Publicidad

gisele bündchen se pone el burka (para operarse el pecho)

La modelo brasileña ha protagonizado una desafortunada escena al visitar una clínica estética vestida con un burka.

por Raquel Zas
|
04 Agosto 2015, 2:05pm

Imagen vía @gisele

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Parece que la popularidad de Gisele Bündchen ha caído en picado después de ser ridiculizada por la prensa tras la publicación en el New York Post de unas supuestas imágenes de la modelo acudiendo a una clínica de cirugía estética escondida bajo un burka. 

Dejando a un lado el hecho de que Gisele no haya sido muy astuta con su plan de camuflaje -pues ha ido con el mismo chófer que la acompaña en todos sus viajes a París, se ha puesto unas sandalias mal vistas en la cultura musulmana y ha llevado la misma mochila con la que se le ha visto días después en el aeropuerto- el debate debería ir más allá del hecho de que la ex-ángel de Victoria's Secret pase por quirófano. ¿Por qué debería Gisele esconder sus retoques? 

El hecho de que la modelo mejor pagada del mundo se opere dice mucho de la tiranía estética a la que están sometidas las mujeres, que parecen obligadas a tener un cuerpo y rostro perfectos para toda la vida. ¿Pero no es eso una idea poco realista de la belleza? Todos sabemos que el cuerpo envejece y las señales de la edad van haciendo mella en nuestro físico, ¿por qué entonces exigimos a los personajes públicos que se mantengan perfectos hasta el fin de sus días? 

Imagen vía @gisele

En numerosas ocasiones se ha criticado a muchos famosos -casi siempre mujeres, claro- por aparecer con un aspecto desmejorado o por someterse a una cirugía estética radica. Un claro ejemplo es el impactante 'cambio de look' de Uma Thurman, que hizo que las redes sociales echasen humo por algo que al final resultó ser un cambio de maquillaje. Dicho esto, en cierta manera es comprensible que Bündchen llegue a límites tan ridículos con tal de seguir en ese pedestal en el que los medios y los fans la han colocado -y del que seguramente se acaba de caer para muchos-. 

Ahora nos toca hacer examen de conciencia al resto. Por una parte, todos somos culpables de la tiranía estética de la que hablamos y, por otra, puede que los famosos tengan una gran influencia sobre la sociedad, pero en esencia son también como cualquier otro hijo de vecino -con sus inquietudes, inseguridades y sus miedos-. Tanto entre ellos como entre el resto del mundo sería mucho más interesante proyectar otro tipo de atractivo que fuera más allá de un rostro sin arrugas, un pecho turgente o un vientre plano para así cambiar poco a poco con los la absurda meta de la eterna juventud. 

No te pierdas:

*La tiranía estética contra las mujeres
*Las imperfecciones de la generación digital
*Todas somos Jennifer Lawrence

Recomendados


Texto: Raquel Zas