lo que la película porno de bella thorne nos cuenta sobre la sexualidad de las famosas

La exestrella de Disney ha dirigido su primer film porno.

por Philippa Snow
|
02 Octubre 2019, 9:00am

Bienvenido de nuevo a TMZ Theory, una sección en la que la escritora Philippa Snow se adentra en los rincones más extraños la fama.

A continuación una oración que nunca imaginé que escribiría: Bella Thorne, la ex estrella de comedia de Disney y actual poeta, actriz y pansexual it girl, ha dirigido su primer film porno en colaboración con Pornhub. Mientras otras antiguas estrellas infantiles han anunciado su feminidad al desnudarse sobre una bola de demolición, o al desnudarse para Harmony Korine, o por alguna razón optar por aparecer en Gossip Girl como parte del trío más manso del mundo, Thorne ha elegido un similar pero divergente camino: ella ha creado algo explícitamente sexual, un film que no revela nada de su cuerpo pero mucho sobre sus fantasías.

La trama de la película —porque sí, hay una trama— va sobre un hombre inconformista que se entera de que su novia quiere matarlo, pero —y aquí el giro sorprendente— todo acaba de una forma muy sexy. Está protagonizada por los actores de cine para adultos Arabella Danger y Small Hands, y su tráiler tiene un tono de neón nebuloso como si Urban Outfitters se topase con Spring Breakers. En lugar de algo provocativo o indicativo de su contenido sexual, ella le dio el título de Her & Him.

El vicepresidente de Pornhub podría haberla descrito como "una representación modernista y sexualmente explícita de Romeo y Julieta", pero Thorne ha dicho que ella lo imaginó por primera vez como una película de terror. "Lo que me inspiró a hacer la película", sugirió en una entrevista promocional reciente, "fue que estaba pensando en esta relación entre un hombre y una mujer, y esta lucha por el dominio y cuánto se relaciona con nosotros en nuestro mundo en general además de en un escenario sexual. A la gente le asusta un poco hacer una película como esta cuando se trata de dominación y sumisión entre un hombre y una mujer".

Ella tiene razón acerca de que el tema es candente. También tiene razón cuando dice que nadie debería sentir vergüenza por dirigir porno, así como no debería haber ningún estigma en el movimiento del cine porno al cine "legítimo". ("Si crees que la pornografía es incómoda", se encogió de hombros, "lamento que estés incómoda, pero no hagas que otras personas se sientan incómodas por estar de acuerdo con ella"). Ambas carreras requieren largas horas, resistencia física, una incansable dedicación y una marca singular y difícil de mantener.

Cuando Thorne tomó la decisión de publicar sus propios desnudos después de que pirateasen su móvil el pasado junio, manifestó claramente por qué lo hacía: "por mucho tiempo dejé que un hombre se aprovechara de mí una y otra vez y estoy harta de eso". Se refería a "The Fappening", el ciberataque de 2017 en el que se filtraron imágenes íntimas de mujeres famosas como Jennifer Lawrence en una web. "El hecho de que sea una figura pública, solo porque soy actriz, no significa que haya pedido esto", dijo Jennifer Lawrence a Vanity Fair, calificando el hack como "un crimen sexual". "No significa que venga en el pack. Es mi cuerpo, y debería ser mi elección, y el hecho de que no sea mi elección es absolutamente desagradable. No puedo creer que vivamos en ese tipo de mundo".

"Las mujeres hermosas y famosas no pueden ganar en lo que respecta a su imagen erótica: si rehúsan compartir desnudos alguien puede hackearlas como venganza. Si evitan hacer desnudos, alguien simulará una falsificación de su cuerpo hecha con un software y hará pornografía con ella".

Bella Thorne nunca ha tratado de ocultar el hecho de que ella ha experimentado, de primera mano y de una manera que nadie debería experimentar, el hecho de que vivimos en ese tipo de mundo. Su incursión en las películas eróticas de la mano de Pornhub es notable por dos razones distintas y no totalmente ajenas. La primera es que al pasar de ser una actriz de sit com adolescente a ser una directora porno, se ha convertido en otro excelente ejemplo del fenómeno de la estrella de Disney convertida en demonio. La segunda es que, desde hace un tiempo, ha sido sincera sobre sus experiencias tempranas de abuso sexual.

Por lo general, no estoy de acuerdo en absoluto con relacionar el trauma infantil de un extraño con su presentación sexual: para mí es increíble cuántos usuarios anónimos de redes sociales intentan diagnosticar los estados mentales de personas famosas, como si leer cualquier página encontrada en Google sobre salud mental durante 20 minutos fuera lo mismo que completar un título en medicina, y no hay una forma "correcta" de reaccionar a la posición de Thorne. Aún así, es imposible evitar mencionar su pasado cuando se habla de este giro profesional en particular, y es difícil enfatizar demasiado cuán significativas fueron sus experiencias pasadas a la hora de decidir dirigir una película para adultos. Her & Him no necesita ser una gran obra de arte para funcionar como una obra de arte, como una expresión de la interpretación personal de la autora sobre la dinámica entre sexos. Sea o no el producto final un trabajo notable del género erótico, la idea de que una mujer joven y víctima de abuso recupere el control de su narrativa sexual es sencillamente positiva.

Las mujeres hermosas y famosas no pueden ganar en lo que respecta a su imagen erótica: si rehusan compartir desnudos, alguien las hackeará por venganza. Si evitan hacer desnudos, alguien creará una simulación de su cuerpo generada por un software y hará pornografía con él. La verdad es que ninguna falsificación, por muy realista que parezca, puede revelar la realidad sexual de una persona. Pornhub puede presentar imágenes similares etiquetadas erróneamente como "Bella Thorne" en su base de datos, pero solo su largometraje oficial les dice a los usuarios algo que vale la pena saber sobre su relación con el sexo y su vida interior erótica. Al filtrar sus propias imágenes en topless dos meses antes de lanzar Her & Him, Thorne hizo el mismo movimiento: tratar la desnudez como un acto sexual menos interesante para convertirlo en algo más significativo.

Otra ex estrella infantil (y también poeta y actriz), Amber Tamblyn, una vez escribió que "una actriz estrella infantil es un consolador de doble filo". Lo que supongo que quiso decir es que lograr un éxito visible a una edad temprana trae dolor y placer, y que pasar de ser una niña famosa a ser una mujer famosa es por naturaleza pornográfico: le das todo a tu audiencia, que te recompensa al comenzar una cuenta atrás hasta la primera vez que follas y / o la primera vez que la cagas. ¿Qué mal hace Bella Thorne filmando un pequeño "real life fucking" en comparación?

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Porno
sexualidad
bella thorne
TMZ Theory