la versión polaca de 'black mirror' puede que sea de lo mejor que hay en internet

Y lo mejor es que está disponible de forma gratuita en Youtube (con subtítulos en inglés).

por Richard Greenhill
|
04 Abril 2018, 8:42am

La cuarta temporada de Black Mirror llegó a nuestras pantallas justo a tiempo para arruinarnos Año Nuevo con su característica mezcla de terror tecnológico y pesimismo paranoico. La última propuesta de Charlie Brooker presentaba grandes papeles femeninos, coches autodirigidos que ahora son una realidad y una plétora de cultura pop y referencias intertextuales. Tal vez, como yo, te decepcionó la excesiva dependencia en la temporada 4 del uso de implantes cerebrales como tema central de la trama en casi todos los episodios. De cualquier manera, si estás ansioso por experimentar una nueva dosis de Black Mirror, no esperes más: hay una versión polaca subtitulada en Youtube lista para que la disfrutes en YouTube.

En Polonia, el Black Mirror original se llama Czarne lustro. Se estrenó bajo el título de Czarne lusterko ('pequeño espejo negro') para diferenciarla de la antología principal de Netflix. Los episodios polacos tienen muchas de las características de la creación de Brooker. Están cortados por el mismo patrón: relaciones tortuosas, tecnología de doble filo y finales muy sombríos e incómodos. También cuentan con la misma cabecera, banda sonora similar y una canción que se ha presentado en todas las temporadas hasta la fecha.

Czarne lusterko es una producción oficial de la sucursal polaca de Netflix (Netflix Polska). El año pasado, el equipo de Europa central y oriental de Netflix invitó a varios YouTubers polacos a crear un conjunto de cortometrajes inspirados en el ambiente oscuro e inquietante de Black Mirror. El líder del proyecto, Jacek Ambrosiewicz, centró su atención en conocidos creativos polacos que producen contenido de alta calidad en sus redes sociales. El producto final son cuatro cortos que van de ocho a veintiún minutos de duración. Se estrenaron en Netflix Polska y en los canales de YouTube de los creadores a principios de este año.

Krzysztof Gonciarz, un vlogger de viajes y estilo de vida que dirige TOFU Media, trabajó en The Breakup, un episodio que difumina la realidad y la ficción al lidiar con la capacidad de los vloggers populares para manipular e influir en las emociones. Martin Stankiewicz dirigió The Sum of Happiness, una crítica a la creciente dependencia de las apps de bienestar. El canal de ciencia emce kwadrat fue el encargado de dar a luz 69.90, un breve retrato a la soledad en una era de videojuegos inmersivos. Y GF Darwin, una productora de series satíricas online, creó el impactante corto 1%.

Los 'youtubers' creadores de los episodios nos muestran un contenido diferente, la mayoría mucho más liviano que la pesadilla paranoica que es Black Mirror. Como resultado, cada episodio traslada los temas y estilos habituales de los creadores a un universo distópico. "Hay ciertos elementos recurrentes en Black Mirror, como que la tecnología futura se usa de manera extrema, lo que a menudo conduce a consecuencias negativas", explican Huyen Pham y Marcin Nguyen. Discutieron alrededor de veinte posibilidades diferentes antes de decidirse por una idea para su episodio 69.90. "El único concepto que nos gustó en particular fue sobre una Inteligencia Artificial avanzada y una simulación por computadora que es indistinguible de la vida real". El episodio analiza la intersección de la soledad y el juego, un tema pertinente que la serie principal aún no ha explorado.

En The Breakup, Krzysztof Gonciarz también se alejó de los elementos típicos de la ciencia ficción. Me dice que usó el episodio de Black Mirror Shut Up and Dance como punto de referencia de lo realista que sería su episodio. "Queríamos apartarnos de la fórmula habitual de 'por lo que hay una nueva empresa que hace esta cosa inquietante'", dice. Como resultado, su episodio se basa en un entorno cotidiano y, al igual que el primer episodio original The National Anthem, usa tecnología común para explorar la psicología de masas. En un movimiento visual pulcro, Gonciarz refleja el tema del vlogging a través de su estilo cinematográfico. "Quería que el episodio fuera una especie de choque de estética cinematográfica y vlog", recuerda. "Aproximadamente la mitad de la película fue filmada con una Arri Alexa Mini, una cámara de película normal. La otra mitad fue hecha en un Lumix GH5, una cámara vloggy clásica".

Los dos episodios anteriores representan un presente completamente plausible, pero Czarne lusterko también se siente cómodo imaginando tecnologías aún no descubiertas. El episodio Sum of Happiness combina los típicos implantes neurológicos y apps de citas, mientras que 1% propone un desarrollo en tecnología obstétrica que conduce a una forma de atención sanitariamente determinista. Su coguionista y productor ejecutivo, Marek Hucz, me dice que la deificación de la tecnología por parte de la humanidad solo puede llevar a un final trágico. "Probablemente esto ya no sea solo teórico, o simplemente una visión del futuro, sino más bien la imagen de nuestro día presente", dice. "Queríamos mostrar que la tecnología también puede fallar, y su crueldad y falta de emoción pueden ser la causa de una tragedia".

Aunque 1% imagina una realidad alternativa, su idea clave -que una joven pareja se vea privada del control sobre su vida- tiene un atractivo universal. Esto se refleja en todos los episodios, que están conectados por el hilo de los problemas sociales contemporáneos. Por ejemplo, 69.90 destaca las preocupaciones sobre los efectos adversos de la realidad virtual y las micro transacciones, que resonaron en sus televidentes. "Recibimos varios mensajes de personas que nos escribieron después de ver el episodio", relatan Pham y Nguyen. "Dijeron que sentían que estaban viendo una producción sobre sí mismos y que querían hacer un cambio en sus vidas".

Esta identificación con la realidad se ve de una forma mucho más detallada en The Breakup, que presenta a Gonciarz y a una de sus colaboradoras de YouTube, Kasia Mecinski, jugando a ser vloggers de estilo de vida, en realidad una versión alternativa de su vida real. En una era de Insta-fame, donde los números de suscriptores lo son todo, Gonciarz sugiere que cada vez es más común que las personalidades de las redes sociales engañen a sus audiencias. "Creo que en muchos aspectos nuestro episodio está superado por la vida real", dice. "Lo que Jake y Logan Paul están haciendo en línea es mucho más distópico que cualquier cosa que podríamos haber sugerido nosotros.

Puedes ver Czarne lusterko aquí.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Netflix
stream
Streaming
Polonia
black mirror
Charlie Brooker
Czarne lusterko