Publicidad

instagram le declara la guerra a los seguidores falsos y los 'me gusta' pagados

¿Podría significar esto la muerte del 'influencer' tal y como lo conocemos hoy en día?

por Roisin Lanigan
|
20 Noviembre 2018, 10:07pm

Imagen vía Pexels

Si el algoritmo de Instagram te está dejando hecho polvo porque nunca obtienes más de 20 "me gusta" en un 'selfie' increíble, mientras que los 'influencers' aburridos logran miles, entonces tenemos una buena noticia para ti. La red social ha anunciado que por fin está tomando medidas reales contra el uso de seguidores falsos y los likes pagados en la plataforma. En un comunicado de prensa publicado a través de Instagram (obvio), la compañía ha decidido eliminar las cuentas falsas para restaurar la confianza en los usuarios y anunciantes de Instagram.

"Recientemente, hemos visto que muchas cuentas utilizan aplicaciones de terceros para aumentar su audiencia de forma artificial", se lee en el comunicado. "La gente viene a Instagram para vivir experiencias reales, con interacciones genuinas. Es nuestra responsabilidad garantizar que estas experiencias no se vean interrumpidas por una actividad no auténtica".

Bajo este nuevo régimen, los usuarios que están pagando para falsificar su estilo de vida influyente ahora recibirán un mensaje en la aplicación que les avisará que Instagram ha eliminado sus "me gusta, seguidores y comentarios no auténticos". La plataforma obligará a estos usuarios a cambiar su contraseña, de modo que las aplicaciones de terceros que los están haciendo más populares ya no tendrán acceso a su cuenta. Y para aquellos farsantes rebeldes que solo quieren comprar más después de ser atrapados, Instagram tiene una genial advertencia: "Las cuentas que continúan usando aplicaciones de terceros para aumentar su audiencia podrán ver su experiencia en Instagram impactada".

Lo que, en palabras extraoficiales, básicamente se traduce a: "Vamos a utilizar el algoritmo para joderte".

Instagram is deleting fake accounts
Imagen vía Instagram.

Instagram es la última plataforma en declararle la guerra a las cuentas falsas. A principios de este año, Twitter hizo una purga de seguidores falsos, con resultados divertidos, ya que famosos como Katy Perry, Justin Bieber e incluso el presidente Barack Obama perdieron millones de seguidores pagados por sus fans. De hecho, toda la plataforma vio cómo su número de usuarios disminuyó un 6% después de la purga, según informa Time. Parece que el repentino impulso de autenticidad de Instagram llega en el mejor momento, cuando el público está perdiendo la fe en las publicaciones de los 'influencers' —altamente estudiadas y vergonzosamente falsas— con las que se asocia directamente la aplicación. En septiembre, la 'influencer' residente en Londres, Scarlett London, fue muy criticada por su "ridícula" representación del hecho de despertarse por la mañana creada para promocionar Listerine. Mientras tanto, los anunciantes cada vez se centran más en usuarios con seguidores más auténticos, contando con cuentas con solo 100 seguidores (los llamados "nanoinfluencers") o incluso cuentas de 'memes' adolescentes para ayudarles a promocionar sus productos.

Entonces, ¿podría esta purga ser otro paso más hacia la muerte del 'influencer' tal y como lo conocemos hoy en día? Bueno, probablemente (y lamentablemente) no. Instagram puede estar eliminando las cuentas falsas, pero cambiar el sistema tradicional es más complicado, ya que hay un gran negocio detrás. Los usuarios más "influyentes" pueden ganar hasta 45000 euros por una publicación patrocinada, y aquellos que no logran "influir" de la forma que aseguraron (como Luka Sabbat, quien recibió 60000 dólares [unos 53000 euros] para promocionar las gafas de sol de Snapchat y no consiguió los resultados esperados) son duramente castigados —bueno, denunciados más bien—. El mismo mes en que la gente se reía de Scarlett London en Twitter por crear un espacio en su dormitorio solo para el uso de Instagram, se construyó un ático en color 'rosa millennial' en el barrio del Soho de Nueva York para el mismo propósito —que se alquila a los 'influencers' más poderosos de Instagram por la cantidad de 15000 dólares (más de 13000 euros) al mes.

Por mucho que nos guste creer que la purga de toda esta peña falsa en Instagram es el primer paso para acabar con esta plaga bíblica tipo "2018", es mucho más probable que los 'influencers' se acaben adaptando y haciendo más poderosos y molestos en otras plataformas. "Como suele pasar siempre, en cuanto Instagram desarrolla herramientas para identificar comportamientos irregulares, ya hay personas intentando encontrar lagunas legales", le contaba a The Drum Jessica Shirling, consultora de 'influencers' de We Are Social. "Puede resultar fácil identificar cuentas falsas, pero la cosa se vuelve más complicada cuando las interacciones falsas provienen de cuentas reales. A menos que hayan repercusiones en estos servicios, si se les impide utilizar uno, pasarán al siguiente".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.