el nuevo proyecto de maría forqué y sophie sugarplum es una oda al surrealismo

Con motivo del reciente lanzamiento de su página web, presentamos 'S&M': una 'performance' con la que este irreverente dúo de artistas pretende reflexionar sobre las relaciones humanas.

|
jul. 1 2016, 10:20am

De una forma honesta, valiente y muy provocadora, María Forqué lleva ya un tiempo dedicando su práctica creativa a la exploración y la visibilización de la figura de la mujer como vía de expresión. Por ello, la artista ha decidido elevar dicha práctica a un nuevo nivel con S&M: una propuesta que consiste en una performance junto a Sophie Sugarplum, su segunda mitad —literalmente—. Ahora, con motivo del lanzamiento de su nueva web, hablamos con este enigmático dúo sobre su último proyecto, la línea que separa la realidad de Internet y la escena artística en nuestro país.

¿Cómo os conocisteis?
Nos conocimos en Rosekill, una residencia de artistas de Nueva York donde lo único que hay son arboles, lagos, lobos y luciérnagas. Eran todo mujeres desnudas en la naturaleza a la luz de la luna. Nuestro primer contacto fue pintándonos los labios sentadas en el césped húmedo y luego nos fuimos juntas en un tractor. Pasamos dos días juntas.

¿En que consiste exactamente S&M?
Somos una performance de espejo continua. Yo soy tú; tú eres yo. Existimos entre lo real y lo surrealista y, aunque trabajamos con nuestra 'conexión' personal, representamos la conexión universal que nos une a todos. Según un mito japonés, los dioses atan un cordón rojo en el tobillo o dedo meñique de aquellos que están destinados a encontrarse o a ayudarse en un momento especifico y de una determinada manera.

Cuando nos fuimos a vivir juntas, no nos habíamos vuelto a ver desde los dos días que habíamos pasado en Nueva York. Nosotras no nos conocíamos, pero nuestras almas sí y desde que empezamos a vivir juntas (durmiendo también en la misma cama), nos convertimos en una experiencia intensa de espejo permanente. 

Somos el reflejo la una de la otra, tanto en nuestra vida real como en las acciones artísticas, ya que no creemos en la división de ambas. La gente nos confunde, y nosotras también. Cuando nos vemos en la otra descubrimos nuestro propio estado. Realmente no somos dos, somos una persona. A día de hoy nos entendemos sin hablar, comunicándonos telepáticamente.

¿Con qué objetivo nace el proyecto? ¿Qué queréis expresar exactamente con esta performance?
Nació de forma natural, sin ningún objetivo más que vivir la experiencia, pero lo que significa es universal. Creemos en que los demás son un reflejo de ti mismo y que en cada persona que encuentras ves una parte de ti. Lo que le haces a los demás es lo que te haces a ti mismo. De ahí viene nuestro nombre, porque todos somos un poco sadomasoquistas con nosotros mismos.

¿De dónde viene esa aparente obsesión con el rojo y el naranja?
Llevamos el pelo del mismo color para crear el efecto espejo, pero cada uno nos inspira de manera diferente. El rojo significa poder, feminismo, sangre y creación y el naranja; futuro, neón, letra negrita y ahora. Los próximos son el blanco y el negro: luz y oscuridad.

En vuestra página web habláis sobre cómo se entrelazan la realidad y el mundo virtual. En 2016, ¿en qué creéis que se diferencia el mundo 'real' del digital?
Nuestras acciones son Photoshop en la vida real. Modificamos la realidad desde la propia realidad, no en posproducción. La realidad es como Internet: un mundo infinito con puertas infinitas. Internet es la creación del ser humano como el universo es la creación de Dios y es allí donde creamos nuestro mundo e intentamos hacer de lo virtual algo divino.

La desnudez es un factor que prima en muchas de las piezas que forman la acción. ¿Qué tipo de problemas de censura os habéis encontrado a la hora de difundir vuestro trabajo en las redes sociales?
Sacamos la web con esta entrevista, así que todavía no sabemos cómo será la reacción. La censura del desnudo nos parece antinatural, ya que este es nuestro estado natural, por eso lo trabajamos. El desnudo es pureza, vulnerabilidad, aceptación, volver al inicio animal y mostrarnos como realmente somos. En la era de lo artificial, nos mostramos reales. G.O.D habla sobre esto.

¿Qué referentes tenéis a la hora de inspiraros y crear?
Nos inspira nuestra unión, la realidad, el surrealismo, los rituales, la magia y el ser humano.

¿Qué creativos diríais que están marcando la diferencia ahora mismo?
Tenemos la suerte de estar rodeadas de personas que ven la vida como nosotras: Daniela Blume, Filip Custic, Kito Muñoz, Aaliyah Rosales, Maya Coline, Inri3721, Claudia Maté, Tomás Peña, Lorena Prain, Ela Fidalgo… Crean fuera de las reglas, por eso marcan la diferencia.

Hace poco os vimos participar en el desfile perfomativo que se llevó a cabo en La Juan Gallery de la mano de Ela Fidalgo. ¿Cómo es exactamente vuestra relación con la industria de la moda?
La performance con Ela fue nuestra primera aparición en la moda y nos encantó, ya que las creaciones de Ella son algo más. Sin embargo, S&M no está muy vinculada a la moda de momento.

¿Se puede vivir de hacer arte únicamente en nuestro país?
Lo que nosotras hacemos se escapa del 'mundo del arte' en España, pero la verdad es que nuestro mensaje se entiende y se paga mucho mejor fuera de nuestro país. En lugares como, por ejemplo, Nueva York, Japón, Berlín o Londres.

¿Qué planes tenéis para el futuro?
Actualmente estamos creando un proyecto musical, audiovisual y performático compuesto por 3 mujeres: nos llamamos BETA_0 y en este caso somos Maria Clara y SoSo (no S&M), y la tercera es Alexandra. Nuestro plan como S&M es ir a Japón, donde nuestro mundo surrealista se encontrará con otro mundo surrealista.

Para más información sobre el proyecto, contacta con las artistas aquí.

smsm.es

@sm.live

Recomendados


Texto Álvaro Piñero
Imágenes cortesía de María Forqué y Sophie Sugarplum