera, la web de culto The Business of Fashion acaba de lanzar una sección de trabajo en su web. Los diseñadores, fotógrafos, Community Managers o incluso periodistas, pueden probar en Domestika.org: se actualiza diariamente y, aunque no está especializada en moda, pueden aparecer ofertas interesantes.

Llamar a todas las puertas: preparar el CV y hacer una lista con los correos electrónicos de aquellas personas que dirigen los departamentos (diseño, estilismo, redacción, etcétera) y enviar un mail con el currículum adjunto. A todos y todas. El mail no debe ser muy largo o nadie lo leerá. Educado, directo y con el CV adjunto (importante, miles de correos electrónicos incluyen la frase "le envío mi currículum adjunto" sin ningún documento que le acompañe). Muchos no recibirán respuesta, alguno sí pero diciendo que en ese momento no necesitan a nadie y, si hay suerte, alguno vendrá con premio (es decir, una cita para una entrevista o similar).

Contactos: triste pero cierto. Todas los sectores funcionan así en mayor o menor medida, especialmente los de las profesiones liberales. Si se tienen contactos, el camino será más llano. Por lo tanto, si la persona interesada conoce a alguien dentro del mundillo, que le pida ayuda. Sin puñaladas, ni acoso, ni peloteos. Un simple: "Si te enteras de algo, por favor, dímelo" o "¿Tienes el contacto de Diva Cualquiera?" puede bastar. Si la opción es buscarse el futuro en el extranjero (sin un trabajo ya apalabrado), este recurso es casi imprescindible so pena de pasarse los primeros meses sirviendo mesas.

Bonus Track: trabajo gratis

Todo el mundo lo ha hecho alguna vez y las personas que digan que no, mienten o han tenido mucha suerte. Pero hay que poner un límite: durante una beca en una empresa que sea interesante y en la que se aprende, puede pasar. Colaborando en algún proyecto personal de algún conocido, también. Pero después de haber conseguido experiencia y conocimientos, no. De "visibilidad" y "hacerse un nombre" no se vive y además se está contribuyendo a la precarización de la profesión. Que paguen, aunque sea poco, pero que paguen.

Recomendados


Texto Carmen López
Fotografía Tyron Lebon
¡Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram!

Tagged:
Spain
estudiantes
empleo