conoce situationist, la nueva marca sensación de georgia

El diseñador de veinticinco años nos habla sobre el efecto Demna, el optimismo de Europa del Este y el atractivo de los trajes con siluetas deformadas.

por Hannah Ongley
|
26 Diciembre 2016, 5:05pm

Irakli Rusadze nació pocos meses después del colapso de la Unión Soviética en 1991. El diseñador georgiano, ahora de veinticinco años de edad, comenzó a trabajar en la moda aproximadamente hace 10 años, incluso antes de que Demna Gvasalia (es imposible hablar de los diseñadores georgianos sin mencionarlo) llegara a la Maison Martin Margiela. Pero mientras que la cabeza al frente de Vetements y Balenciaga juega con la estética de Europa del Este en un sentido bastante general, hay algo profundamente georgiano en la creciente marca Situationist de Rusadze y sus reelaboraciones de los básicos del uniforme postsoviético: incluyendo stilettos hasta el muslo, vestidos florales kitsch y sacos mal ajustados. Uno de los sobresalientes looks de la colección primavera/verano 2017 que exhibió en la Semana de la Moda de Tiflis evocaba las camisetas de la bandera que venden por 10 laris georgianos (menos si regateas) en cualquier tienda de souvenirs de la capital georgiana. No había eslóganes en la colección, pero si los hubiera probablemente no habrían estado escritos en cirílico.

Rusadze probablemente era demasiado joven como para recordar cuando la ropa deportiva y las cintas VHS de Titanic de contrabando, provenientes de occidente, inundaron por primera vez Europa del Este en los años noventa. No es el único que piensa en formas creativas de enfrentar la falta de materiales de calidad y tecnologías modernas en el país: la casa de moda Materiel promueve al talento joven reuniendo a los jóvenes diseñadores para que vendan sus colecciones bajo un mismo techo, mientras que la reina de la colaboración, Ria Keburia, provee de plataformas a los nuevos artistas cada temporada. Hablamos con Rusadze sobre la importancia del trabajo en equipo, el atractivo de las mujeres poco convencionales y la búsqueda de optimismo en la estética del capitalismo y la crisis económica.

Iniciaste tu marca hace alrededor de diez años. Escuché que todavía, en 2016, no hay revistas de moda georgianas, lo cual suena a locura. ¿Cómo te mantenías al tanto de la moda como diseñador adolescente?
Es lamentable, pero incluso hoy en día hay una gran falta de revistas de moda. Durante el tiempo en que empecé a trabajar como diseñador, hace casi una década, fue realmente muy difícil seguir las tendencias de otros diseñadores y marcas, incluso dentro de Georgia. Viajaba mucho, sobre todo en Europa, así que compraba todo lo que necesitaba para seguirle el paso a la escena mundial de la moda y traerla a Georgia. Hoy en día, supongo que la Semana de la Moda de Mercedes-Benz está haciendo un trabajo similar por los diseñadores georgianos, al traer a tantos invitados importantes e interesantes al país. El interés por el escenario de la moda georgiana ha aumentado dramáticamente en los últimos años.

¿Recuerdas cuándo estuviste motivado por primera vez para crear una marca de moda? ¿Cuál fue tu primer paso en la industria?
No creo que pueda decir el momento exacto en que surgió mi interés por la moda. Creo que ocurrió cuando estaba en la secundaria o incluso antes. Empecé a trabajar como asistente de diferentes diseñadores a la edad de catorce o quince años. El diseño de ropa me parece tan interesante como su elaboración. Trabajo en todos mis patrones yo solo.

¿Cómo has visto cambiar la moda georgiana a través de los años desde que iniciaste Situationist?
Debido a que Demna Gvasalia se convirtió en un nombre familiar dentro de la industria de la moda, el interés hacia los diseñadores de moda georgianos ha aumentado dramáticamente. Veo que cada vez más expertos internacionales de la moda, compradores y medios se interesan en el mercado de la moda georgiana. Eso, por supuesto, me da mucho gusto y también me estimula como diseñador.

¿Qué dificultad hay en diseñar en un país postsoviético? ¿Se te dificulta con frecuencia conseguir materiales o tener que comprometer la producción?
Creo que, como artista, trabajar en una realidad postsoviética es una experiencia doblemente interesante. Por un lado, es realmente difícil encontrar los materiales y la tecnología necesarios dentro del país. Si necesito algo muy concreto que sea imposible de encontrar en Georgia, a veces tengo que ir a buscarlo al extranjero. En Europa, por ejemplo, es muy fácil encontrar lo que sea que necesites en una tienda, pero aquí en Georgia, en verdad tienes que salir a la "caza" de materiales y comunicarte con personas que no tienen ningún vínculo con la industria de la moda. Creo que esto es inspirador, porque hace que mi trabajo esté más centrado y también destruye la posibilidad de quedar atrapado en la burbuja de la industria de la moda.

La camiseta blanca estampada con la bandera de Georgia parece ser un favorito consolidado en Instagram. ¿Qué inspiró esta pieza en particular?
Obviamente, el país en el que nací y crecí influye mi trabajo. Creo que la cultura y el carácter georgianos son muy evidentes en mi trabajo. Este diseño en particular no es sólo la bandera del país, sino también mi posición y estado mental acerca de Georgia. Estoy lejos de ser un nacionalista, pero estoy de acuerdo en que, aunque somos pequeños y tenemos muchos problemas, al mismo tiempo, a lo largo de la historia de este país, siempre hemos anhelado ser libres, ser independientes. El carácter de mi colección también se basa en ese sentimiento subyacente.

Hubo muchas siluetas empresariales y exageradas en tu desfile. El desfile de George Keburia en una sala de conferencias en el Holiday Inn tuvo un ambiente retorcido de oficina muy similar al tuyo, y por supuesto Demna es conocido por ese tipo de siluetas. ¿Por qué te atrae tanto esta estética de manera personal?
Las formas irregulares e inusuales que estoy usando subrayan la independencia, la fuerza y la libertad de las mujeres. En un país pequeño como Georgia, especialmente en las comunidades rurales, las mujeres que no encajan en un modelo tradicional de feminidad son más propensas a ser vilipendiadas y esta denigración tiene profundas raíces históricas en la historia de Georgia. Últimamente, he estado leyendo un interesante trabajo del estimulante científico social sudafricano Stanley Cohen, llamado Folk Devils and Moral Panics: The Creation of the Mods and Rockers, donde pude encontrar una explicación detrás de esta reacción altamente emocional contra las mujeres poderosas en sociedades como la georgiana. Un leit motif en mi colección es mi respuesta contra la supresión histórica de las mujeres, empezando por la edad media y los juicios contra las bruja de Salem en la América colonial hasta la Georgia moderna y otras partes del mundo.

La colaboración parece ser muy importante para la escena de la moda georgiana, especialmente en lo que respecta a Materiel y Ria Keburia. ¿Hay otros diseñadores locales a los que admires o con los que quieras trabajar?
Definitivamente estaría de acuerdo con Material y Ria Keburia. De hecho sí, la colaboración es muy importante para la escena de la moda georgiana. Con el fin de ganar más experiencia y ser más profesional en mi campo de trabajo, he trabajado con un par de diseñadores sobresalientes en Georgia.

¿Qué es lo que la gente no ve de la escena de la moda en Georgia?
Debido a la ubicación geográfica del país, los diseñadores georgianos tienen que trabajar mucho más duro para lograr el éxito o el reconocimiento internacional. No quiero hablar por toda la industria, pero viendo el lado positivo, creo personalmente que nos ha estimulado a crear productos de alta calidad que pueden competir en la escena internacional de la moda.

Credits


Texto Hannah Ongley
Fotografía David Giorgadze

Tagged:
GEORGIA
situationist
irakli rusadze
entrevistas de moda