‘bang gang’, un retrato visual alucinante de la sexualidad adolescente

Eva Husson, la directora de la aclamada película, nos habla sobre la vida en las ciudades pequeñas, las redes sociales y sus escapadas sexuales.

por Hannah Ongley
|
20 Junio 2016, 10:40am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Hay ciertos acontecimientos más o menos universales que, aunque no nos lleguen a cambiar la vida, son al menos significativos. Hablamos de cosas como una boda real o el momento en el que Kanye West interrumpió el discurso de Taylor Swift tras recibir un premio de la MTV. 

Sin embargo, a Eva Husson lo que le marcó fue una noticia sobre un grupo de adinerados estudiantes de un instituto de Biarritz (Francia) que organizaban orgías regularmente mientras hacían sus deberes de matemáticas y miraban la tele. No es algo que cualquiera podría olvidar con facilidad, pero a Husson la historia le causó un gran impactó y la sintió muy de cerca. 

La directora había crecido también en una pequeña ciudad francesa y, aunque no se dedicara a intercambiar compañeros sexuales como si fueran cartas de Pokémon, sí que conocía la sensación de desasosiego que a menudo va ligada a una situación de estabilidad económica y de aislamiento geográfico. Esa noticia es ahora la base del primer largometraje de Husson, Bang Gang: A Modern Love Story: una historia de adolescentes bañada por el sol y visualmente resplandeciente que se sitúa en el medio de una agobiante ola de calor.

Bang Gang gira entorno a un grupo de cinco amigos adolescentes. Las dos chicas, George y Laetitia, son una skater sexualmente agresiva y una tímida e introvertida joven que juntas forman una peculiar pareja de mejores amigas. Los chicos tampoco tienen nada que ver entre ellos, al menos al inicio, pues una vez empieza el festín de lujuria de George después de las clases es difícil de decir quién es la zorra, el 'nerd' o el que no quiere más que jugar. 

Eso —y la determinación de Husson de no dejar caer ningún juicio moral sobre sus personajes— es lo que hace que Bang Gang sea más honesta e íntima que otros retratos escandalosos sobre la juventud obsesionada con el sexo. La película ya ha sido comparada con Kids de Larry Clark, pero quizás sin mucho motivo para ello. Ambas historias son el producto del tiempo en el que se escribieron, y el contexto post-Internet y post-SIDA de Husson le permite tomar una dirección completamente distinta. Ahora, hablamos con la directora sobre su historia de amor moderna y la realidad de vivir tu adolescencia en una pequeña ciudad.

La película está basada en hechos reales. ¿Cómo descubriste la historia y por qué te interesó?
Creo que quizás miraba demasiado las noticias, me encontré con esa historia y me pareció que era algo de locos. Se me quedó grabada en la mente y años después cuando estaba tratando de decidir lo que quería hacer con mi vida pensé que esa historia tenía algo en común con la forma en la que crecí. Gente de clase media y el hastío de una ciudad pequeña, los chavales solo intentan encontrar la forma de divertirse y básicamente sacar de la vida algo más de lo que esta les da. La única diferencia entre ellos y yo es que en mi instituto no fuimos tan lejos, nunca hubo sexo colectivo. Me pregunté qué fue lo que les llevó hasta eso, supongo que fue la curiosidad.

A las dos chicas, George y Laetitia, sus experiencias no les resbalan por completo. Sin embargo, no recae ningún juicio moral sobre sus personajes. ¿Por qué evitaste tomar esa dirección?
Porque esa es precisamente la realidad de la vida de la mayoría de los adolescentes de hoy. Eso es lo que pasa ahora cuando atraviesas la adolescencia. La mayoría de pelis sobre adolescentes que pasan por experiencias muy fuertes no dejan que se recuperen, pero la realidad es distinta. En nuestras vidas mucha gente consigue recuperarse a lo largo de su existencia, al menos hablando en términos generales. Como guía, ese tipo de historias previas no son relevantes para esta generación.

Hay una gran comunicación digital entre los personajes y el papel de Youtube es muy importante. ¿Cómo ayuda eso al avance de la narrativa?
La comunicación digital ayuda mucho a la hora de facilitar ese tipo de comportamiento. La historia original sucedió en 1996, y creo que la red social en aquella época era el instituto, ya sabes, de forma física. Creo que ahora era interesante mostrar que lo mismo podría ocurrir fuera del patio del instituto gracias a las redes sociales digitales, aunque básicamente están presentes las mismas tendencias y patrones. Situar la película en otro momento no creo que hubiera sido interesante. Ha habido un cambio de paradigmas y creo que es interesante explorarlo y tenía curiosidad por hacerlo. La comunicación digital ha cambiado la forma de vivir la adolescencia.

De todas formas el momento exacto en el que se sitúa la historia parece ser un poco ambiguo. No sucede en un año específico sino a lo largo de esas noticias locas de olas de calor y accidentes de trenes. ¿Qué representa todo eso para ti?
El tiempo es un poco ambiguo a propósito. Creé una especie de tiempo de ficción con un clima extremo y unos trenes que se vuelven locos, es una especie de guiño a todos esos años cuando cada uno de nosotros fuimos adolescentes y sucedía algo muy especial en el mundo exterior que se reflejaba en nuestra inquietud interior. Creo que eso también tiene alguna relación con mis estudios clásicos y la línea de pensamiento de la antigua Grecia que asociaba la adolescencia con una inquietud interior.

Las etiquetas de zorra/remilgadas que se asocian a las chicas al principio dejan de estar tan definidas a menuda que avanza el argumento. Luego el 'outsider' pasa a ser un quinto personaje, un chico introvertido que hace música electrónica en su habitación.
Es una referencia más a lo que es ser un adolescente. En un minuto puedes ser una cosa y en el siguiente pasar a ser otra completamente distinta. Todo se derrumba cada mes o dos. Tu mejor amigo de repente se convierte en tu enemigo y luego en una relación de amor-odio, y tu mundo se queda trastocado. George y Gabriel, los dos que al final están locamente enamorados, seguramente acaben desenamorándose en algún momento, pero no pasa nada;al final no todos vamos a vivir felices para siempre. No trata sobre eso.

Recomendados


Texto Hannah Ongley
Imágenes cortesía de Samuel Goldwyn Films, LLC

Tagged:
Sexo
bang Gang
sexualidad
Eva Husson
entrevistas de cine