Publicidad

el arte del desnudo masculino

En i-D hemos hecho un repaso sobre cómo el arte y la fotografía se han inspirado en el cuerpo del hombre como forma de expresión creativa.

por i-D Staff
|
09 Julio 2015, 7:45am

​Fotografía Joseph Wolfgang Olhert

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

El gusto por lo prohibido es una naturaleza del ser humano y, aunque históricamente el desnudo siempre ha sido un tabú, también la inspiración para muchos artistas que lo han convertido en su tema principal.

A día de hoy, la desnudez ha dejado de ser algo escondido y hermético y, como mucho, solo nos limitamos a ocultar un pezón tras una estrellita en Instagram. El caso es que hemos convertido todo ese pudor en una de las armas publicitarias más eficaces que hemos creado nunca. El reclamo sexual está a la orden del día y, pese a las quejas de algunas organizaciones beligerantes, la sociedad se ha acostumbrado a esta tendencia y ya nadie se sorprende por ello.

Fotografía Joseph Wolfgang Olhert

La era de la hipersexualización a la que estamos gratamente sometidos y la obvia influencia de la revolución gay han hecho mucho por la normalización del desnudo masculino en la cultura contemporánea. Si bien es cierto que la sexualización de la mujer sigue teniendo mucho más tirón comercial cabe decir que dentro de la cultura visual y creativa, el colectivo gay ha hecho mucho por exponer la belleza del desnudo masculino como obra artística.

La fotografía ha brindado más allá de lo que en su día hicieron las pinturas neoclásicas: una visión íntima y cercana de la sexualidad masculina. Hay claros referentes en este campo que ya convirtieron el tabú en un lenguaje artístico allá por los setenta y ochenta como Mapplethorpe y su incansable búsqueda de la belleza a través del hombre o la colorista visión entre la pintura y la fotografía del duo francés Pierre et Gilles.

Fotografía Pierre et Gilles

Ellos, junto a  muchos otros artistas como el genio de la ilustración homoerótica Tom of Finland, le han dado un nuevo sentido al placer creativo que ofrece el cuerpo del hombre. Una puerta abierta a una nueva subcultura gay que ha revolucionado lo estándares del sexo y ha dado pie a una nueva concepción del deseo en el arte, pero esta idea no ha dejado de evolucionar: la generación posterior a la Factory de Warhol también ha contribuído a crear una nueva identidad para los artistas vinculados al mundo gay.

Está la obra sutil de Wolfgang Tillmans o el legendario David Lachapelle, cuyo estallido plástico ha retomado de algún modo esa esencia de los franceses Pierre et Gilles y la ha llevado a la moda.

Fotografía Matt Lambert

En 2002, Sølve Sundsbø fue el encargado de fotografiar la campaña del perfume M7 de Yves Saint Laurent y fue censurada por mostrar un desnudo integral al estilo de la firma. Los penes siguen siendo especialmente ofensivos para algunos. Esa irreverencia a la que la moda tiene cierta adicción se ha convertido hoy en vehículo para esta temática donde muchos artistas contemporáneos encuentran su personalidad creativa. 

Uno de los casos más destacables nos lleva a Berlin, donde el fotógrafo Matt Lambert nos habla sin tapujos de la belleza y la juventud a través de la pureza del cuerpo y sexualidad masculinas. El retrato que supone su trabajo, ya sea en moda u otros proyectos, traspasa los grilletes de lo homosexual para explicar el amor y la exaltación del deseo desde un punto de vista estético, pero principalmente social. Algo que también podemos ver en la obra del joven Joseph Wolfgang Olhert, un trabajo fotográfico repleto de pasión contemplativa donde el hombre y su inocencia entrecortada son el centro de todo.

Al final, tanto para unos como para otros, el cuerpo es solo la excusa para materializar el deseo en algo que no esté prohibido y apreciar la belleza que se esconde en los adolescentes y en los torneados músculos de Mapplethorpe.

No te pierdas:
*Los chicos que están redefiniendo el concepto de masculinidad
*No todos los gays quieren ser "normales"
*Las fotos de juventud de nuestros chicos favoritos

Recomendados


Texto Daniel Ortiz
Fotografía Joseph Wolfgang Olhert