070 shake es la voz más emocional del nuevo rap

Catapultada desde Nueva Jersey al estrellato internacional tras aparecer en el último álbum de Kanye West, 'ye', quedamos con ella por las calles de Harlem para reflexionar sobre cómo ha cambiado su vida en los últimos meses.

|
ago. 27 2018, 8:22am

Este artículo apareció originalmente en 'The Earthwise Issue', de i-D, nº 353, otoño de 2018.

Hay pocos dúos líricos que hayan pegado tan fuerte como el de 070 Shake y Kanye West en el tema "Ghost Town", del último álbum del rapero. La cruda emoción de su música toca la fibra sensible de una generación descontenta. Es infecciosamente sombría, tórrida y hermosa, emocional y pura. La voz de Shake repiquetea en una octava áspera y poética: "We’re still the kids we used to be" [Todavía somos los niños que solíamos ser].

"I put my hand on a stove, to see if I still bleed / and nothing hurts anymore, I feel kinda free." [Puse mi mano en una estufa, para ver si aún sangraba / y ya nada me duele, me siento un poco libre]. De este sencillo y nihilista estribillo se puede aprender mucho de todo lo que debes saber acerca de Shake.

El ascenso de Shake desde North Bergen, Nueva Jersey, al sello GOOD Music ha sucedido con notable rapidez. Hemos sabido que la pareja terminó de grabar "Ghost Town" el mismo día del lanzamiento del álbum, muy al estilo de Kanye. Ese día, más tarde, vimos un vídeo de Shake bailando en la fiesta de lanzamiento del álbum en Wyoming mientras se reproducía su verso que resumía perfectamente el estado de ánimo emocional que experimentaba en ese momento. Allí estaba ella: desprotegida, riendo, celebrando, corriendo por los altavoces con los brazos en alto. Todo un poco extático y un poco catártico.

"Va a ser natural, ¿no?", pregunta 070 Shake, sentada en una silla de un apartamento iluminado por el sol en Harlem, preparándose para la sesión de fotos. De repente, mira a la maquilladora buscando una respuesta. Hay un pequeño tatuaje con un "070" salpicando en su ojo izquierdo a modo de marca personal. "Estás exactamente como tú eres", dice como muestra de apoyo la novia de Shake, que está mirando desde un lado. Shake suelta un suspiro de alivio y vuelve a su característica actitud fría.

Camisa Balenciaga. Joyas de la modelo

A nadie le sorprende que Shake no quiera que le hagan 'contouring' en la cara. A ella no le interesa "estar mona". Sus canciones entremezclan géneros como el emo, el punk y el trap, y están repletas de gruñidos, gemidos y angustia. Son melancólicas y desenfrenadas, pero también tremendamente bellas.

Para ella, escribir y cantar letras que dicen cosas como "perdí la cabeza tantas veces, sin miedo a perder amigos / lo di todo y ahora no tengo nada que dar" no resulta emocionalmente agotador ni difícil. ¿De dónde ha sacado Shake toda esta tristeza y enfado? "De mi alma, deadass [en serio]", responde con naturalidad. "Para mí, escribir canciones puede ser terapéutico. A veces, tienes que hablar con el alma".

Kanye reclutó a la joven de 21 años para formar parte de su sello, GOOD Music, hace unos dos años, después de que un amigo le enseñase una de sus canciones. Shake es una de las artistas más jóvenes del sello, y ahora también una de las más solicitadas. "Voy donde me lleve la corriente, cabalgando la ola", proclama Shake, sin parpadear, sentada cómodamente en su silla de maquillaje. Ya han pasado varias semanas desde el lanzamiento del tema, pero la atención que se genera a su alrededor crece día a día. Sus destacadas apariciones en el álbum Daytona, de Pusha y Nas 'Nasir (ambas producidas por Kanye), han ido creciendo en reconocimiento, mientras que sus actuaciones en el LadyLand Festival, de Ladyfag, durante la semana del Orgullo en Nueva York, y en The Tonight Show con Jimmy Fallon han sido verdaderamente aclamadas.

Traje Versace. Camisa GMBH

Shake no permite que las alabanzas la distraigan. "Haces lo que quieres que exista", dice encogiéndose de hombros. "Si no le presto atención al ruido, entonces no existe. Me siento normal, nada parece diferente. Porque si dejo que las cosas sean diferentes, entonces hago que todo en mi cabeza gire alrededor de ello. Y entonces no trabajaré tanto, y no seré la misma".

Mantener su identidad previa a la fama y recordar de dónde viene es muy importante para ella. Sus raíces en Nueva Jersey son parte de su nombre artístico: 070 son los primeros tres números del condado de Hudson, el código postal de Nueva Jersey, de donde provienen Shake y los otros miembros del colectivo musical 070. Shake es un apodo que se ganó cuando jugaba en el equipo de baloncesto de su instituto.

No es que fuera fácil crecer en North Bergen, Nueva Jersey. "El lugar de donde soy es oscuro", confiesa. "La gente se empieza a drogar a una edad temprana". Shake encontró una vía de escape en la música, y se pasó toda la niñez escuchando la misma música que su hermana: My Chemical Romance, Paramore, Queen ("En cierto modo, Queen y My Chemical Romance tienen rasgos similares", dice). El tipo de bandas que los adolescentes escuchan cuando sueñan despiertos con aterrizar en un lugar mejor. Resulta que la música fue lo que realmente ayudo a Shake a escapar. Describe a los miembros del colectivo 070 como las "estrellas que brillan en la oscuridad" del condado de Hudson. "He conseguido conectarme con todas esas estrellas y crear una constelación".

Look de la modelo

Shake solo tiene 21 años, pero ya sabe el tipo de artista y persona que quiere ser. Canta sobre las relaciones entre personas del mismo sexo y ha incluido a parejas femeninas en sus videoclips. Sin embargo, no quiere que la etiqueten como "queer": "Odio esa palabra", dice, estremeciéndose cuando le preguntamos qué significa para ella ser una figura queer pública. "Soy solo yo. Ni siquiera me considero gay. Imagínate que acabamos de aterrizar aquí [en La Tierra] y no sabemos nada, simplemente dirías: 'Esa es Shake y le gustan las chicas'".

Shake tiene una aversión a las etiquetas, como si las que estuviesen disponibles para ella solo la hiciesen sentir más confinada. "La cosa cada vez es más pequeña: gay, queer, bollera". Es rollo 'borra toda esa mierda'. Eres solo tú". Sin embargo, Shake es muy consciente de que el público le pondrá etiquetas, le guste o no. "No puedo esperar que todos sean tan abiertos como yo lo soy en ese sentido", dice ella. "Porque no todos han llegado ahí todavía, pero tal vez pueda hacer que las personas vean las cosas de una manera distinta simplemente hablando".

Ese deseo de querer ser confinada o etiquetada también se extiende a su música. Shake dice que está dispuesta a probar cualquier género, siempre que suene bien. Este tipo de enfoque de cara a la vida nos ayuda a entender qué le atrajo a Kanye de ella. No le preocupa ningún daño colateral que le pueda afectar personalmente teniendo en cuenta las travesuras previas de Kanye, pero sí se muestra tímida cuando le preguntamos si el rapero tiene pensado producir temas de su próximo álbum. "No he empezado a trabajar en eso todavía, así que estoy como: 'joder, ¿está pasando?'", dice Shake con una sonrisa. Es probable que el álbum se llame Yellow Girl, y cuando salga, el mundo estará esperándolo. Y si es la mitad de bueno de lo que hemos escuchado hasta ahora, está claro que el mundo entero lo estará escuchando.

Chaqueta Issey Miyake. Camisa Lemaire. Vaqueros Levi’s
Camisa GMBH. Pantalón Versace. Cinturón Martine Rose. Zapatillas Vans. Joyas de la modelo

Créditos


Fotografía Ari Marcopoulos
Estilismo Carlos Nazario

Peluquería Tina Outen de Streeters con productos Bumble and bumble. Maquillaje Susie Sobol de Julian Watson Agency. Asistente de estilismo Giovanni Beda y Sam Gambert. Casting Midland Agency

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.