Fotograma de 'Hail Satan?'

este es el documental que hará que quieras volverte satánico

i-D habla con Lucian Greaves, cofundador de The Satanic Temple, sobre el documental "Hail Satan?" que explora el ascenso del grupo a la fama.

por Katie Goh
|
18 Junio 2019, 8:49am

Fotograma de 'Hail Satan?'

En una mañana gris de Londres, Lucien Greaves, cofundador y portavoz de El Templo Satánico, está considerando si se postulará o no a la presidencia de los Estados Unidos de América. "Anteriormente, uno también habría pensado que la cara pública del satanismo no tendría ninguna posibilidad de obtener un cargo público, pero en el momento en que tienes a un jodido idiota como Trump como presidente, todas las apuestas están cerradas", se encoge de hombros.

A pesar del nombre, el Templo Satánico no cree realmente en un Satanás sobrenatural literal. En su lugar, utilizan imágenes satánicas para luchar por lo que llaman "pluralismo religioso", la idea de que ningún punto de vista religioso debe privilegiarse sobre otro.

Es un giro extraño de los acontecimientos que estamos viviendo en un mundo donde los líderes satánicos están sopesando los pros y los contras de postularse para un cargo tan importante, pero bueno, lo dicho, vivimos en un mundo muy extraño últimamente. Cuando los políticos, tanto a la derecha como a la izquierda, luchan por enfrentarse al auge del nacionalismo, la xenofobia y el populismo, los valores liberales claramente definidos del Templo Satánico para la separación del estado y la iglesia, el igualitarismo y la justicia social son sumamente atractivos. No es una sorpresa que la membresía de la organización religiosa se disparase cuando se eligió a Trump como presidente, y lo cierto es que desde entonces sigue creciendo.

Ahora, esta organización es el tema del nuevo documental de Penny Lane, Hail Satan?, un film que se parece mucho a El templo satánico en sí mismo: partes iguales de escénas cómicas, absurdas, serias e inteligentes, hechas para levantar el manto de misterio que rodea al grupo y resaltar su trabajo de activistas que hacen campaña contra la legislación teocrática. En el documental, la lucha del Templo Satánico en Arkansas para eliminar un monumento sobre los diez mandamientos ocupa un lugar central, pero también vemos el trabajo cotidiano de la comunidad: ayudas para personas sin hogar, recolección de basura con —lo has adivinado— horcas, o la campaña 'Menstruatin with Satan', que tiene como fin recolectar productos de menstruación para refugiados locales. Recientemente, el grupo ha estado luchando contra recientes retrocesos en las leyes de reproducción que creen que violan la separación del estado y la iglesia.

En Sundance London, donde se estrenó la película en el Reino Unido, nos sentamos con Greaves para hablar sobre el estado actual de la política en Estados Unidos y por qué los satánicos luchan a favor de la primera enmienda.

Hay una idea común de que el Templo Satánico comenzó como un truco publicitario antes de convertirse en un grupo activista, ¿es esto cierto?
Siempre me he opuesto a esta idea de que siempre hubo un momento en el que estábamos buscando o haciendo publicidad solo para provocar. Obviamente, hacemos muchas cosas para atraer la atención de los medios, pero eso no significa que nuestro objetivo, o fin, sea impactar o provocar. Queremos llamar la atención sobre los temas que son importantes para nosotros y mostrar a las personas cómo pueden comprometerse con ellos. Tenemos nuestros valores y creencias muy arraigadas y cuando son violados, queremos luchar en su nombre. Creo que las provocaciones que tenemos tienen una profundidad intelectual que muchas personas están empezando a reconocer al ver Hail Satan?

¿Puedes explicar lo que está pasando con Arkansas y la lucha para eliminar una estatua de los Diez Mandamientos?
Todavía estamos en litigio porque estamos demandando a Arkansas. Arkansas colocó el monumento de los diez mandamientos y dijo que no es un monumento religioso, que es histórico y es un homenaje a la ley estadounidense, que dicen que se basó en los diez mandamientos. En sí misma, eso es una absoluta tontería, no hay ninguna referencia a los diez mandamientos en ninguna ley constitucional y muchos de los diez mandamientos contradicen directamente la primera enmienda de los Estados Unidos.

1560442556202-19-hail-satan-1w710h4732x

Cuando colocaron el monumento de los diez mandamientos, para evitar una cláusula de establecimiento que afirmaba que esto era una violación de la separación de la iglesia y el estado, dijeron que era una donación privada, de modo que implícitamente se abre una realidad en el que todos los terrenos públicos están dominados por todo aquel que pueda invertir en donaciones privadas. Sobre esa premisa ofrecimos nuestro monumento Baphomet, que rechazaron, y los hemos demandado por motivos de discriminación religiosa.

Siento que vamos a ganar este caso, pero sospecho que preferirán quitar el monumento de los diez mandamientos antes de permitir que el monumento satánico permanezca en pie. Por nuestra parte, cualquiera de los dos resultados está bien. Lo que realmente intentamos evitar es una situación en la que un punto de vista religioso tenga el privilegio y el respaldo exclusivos de una institución gubernamental.

En este momento, en la política, especialmente en la política estadounidense, parece que cada vez hay más pensamiento binario con izquierda / derecha, bueno / malo, conservador / liberal, demócrata / republicano. Parece que el Templo Satánico está desafiando ese pensamiento binario.
Definitivamente sentimos eso dentro de nuestra organización. Hemos visto a muchas personas venir a nosotros desde la elección de Trump. Comenzamos durante la administración de Obama y creo que la gente era mucho más probable que nos vieran como una especie de broma. Ese fue un momento en el que muchas personas nos preguntaron por qué nos importaba si había diez monumentos de mandamientos en terrenos públicos. Creo que la gente se está dando cuenta de que estos no son simplemente gestos simbólicos de patriotismo.

Estamos en un estado de extrema gravedad en este momento en los Estados Unidos con la administración de Trump, pues está complaciendo a los teócratas evangélicos. Nuestras libertades están en juego. La gente ahora tiene una comprensión más acertada de lo que significa alinearse con valores satánicos en oposición con aquellos que invaden sus libertades personales.

1560442579950-Screen-Shot-2019-06-06-at-165502

¿Crees que la gente ha llegado a estas conclusiones demasiado tarde?
[La elección de Trump] ha comenzado a despertar a la gente, pero es un poco descorazonador ver cuanto tarda la gente en darse cuenta. Incluso algunas de las personas que han visto a Hail Satan? no parecen darse cuenta de que estos no son problemas aislados. Ven a personas de fuera del estado que van a Arkansas y se pelean por un monumento de los diez mandamientos en terrenos públicos y están pensando: "¿Por qué debería importarnos lo que está pasando en Arkansas?"

Pero el precedente que se establece en Arkansas sobre si se permite o no una estatua de los diez mandamientos tiene repercusiones en todo el territorio de los Estados Unidos y, potencialmente, en el resto del mundo. Tenemos a Trump en los EE. UU. Y a idiotas como Boris Johnson en el Reino Unido. Ya es hora de que las personas empiecen a ser más críticas con las persuasiones religiosas de sus políticos y las tomen con seriedad y valor nominal cuando sostienen estas opiniones supersticiosas o teocráticas.

¿Por qué crees que las personas están recurriendo cada vez más al Templo Satánico para sentirse representadas?
Estamos en una situación desesperada y las generaciones venideras sufrirán las consecuencias, dada la disposición de la Corte Suprema bajo el mandato de Trump y el hecho de que la administración de Trump está colocando a tantos jueces federales en la oficina. En estados como Alabama y Georgia, ya han echado atrás leyes tan importantes como la del aborto.

Una y otra vez estamos viendo a una población mirar al Templo Satánico de una manera que nunca antes pensaron que lo harían porque la libertad religiosa se ha expandido mucho en los Estados Unidos. Ahora los satánicos estamos protestando por las restricciones como la del aborto y otras cosas porque sentimos que la imposición de estas leyes teocráticas contradice nuestras propias creencias religiosas. Ese es el nuevo frente de batalla y creo que en un futuro cercano escucharán mucho más sobre el Templo Satánico a medida que avancen nuestros litigios y que algunos de nuestros casos terminen en la Corte Suprema. Será un momento realmente definitorio para el futuro del mundo porque luego veremos si realmente trataremos a las personas de igual a igual en una democracia pluralista o si realmente van a seguir mandando los mismos. Privilegios de un punto de vista religioso; un lugar demasiado aterrador para estar en este momento y en esta época, en el precipicio de una nueva era oscura.

'Hail Satan?' todavía no tiene fecha de estreno en España.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Film
Documentary
movies
satanic temple
satanism
documental
cine