el anonimato no alimenta el odio en línea, la mentalidad grupal lo hace

Un nuevo estudio revela que los trolls en línea no se ocultan en las sombras como se podría pensar.

por Annie Armstrong
|
28 Julio 2016, 10:25pm

Image via Getty iStock

La semana pasada, Twitter oficialmente vetó la cuenta de un troll por el acoso en línea de una de las protagonistas de Ghostbusters, Leslie Jones. A pesar de que la supresión de la cuenta del usuario fue admirable, todavía ni siquiera se puede considerar que hayan empezado a hacerse cargo de todo el discurso de odio que circula en Twitter. En respuesta a la epidemia de acosos en línea, la Universidad de Zurich hizo un estudio que descubre cómo se comportan los trolls de Internet. Se ha creído por un largo tiempo que la gente se esconde tras el anonimato, pero resulta que, por lo regular, los trolls no ocultan sus nombres en sus perfiles.

Más de i-D: ¿Por qué publicamos nuestros 'selfies' desnudos en Internet?

La investigadora en Sociología Lea Stahel estudió las peticiones en línea de los años 2010 a 2013, agregando datos de más de 532,000 comentarios en 1,600 peticiones. La única tendencia general que encontró el estudio en las cuentas de los trolls fue que Dios los hace y ellos tienden a juntarse. Tan pronto como una opinión de odio se hace pública, otras cuentas se unirán para apoyarla.

¿Qué es peor, una masa indescriptible de trolls anónimos o gente que es dueña de su propio discurso de odio? De cualquier manera, el acoso cibernético se ha convertido en una crisis y hay que hacerle frente. A medida que los movimientos hacia la positividad, la inclusión y la diversidad están ganando reconocimiento y popularidad, este tipo de negatividad flagrante se siente como un débil y desorganizado contragolpe. Para saber más acerca del estudio, puedes leerlo por completo aquí.

Más de i-D: Sobre cómo los espacios queer tienen el poder de moldear a la sociedad

Credits


Texto Annie Armstrong. 

Tagged:
Twitter
Trolls
Internet
Leslie Jones